SUPERLIGA CHINA

Pleno español en el 'play-out' de la Superliga china

Los cuatro equipos que contaban con españoles en su 'staff', Dalian Pro, Henan Jianye, Shenzhen y Qingdao Huanghai, consiguieron salvar la categoría.

Pleno español en el 'play-out' de la Superliga china
VCG Visual China Group via Getty Ima

La Superliga china todavía no ha terminado -aún quedan por decidirse las posiciones finales-, pero prácticamente todos los españoles que compiten en la máxima categoría del país asiático están de enhorabuena. Sobre todo los que se vieron obligados a luchar por eludir el descenso, ya que tanto Dalian Pro como Shenzhen, Henan Jianye y Qingdao Huanghai consiguieron el gran objetivo de la temporada: la permanencia.

El único club al que nadie esperaba ver en esa lista es Dalian Pro, equipo dirigido por Rafa Benítez. El español cuenta a sus órdenes con jugadores de la talla de Marek Hamsik, Sam Larsson, Salomón Rondón o Emmanuel Boateng, pero no pudo pasar de la 7ª posición en la primera parte del campeonato. Quedarse a 10 puntos de la 4ª plaza obligó a Dalian a luchar por eludir el descenso, embrollo que evitó a las primeras de cambio tras derrotar a Shijiazhuang (3-1 global) en el 'play-out'. Junto a Benítez trabajan los asistentes Mikel Antía, Antonio Gómez y Alejandro Dorado, el preparador físico Paco de Miguel, el preparador de porteros Joaquín Valerio y el readaptador Javier Sagaste.

La misma suerte corrió Javier Pereira, quien tan solo necesitó dos partidos para salvar al Henan Jianye del descenso a Segunda. El pacense llegó a China el pasado mes de octubre y, tras guardar la cuarentena obligatoria, agarró las riendas de un equipo que tan solo había ganado uno de sus últimos 14 encuentros -una victoria, tres empates y 10 derrotas-. Henan, que acabó la primera fase de la Superliga como colista del Grupo A, aprovechó el formato y se impuso en la primera ronda del 'play-out' a Wuham Zall (2-1 global), confirmando así su permanencia en Primera. Los diablos rojos derrotaron en la siguiente ronda a Guangzhou R&F, lo que les llevará a luchar por la media tabla. Junto a Pereira Agustín Izquierdo (asistente) y Álex Ballesteros (analista).

Javier Pereira, durante una rueda de prensa en China.

Más le costó a Shenzhen, cuyo cambió en el banquillo -el italiano Roberto Donadoni dejó su sitio a Jordi Cruyff- no fue suficiente para alcanzar los 'play-off' por el título. El equipo de la provincia de Guangdong quedó quinto en el Grupo A. Ya en las eliminatorias cayó ante Tianjin Teda, pero cumplió el objetivo de la permanencia tras imponerse 3-2 a Shijazhuang. El equipo dirigido por Jordi Cruyff ganó 1-0 en la ida, un resultado que hizo bueno consiguiendo empatar (2-2) en la vuelta con un tanto en el 80'. Junto a Jordi Cruyff los asistentes Carlos García, Domingo Marín y Toni Astorgano, el preparador de porteros Juan Torrijo y el analista Joel Lara. Ya estaba en el club el canario Roberto Mickel, que dotó al club de toda una estructura de filiales y se ganó el respeto del país tras crear el primer equipo chino integrado única y exclusivamente por niños con discapacidad intelectual.

También salvó la categoría Qingdao Huanghai, cuyo banquillo ocupó durante unas horas Pablo Machín. El equipo del central canario Yaki Yen, el director deportivo Óscar Céspedes y los fisioterapeutas Érica Hernández y Jordi Escura, recién ascendido a la Superliga china, luchó hasta el último instante para mantener la categoría. Quedó penúltimo en el Grupo B y en su primer enfrentamiento directo por eludir el descenso cayó (2-1) ante Guanzhou R&F. No obstante, consiguió imponerse en penaltis a Wuhan Zall y en 2021 volverá a competir en Primera.

Viera luchará por la tercera plaza

El futbolista español que más lejos llegó en la lucha por el título fue Jonathan Viera, cuyo equipo, Beijing Guoan, cayó en semifinales (3-1) frente al Guangzhou Evergrande de Paulinho y Talisca. Un encuentro que no estuvo exento de polémica, ya que el colegiado no pitó agarrón sobre Viera cuando el resultado era de 2-1. En la lucha por la tercera plaza, el mediapunta canario se medirá al Shanghai SIPG del fisioterapeuta Eduardo Santos.