LEGANÉS

Rubén Pérez y Rodri Tarín, los intocables de Martí en el Leganés

Son los dos únicos jugadores de la plantilla que lo han jugado todo de inicio. También son los dos futbolistas que más minutos han competido. Apuesta por la veteranía y la juventud.

Rubén Pérez y Rodri Tarín, los intocables de Martí en el Leganés
PEPE ANDRES DIARIO AS

Desde que José Luis Martí llegó al banquillo del Leganés, la alineación de los pepineros se ha convertido en un ejercicio de rutina más o menos previsible: Rubén Pérez (31 años), Rodrigo Tarín (24 años) y otros nueve compañeros más. Medio centro y defensa central se han convertido en los dos intocables del técnico mallorquín. Los únicos que han jugado todos los partidos de inicio. Los líderes una alineación que, poco a poco, comienza a asentarse.

Porque en los últimos tres partidos Martí sólo ha usado 13 futbolistas para confeccionar sus alineaciones. Ante Logroñés y Zaragoza el entrenador repitió equipo y frente al Oviedo, sólo realizó dos cambios: Rubén Pardo por Ojeda y Sabin Merino por Michael Santos. Estructura firme con los propios Rubén Pérez y Tarín como pilares más reconocibles, amén de Cuéllar, el tercer intocable de Martí al que sólo una lesión apartó de la meta en el arranque de curso.

En el reparto de minutos Rubén y Rodrigo lideran la tabla con mucha ventaja con respecto al resto de sus compañeros. El primero ha disputado 719 minutos y el segundo, 688. El podio lo completa Borja Bastón, con 564 minutos, esto es, 155 menos que Rubén y 124 menos que Rodrigo. Ambos sacan más de un partido de ventaja al delantero.

Rubén Pérez, un fijo recurrente

Los galones no sorprenden en el caso de Rubén Pérez, pieza indiscutible del Leganés en Primera con todos los entrenadores que ha tenido el club en la élite. Por algo es el pepinero que más entorchados tiene en la élite, con 118 partidos. “Rubén es la experiencia. Abarca mucho campo, da continuidad en la salida de balón hacia adelante. Defensivamente nos hace muchas correcciones y es importante para nosotros”, lo definió recientemente Martí.

En su dibujo, Rubén es el motor del que nacen la mayoría de las jugadas en un rol que se reveló arriesgado al inicio de curso por aquello de que el Leganés se partía en un 4-2-4 constante. Pero ahora que Martí ha blindado el centro y la defensa, Rubén luce más con menos borrones. No obstante, sigue siendo el jugador que más pases buenos da en Segunda (237) y el tercero que más pases buenos da en campo contrario (100).

Tarín y su consolidación

Más llamativo es que Tarín esté teniendo el rol de indiscutible en este arranque de curso. Y no por falta de calidad (le sobra), sino porque en la última temporada en el Leganés no había tenido la continuidad que le habría gustado. Este curso, sin embargo, Martí le ha dado la confianza que necesita para asentarse en un puesto en el que, por el momento, le ha ganado la partida a su alta competencia: Bustinza, Ignasi Miguel y Sergio González.

Rodri nos está dando mucha seguridad a mando desde atrás. Está cogiendo capacidad de liderazgo. Tenemos otros jugadores que lo pueden hacer, pero se encuentra en ese momento de mandar desde atrás. De tener capacidad anticipación y jugar con el balón jugado”, lo definió recientemente Martí.

Piropos que, al igual que le sucede a Rubén Pérez, también confirman las estadísticas. En la plantilla pepinera Tarín es el segundo futbolista que más pases da (329) seguido del propio Rubén, el que más pases intercepta (nueve) y también uno de los que más balones recupera (20). Buena tarjeta de presentación que le ha servido ganarse la renovación hasta 2023 en un acuerdo rápido (apenas dos semanas) que asegura al Leganés mantener a uno de sus baluartes en defensa hasta, mínimo, dos temporadas más.