UNIÓN ADARVE

La grave enfermedad que sufre Kolderiu, el portero youtuber

Una infección le ha llevado a perder la movilidad en las piernas y a que fallaran sus órganos vitales. Llegó a temer por su vida, según su propio testimonio. Tendrá que acudir todos los días al hospital.

La grave enfermedad que sufre Kolderiu, el portero youtuber
Kolderiu

A sus 22 años, Carles Santaló, más conocido por todos como Kolderiu, ha vivido tres semanas ingresado en un hospital e incluso ha llegado a temer por su vida. El portero youtuber más conocido del panorama nacional fichó el pasado verano por el DUX Inter de Madrid y se marchó cedido al Unión Adarve, en busca de minutos. Sin embargo, una desafortunada herida le ha cambiado la vida. Afortunadamente, todo se ha quedado en un susto y ya ha recibido el alta hospitalaria. Por el camino, perdió la movilidad, le empezaron a fallar órganos vitales... Ahora debe pasar todos los días por el hospital para comprobar sus avances y realizar los tratamientos pertinentes. Aún es pronto para pensar en volver a los terrenos de juego.

Todo comenzó cuando regresó a los entrenamientos tras una lesión en el adductor. Aquel día hizo trabajo específico para reforzar el músculo y todo fue según lo previsto. Sin embargo, al día siguiente sintió mucho dolor por la zona del pubis, una sensación extraña según él mismo ha definido. Horas después, la situación se agravó hasta el punto de no poder andar. No solo eso, comenzó a tener fiebre alta, algo que extrañó a sus padres, médicos de profesión. En silla de ruedas, una ambulancia le trasladó al hospital, donde le realizaron las pruebas del coronavirus, en las que dio negativo.

Tras ello y visto que no tenía movilidad alguna, se quedó ingresado y se sometió a más reconocimientos. Poco después, estos revelaron que tenía en sangre una bacteria llamada estafilococo, que cualquier ser humano tiene en la piel. El motivo por el que Kolderiu cree que la bacteria le llegó a la sangre es a través de diversas heridas que sufría por entrenamientos y que no estaban del todo bien curadas. Aun así, los doctores seguían desconociendo los motivos por los cuales no podía ni siquiera moverse. Las posteriores pruebas siguieron sin desvelar lo que le pasaba, si bien comenzó un tratamiento por vena para eliminar la bacteria del organismo.

La situación se complicó

En primera instancia, el antibiótico hizo mejorar a Kolderiu, pero lo peor estaba aún por venir. Dos días después recayó y empezó a sufrir de una sepsis, que provoca el fallo de diferentes órganos del cuerpo. Según fuentes médicas, este suceso es la respuesta abrumadora y extrema de un cuerpo a una infección y una emergencia médica que puede llegar a ser mortal. Sin un tratamiento rápido, puede provocar daños en los tejidos, falla orgánica e incluso la muerte. Por suerte, los médicos lo detectaron rápido y el portero pudo curarse.

Según su testimonio a través de su canal de Youtube (en el que cuenta con más de millón y medio de seguidores), empezó a sufrir de los pulmones, que llegó a tener como un enfermo grave de COVID-19. También el hígado y el bazo llegaron a estar afectados y apenas tenía oxígeno en sangre. "Si eso llega a durar cuatro días, te mueres", explica entre lágrimas. Kolderiu narra cómo pudieron aplicarle un coma inducido si la situación iba a peor. La fiebre no le bajaba, vomitaba continuamente y estaba conectado a un respirador. Pese a la complicada situación sanitaria en el país, el futbolista del Adarve pudo contar con el apoyo presencial de sus padres y su hermano en sus momentos más difíciles.

El paso de los días provocó que la fiebre bajara y que superara la sepsis, si bien la bacteria seguía dificultando su movilidad y la infección seguía haciendo efecto en su cuerpo. El corazón no estaba afectado y ya una última prueba reveló dónde estaba el foco. El estafilococo había llegado al pubis. Con la lesión, mucha sangre se había desplazado a la zona afectada, llegando así al problema de salud que padece Kolderiu. Desde entonces, ha comenzado a someterse a un tratamiento, en el que incluye ejercicios de rehabilitación como media hora andando cada día y en dos etapas diferentes.

Hasta final de año, todos los días tendrá que ir al hospital a que le metan la medicación por vía y seguirá con una lenta recuperación, que a buen seguro le tendrá un tiempo alejado de la dinámica del Adarve y del fútbol profesional. "He visto la muerte de frente y, como en el FIFA, le he dicho 'por aquí no es", bromea un Kolderiu ya en su domicilio. Desde AS, le queremos desear una pronta recuperación y mandarle ánimo en estas semanas tan difíciles.