SEGUNDA DIVISIÓN

Rubén Castro, el Ibrahimovic de nuestro fútbol

El ariete canario, al igual que el sueco, tiene 39 años y mantiene un rendimiento sobresaliente. Ambos suman siete dianas y hacen soñar a sus aficiones.

Rubén Castro, el Ibrahimovic de nuestro fútbol
FC Cartagena

Salvando las distancias a nivel de carrera profesional y forma de ser, las trayectorias de Ibrahimovic y Rubén Castro tienen cosas en común. Ambos dejan claro temporada tras temporada que el cumplir años no merma su capacidad de ver puerta, sus ganas de mejorar respecto del curso anterior y su compromiso con su profesión, el fútbol. A día de hoy, con 39 años los dos, sueco y canario hacen soñar a las aficiones del AC Milan y FC Cartagena respectivamente, como antes lo hicieron con otras.

Si el AC Milan lidera la tabla de la Serie A con siete goles de Ibrahimovic de los 14 conseguidos por el cuadro de Stefano Pioli, Rubén Castro, con otras siete dianas de las 14 que también lleva el FC Cartagena, hace que su equipo coquetee con los puestos de playoff de ascenso en el año de su regreso a la categoría de plata. Cuando se han disputado únicamente 10 partidos en Segunda, el atacante canario tiene casi la mitad de los goles que logró en cada uno de sus dos campeonatos anteriores en la UD Las Palmas.

Aunque formado en el club amarillo, con el que debutó en Primera, la imagen de Rubén Castro estará siempre asociada con el Real Betis. Es el máximo goleador en la historia del cuadro bético con 148 tantos y dos ascensos a Primera División en ocho temporadas, en la que fue el referente ofensivo. Pero no siempre vivió bañado en éxito, pues Castro también tuvo una etapa difícil como futbolista. Firmado en 2004 por el RCD La Coruña, encadenó varias cesiones (Albacete, Racing y Nástic) en las que los resultados no fueron los esperados.

Tras cuatro cursos de estancamiento, con 11 goles para Deportivo, Albacete y Nástic, la incorporación de Rubén Castro a la SD Huesca fue determinante en su carrera. En las filas azulgranas hace 13 goles en Segunda y le sirven para llegar al Rayo, donde coincide con Pepe Mel (que sería cesado a mitad de curso). En Vallecas logra 14 goles y Mel lo recluta para hacer historia en el Real Betis. En su estreno como verdiblanco, 27 goles y ascenso. En la élite consigue 44 dianas en tres temporadas, a las que hay que añadir dos en competiciones europeas. Tras un descenso, lideró el retorno con 31 goles y añadió otros 33 antes de dejar la entidad andaluza.

Como Ibrahimovic, que disputó la MLS con LA Galaxy, Rubén Castro tuvo su aventura exótica. Fue en China, en las filas del Guizhou Hengfeng Zhicheng. Hizo 12 goles en siete partidos en medio campeonato. Después, una vuelta que parecía definitiva a casa, a la UD Las Palmas. Allí, cosas del destino, iba a coincidir otra vez con Pepe Mel, que lo considera un ejemplo para los más jóvenes y siempre ha destacado su profesionalidad. El técnico dijo en más de una ocasión que a pesar de la trayectoria del ariete y su veteranía, era de los primeros en llegar a los entrenamientos y de los que más trabajaba.

Pero 30 goles en dos cursos y la confianza de Mel no fueron suficientes para que Rubén Castro tuviese una oferta de renovación que merecía. Así, en pleno verano, los gestores del FC Cartagena tuvieron una llamada inesperada del entorno del futbolista, que se ‘ofrecía’ para vestir de albinegro. Castro quería regresar a la península, en un club próximo a la provincia de Alicante, y la entidad del Cartagonova cumplía con los requisitos. Poco después saltó la bomba, un recién ascendido se hacía con uno de los mejores delanteros de los últimos años tanto en Primera como en Segunda.

Lo que ha ocurrido en estos primeros diez partidos ya lo saben. Siete dianas de todos los colores: una de penalti, otras en jugada e incluso una de rebote. Pero todas valen lo mismo. Se ha ganado a la afición y al grupo con su tranquilidad fuera y dentro del terreno de juego y su predisposición al trabajo. Y claro está, todos confían en que siga a este nivel para disfrutar de un gran año.