Hércules CF
1
FIN
0
Peña Deportiva

HÉRCULES 1 - PEÑA DEPORTIVA 0

Desatascos David Sánchez

El mediapunta del Hércules rescata a su equipo con un golazo. La Peña Deportiva, correosa y competitiva, jugó con uno menos casi una hora.

Desatascos David Sánchez
FITO GONZALEZ DIARIO AS

No era un farol lo de David Cubillo y los elogios a la Peña Deportiva. El madrileño ya sufrió en el playoff de ascenso a Segunda hace unos meses y ahora volvió a sudar sangre para dejar en la cuneta a un rival correoso y competitivo que vendió muy cara su piel. Y eso que la Peña Deportiva jugó casi una hora con un jugador menos por la expulsión de Andreu.

Fue David Sánchez el que desatascó al Hércules cuando los minutos pasaban y el partido estaba en el punto que quería la Peña, pese a su inferioridad numérica. El mediapunta madrileño, recurso que se sacó Cubillo en el descanso, se soltó un zurdazo que entró como un obús en la portería de Javi Seral. El Hércules se complicó hasta el final y mantuvo vivo el choque porque desperdició hasta tres ocasiones claras para sentenciar el duelo.

La Peña se adueñó del juego desde el inicio. El equipo de Casañ no dejaba respirar a un Hércules que no encontraba la fórmula de hacerle daño al rival. Las bajas y la ausencia de público en el Rico Pérez le pesaban. Sin ocasiones, la Peña dominaba. Incluso, reclamó un penalti de Nani sobre Gilbert que el árbitro pasó por alto. El choque se le allanó al Hércules pocos minutos después. Andreu cazó casi en la medular a Alfaro y vio la roja directa.

Pese a tener uno más, el Hércules no estaba cómodo. Cubillo agitó el banquillo en el descanso y prescindió de Armando para darle más presencia al equipo con David Sánchez. El talentoso mediapunta no desaprovechó la oportunidad y empezó a buscar vías que estaban muertas al principio. El Hércules se hizo con el control, más por fatiga de la Peña que por méritos propios. Luego, llegó el zapatazo de David Sánchez para mandar a la lona al conjunto balear, hasta ahora invicta.

Buenacasa, Moyita y Abde tuvieron tres ocasiones de oro para firmar un final de partido tranquilo, pero se toparon con el portero, la falta de acierto y el larguero. El Hércules respiró y Cubillo, por fin, se quitó esa espina de aquel ascenso frustrado. Tras siete puntos de nueve, su equipo ya asoma la cabeza entre los favoritos.