MADRID-INTER

Un Inter en crisis llega a Madrid

Los de Conte solo han ganado un partido de los últimos seis. Preocupa su falta de puntería y una debilidad defensiva desconocida para el técnico italiano.

Un Inter en crisis llega a Madrid
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

A Madrid llega un Inter inquieto, enfadado. El decepcionante empate a dos del sábado ante un Parma diezmado por el coronavirus es solo la última decepción de estas semanas. De los anteriores seis partidos, los milaneses solo ganaron uno (2-0 en el campo del Genoa), con cuatro empates ante Lazio (1-1), Borussia Mönchengladbach (2-2), Shakhtar (0-0), el mencionado 2-2 con los ducali y la dolorosa derrota en el derbi (1-2) con un Milán que vive un momento opuesto.

En los primeros ocho enfrentamientos del curso, los nerazzurri lograron la mitad de triunfos que hace un año, cuando fueron seis, aunque es otro el dato más preocupante, el de los goles encajados. La zaga de Handanovic ya recibió 12 tantos (siete más que en 2019), demasiados para un equipo de Antonio Conte, que siempre hizo de la solidez defensiva una de sus mejores armas. Ha pasado factura, en este sentido, la larga ausencia de Milan Skriniar por covid. El central ha superado la enfermedad, pero necesita recuperar su mejor estado de forma y ante el Real Madrid debería empezar en el banquillo.

Otra baja, la de Lukaku, hizo más grave otro de los problemas de los nerazzurri, la falta de puntería. Sin el belga, que está intratable desde que llegó a Italia, al Inter le cuesta todavía más marcar goles. Lautaro Martínez, tras un verano de rumores y dudas por su posible traspaso al Barça, había empezado bien, pero lleva cinco partidos de sequía y últimamente se le vio bastante nervioso.

Un arma, en estos momentos de dificultad, podría ser el talento de Christian Eriksen, que en cambio continúa siendo un objeto misterioso. El danés, que sigue protagonizando polémicas sobre su relación con Conte, solo ha salido de inicio tres veces en seis jornadas de Serie A, no completando nunca los 90 minutos. El sábado, ante el Parma, su actuación volvió a decepcionar y el entrenador le sustituyó en el 58'.

La crisis es innegable, pero en el Inter no es todo negro. En este complicado comienzo han brillado los hombres cuya llegada, en el verano, hizo pensar a todo el mundo que los de Milán fueran los favoritos para llevarse el scudetto: Vidal y Achraf. Conte afirmó que al chileno le ha “exprimido como un limón” y que aportó personalidad y experiencia. El lateral ya ha demostrado todo su talento (firmando un gol y dos asistencias), y en Italia desean que citarse ante su exequipo sea una motivación extra para otra gran actuación. Porque si es cierto que de este Inter se esperaba un inicio distinto, también es verdad que un partido con el Madrid puede ser la ocasión ideal para cambiar el rumbo de la temporada.