PREMIER LEAGUE

El 'teatro' de Salah enfurece en la Premier

Exageró la entrada de Masuaku lo que valió un dudoso penalti para empatar el duelo contra el West Ham. Murphy y Cascarino critican duramente su facilidad para irse al suelo.

Salah se queda tras la entrada de Masuaku.
JON SUPER AFP

Salah es un grandísimo jugador, pero no le evita ciertas críticas en Inglaterra. El egipcio volvió a ser objeto de debate este fin de semana después de que el Liverpool consiguiera igualar el partido ante el West Ham gracias a un penalti en el que el delantero volvió a exagerar. En la primera parte, con triunfo momentáneo del West Ham, Salah recibió en el área y al sentir un toque de Masuaku se lanzó al suelo con un gesto exagerado que no ha sentado nada bien. La jugada, sancionada como penalti en un primer momento, fue revisada, pero al existir contacto prevaleció la primera opinión.

Salah trasformó la pena máxima e igualó un partido atrancado para el Liverpool, no sin una lluvia de críticas. La primera, de Danny Murphy. El exjugador del Liverpool se quejó de que prácticamente Salah se lanzó al suelo como si le hubieran disparado, levantando los brazos, cuando en realidad el contacto fue muy leve. "Creo que el problema que tenemos, que siempre hemos tenido, es que los jugadores no reciben penalizaciones si no caen. Vemos jugadores con demasiada frecuencia haciendo lo que hizo Salah allí y nadie quiere verlo", dijo Murphy, ahora comentarista en la BBC.

Además, con Salah llueve sobre mojado. El penalti llegó después de que en varias ocasiones el atacante se hubiera ido al suelo fácilmente, algo que siempre se le critica. Pero si Danny Murphy resumió su malestar con la actitud del delantero de Klopp, otra leyenda como Tony Cascarino manifestó un incluso su enfurecimiento y dedicó a ello toda una columna. "La zambullida de Salah fue un insulto a Nobby Stiles y al juego que amaba", es el título de su artículo de opinión. "Soy seguidor del Liverpool pero odié ver a Mohamed Salah lanzarse para cobrar el penalti contra el West Ham. En la semana en la que perdimos a Nobby Stiles, ver a un jugador hacer lo que hizo Salah me hace pensar que el juego tal como lo jugó la selección de Inglaterra de 1966 desaparecerá por completo en los próximos diez años", denuncia Cascarino. 

“Imagínese mostrarle a esa generación un ejemplo de lo que ellos considerarían hacer trampa siendo recompensados de esa manera. La cultura comenzó a cambiar durante mi carrera como jugador y ahora, cuando veo fútbol infantil, todos son tan buenos tirándose como en todo lo demás. Y cuando digo buenos en eso, me refiero a que se tiran de una manera que pueda engañar al árbitro para que pite una falta. Sí, hubo contacto entre Arthur Masuaku y Salah, pero no lo suficiente como para derribarlo", sentencia Cascarino.