COPA | CARDASSAR-ATLÉTICO

Cardassar: premio gordo tras la tragedia que le arrasó el campo

El equipo balear, recién ascendido a Tercera, fue golpeado de forma muy dura por el temporal de hace dos años y ahora le ha tocado el Atlético en la primera ronda copera.

El sorteo de la Copa deja duelos aparentemente desiguales, pero con historias detrás que los hace mucho más interesantes. El premio gordo de esta primera ronda era el Atlético de Madrid y el afortunado ha sido el Cardassar, equipo balear recién ascendido a Tercera que ahora se medirá a los del Cholo. Lo hace, además, apenas dos años después de haber sufrido la tragedia del temporal que dejó muy golpeados a la localidad de San Llorenç y al club. Un regalo al compromiso y la superación... y 90 minutos para decidir el pase.

En octubre de 2018, una riada terrible se cobró trece víctimas mortales y ocasionó cuantiosas pérdidas materiales y destrozo en un pueblo del levante mallorquín, Sant Llorenç des Cardassar, de alrededor de diez mil habitantes. Las imágenes de la tragedia dieron la vuelta al mundo a través de las televisiones y las redes sociales y todo el mundo en la isla y desde la península se volcaron para ayudar a un pueblo destrozado que recibió la visita de todas las instituciones posibles, locales, autonómicas y nacionales, e incluso de los Reyes de España.

El campo de fútbol de Es Moleter quedó totalmente destruido con un testigo de excepción, Biel Figó, expresidente, que en el momento del desastre se encontraba trabajando en las instalaciones del campo de fútbol y lo vivió de primera mano. El Cardassar se quedó sin sede, además de sin gran parte del material deportivo del que allí disponían. Una tragedia. El equipo tuvo que jugar durante los siguientes meses en otros campos de localidades próximas, como Cala Millor y Artá para poder acabar la temporada en tercer puesto y ascendiendo a la Regional Preferente, campaña en la que llega el actual entrenador, Miquel Àngel Tomás, joven de 46 años que como jugador militó en equipos de la isla como Porreres, San Francisco, Campos y Villafranca.

La RFEF, la FFIB (Federación Balear) y el Govern Balear aportaron económicamente lo necesario para reconstruir el campo de fútbol, sin olvidar la aportación económica de Rafael Nadal, vecino de la comarca, en ayuda de las instalaciones deportivas que se vieron afectadas. El modesto Cardassar regresó a su casa hace un año y subió a Tercera —segundo ascenso consecutivo— el pasado mes de mayo y marcha quinto del grupo 11A, un buen nivel para un recién llegado a la categoría. Disputa sus partidos en Es Moleter, con un aforo para 600 espectadores (reducido por las limitaciones a causa de la pandemia).

"Cuando salió el Atleti di un salto y pensé 'ya me puedo retirar"

Curiosamente, el equipo rojiblanco es el más seguido por la familia del técnico. "En casa siempre fuimos del Atlético de Madrid, y era el equipo que deseaba en el sorteo", dice Tomás, que añade: "Cualquier equipo de Primera ya suponía una fiesta, pero a medida que iban saliendo rivales yo pensaba en la posibilidad de que nos tocara el Atleti. Al ver que salía reconozco que di un salto y pensé que ya me puedo retirar. Nos ha tocado el más gordo y, como la trayectoria en esta competición será corta, vamos a disfrutarla al máximo".

Consumado el emparejamiento, la duda que asalta ahora al club balear y a todo su entorno es si el campo de Es Moleter cumplirá con todos los requisitos para albergarlo. El entrenador afirma: "No dejamos de ser un equipo de pueblo con un campo que para mí es extraordinario pero que para una competición oficial y ante un rival de tanta entidad, vamos a ver. Lo ideal sería jugar en casa por lo que representa para la gente del pueblo, para los niños, ante una cita que no olvidarán en su vida y teniendo en cuenta que este campo estaba destruido hace dos años y ahora se puede engalanar para el partido más importante de la historia del Cardassar".

El 16 de diciembre será fiesta mayor en San Llorenç, que aún lamenta lo ocurrido en el otoño de 2018 en toda la isla que dejó temblando al club y a todos los vecinos. Tras ganar en los penaltis al Épila aragonés en la ronda previa, se esperaba con enorme ilusión el sorteo y salió el premio gordo: el Atlético de Simeone, João Félix y compañía será el rival a batir para un equipo que ha demostrado ser capaz de reponerse de golpes durísimos.