HÉRCULES

Los pilares de Cubillo se derrumban

El Hércules confirma la lesión en el sóleo de Pedro. Erice también ha caído y en el club hay malestar por el estado de la pista de atletismo.

Los pilares de Cubillo se derrumban
DAVID GONZALEZ DIARIO AS

Javier Acuña, Jon Erice y Pedro Sánchez, los tres fichajes estrella del Hércules, están lesionados. En apenas dos semanas, los pilares de David Cubillo se han derrumbado. El Toro fue el primero en caer y esta semana ha sido nefasta para el mediocentro y el atacante.

El Hércules ha confirmado este jueves que Pedro Sánchez sufre una rotura muscular en el sóleo de grado I. El club no especifica el tiempo de baja, pero el alicantino podría estar cerca de un mes en el dique seco al tratarse de una zona complicada. Al final, Pedro se ha roto tras arrastrar unas molestias desde hace días. Ante el Atzeneta no jugó y en su regreso frente el Mestalla se resintió. Ahora le toca parar y vuelve a alimentar el debate manido de las lesiones.

El próximo en sumarse a la lista de bajas puede ser Jon Erice. El mediocentro navarro sintió un pinchazo en el sóleo durante la sesión del pasado miércoles. Todavía está pendiente de conocer el alcance de su lesión, pero las sensaciones no son buenas. Erice ya se rompió muscularmente en el amistoso ante el Eldense y tardó casi un mes en volver. El navarro no ha entrado con el pie derecho en el Hércules.

Acuña, Erice y Pedro no son tres jugadores más. Carmelo del Pozo se desgastó en verano por firmar al tridente que llegó procedente del Albacete. Cubillo también les consideraba claves en sus esquemas, pero ahora tendrá que sobrevivir sin los tres un buen tiempo. Al margen de ellos, Manu Garrido arrastra problemas, mientras que Benja se está recuperando de la lesión en el hombro y Pedro Torres sigue al margen por un proceso vírico.

La preocupación en el club es máxima y el enfado con el estado del césped de la pista de atletismo del Monte Tossal es mayúsculo. "Está duro e irregular. Es muy peligroso", aseguran desde el club. El Rico Pérez está en perfecto estado y la reforma de Fontcalent sigue su curso, pero las lesiones no entienden de esperas y ahora se están cebando con el Hércules.