FÚTBOL FEMENINO

La ACFF denunciará ante el CSD un abuso de poder de la RFEF

La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino asegura que "la gestión y continuos ataques de la RFEF" dejan a la categoría en una "preocupante deriva e inestabilidad".

Rubén Alcaine, presidente de la RFEF.

La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF), a la que pertenecen todos los clubes de Primera excepto Atlético, Barça, Real Madrid, Athletic, denunciará ante el Consejo Superior de Deportes a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) por "la gestión y continuos ataques por parte de la RFEF han sumido al fútbol femenino en una preocupante deriva e inestabilidad". "Resulta del todo reprochable que, en puertas de lo que va a ser la primera Liga Profesional Femenina de la historia del deporte español, la RFEF, en lugar de centrar sus esfuerzos en asegurar el desarrollo e integridad de las competiciones en curso, que se encuentran en la más absoluta deriva, antepone otro tipo de intereses que están fracturando el fútbol femenino español", exponen desde la Asociación de Clubes. 

Así, la ACFF ha informado de que los clubes de su Comité de Derechos Audiovisuales, donde entran los clubes de Primera que tienen contrato con Mediapro (13 equipos, quedando fuera 5 -Real, Barca, Athletic, Santa Teresa y Madrid CFF) denunciarán "el conjunto de actuaciones sufridas tanto por los Clubes como por la propia ACFF a lo largo de los últimos tiempos y que entienden como continuas presiones y situaciones de abuso por parte de la RFEF". Un hecho que llega días después de que se sancionara a varios clubes por no colocar el "Parche Oficial de la Competición" en la manga de su camiseta, espacio que la RFEF hace apenas unas semanas reconoció como "activo privativo de los Clubes y por el que realizó una oferta económica a todos para que aquellos que estuvieran interesados colocaran el parche", según indican desde la ACFF.

Desde los clubes señalan que este suceso se une a una serie de actuaciones por parte de la RFEF, tales como:

"(i) el conflicto sobre la titularidad de los derechos audiovisuales;

(ii) el intento de evitar la venta colectiva de estos derechos a través de amenazas disciplinarias y deportivas;

(iii) la denegación injustificada y discriminatoria de las subvenciones por los desplazamientos a las islas a ciertos Clubes;

(iv) el intento de limitar, a través de un Reglamento Audiovisual, la capacidad de explotar los activos comerciales de los Clubes mediante el establecimiento de prohibiciones e imposición de normas limitativas y que extralimitan el régimen legal vigente o el "Programa Élite", a través del cual la RFEF va a generar importantes desigualdades por parte del organizador entre competidores de la misma liga al ofrecer mayores cantidades económicas a unos que a otros".

"Lamentablemente, la activa defensa de los intereses comunes, la exigencia del reconocimiento del papel de los Clubes en la toma de decisiones sobre unas competiciones cada vez más desarrolladas y, sobre todo, un firme posicionamiento en contra del sometimiento ha derivado en continuos ataques, desconsideraciones, arbitrariedades y abusos hacia la institución, sus dirigentes y los Clubes afiliados. Esta forma de actuación de la RFEF viene generando un clima de litigiosidad e inestabilidad que ha lastrado el crecimiento del fútbol femenino, justo en su momento de máximo crecimiento, y redundando además en la pérdida de importantes oportunidades económicas por parte de los Clubes y de la propia competición", sentencian desde la Asociación de Clubes.