Nations League | Holanda 3 - Bosnia 1

Memphis y Wijnaldum mandan a Bosnia a la Liga B

Holanda vence con comodidad a Bosnia (3-1) en un partido que encarriló rápidamente gracias a un doblete de Wijnaldum antes del cuarto de hora.

Crónica del Holanda 3- Bosnia 1: Memphis y Wijnaldum.
MAURICE VAN STEEN EFE

A pesar de la marcha en verano de Koeman al Barça y la larga lesión de Van Dijk, líder y estrella de la selección holandesa, la oranje  no ha perdido su sello. Frank de Boer mantiene el 4-3-3 que tan buenos resultados le ha dado al conjunto neerlandés en los últimos años, con De Jong y Wijnaldum como volantes y Memphis Depay como nueve con total libertad de movimientos. Juego rápido, de posesión y velocidad, y siempre con carácter ofensivo. Con esa receta, Holanda no tuvo problemas para vencer cómodamente a la Bosnia de Pjanic, que el miércoles jugará ante Italia su último encuentro en la Liga A de la Nations League.

Al cuarto de hora, Holanda ya mandaba 0-2 en el marcador gracias a dos jugadas calcadas con el mismo protagonista en la finalización: Wijnaldum. El centrocampista del Liverpool demostró por enésima vez que es uno de los mejores llegadores de Europa con dos tantos en los que se coló en el área sin que nadie lo percibiera para empujar a la red dos pases de la muerte procedentes de la banda derecha. El primero de Dumfries, con el pie, y el segundo de Berghuis, que le dejó el balón con la cabeza tras un centro de Memphis. El 0-3 pudo llegar antes del descanso pero el linier señaló un fuera de juego inexistente de Luuk de Jong, que estaba más retrasado que el balón cuando remató otro pase de la muerte de Berghuis.

Con la misma inercia que llevaba el partido, Memphis también anotó a puerta vacía en los primeros minutos de la segunda parte en otra asistencia de Dumfries, que probablemente hizo falta al inicio de la jugada, pero el árbitro francés Letexier no apreció nada. Prevjalk recortó distancias pocos minutos después pero el partido ya estaba visto para sentencia. Una sentencia que condena a Bosnia al descenso de la Nations League y que permite a Holanda llegar con opciones de clasificarse a la Final Four en la última jornada.