CÁDIZ

Las cinco claves que tienen al Cádiz en sexta posición

La competitividad, el balance defensivo, el nuevo esquema de juego, la versatilidad de Álex y los números fuera de casa, imprescindibles en la marcha del equipo.

Los jugadores del Cádiz celebran el tanto de Salvi ante el Sevilla.
ALVARO RIVERO DIARIO AS

El Cádiz atraviesa un gran momento de juego que se ve reflejado en los resultados. Los jugadores de Cervera se han adaptado perfectamente a la categoría y tras la disputa de las primeras siete jornadas ligueras, los amarillos se mantienen en puestos europeos. Aunque a algunos equipos aún les quedan partidos por jugar, es significativo que el equipo gaditano se sitúe en una posición tan alta en estos primeros compases de campeonato. Las claves de este sexto puesto son varias: competitividad, balance defensivo, el nuevo esquema de juego, versatilidad de Álex Fernández y los números fuera de casa.

Competitividad

La temporada empezó de la peor manera posible con una derrota incontestable contra Osasuna por 0-2. Más allá del resultado, lo preocupante fue la forma en la que se dio, con un baño de realidad de lo que es esta categoría, en la que no te puedes descuidar ni un sólo minuto: dos fallos defensivos, dos goles. Visto y no visto, aquel correctivo le sirvió al equipo para espabilar y desde entonces ha llevado la competitividad por bandera. Tres victorias, dos empates y una derrota, son el balance tras el partido de la primera jornada. La derrota, restante fue contra el Sevilla y esta llegó en el minuto 90', cuando encajaron el segundo gol.

Balance defensivo

Sin duda el punto fuerte del Cádiz es su balance defensivo, que le ha llevado a sumar cuatro jornadas sin recibir un gol (el que más de Primera, junto a Getafe, Osasuna, Atlético y Real Sociedad). Una corre a cargo de Cifuentes y tres, de Ledesma. El argentino espantó el debate de la portería tras su debut en San Mamés, donde el equipo jugó durante muchos minutos con dos jugadores menos y donde a pesar de ello, mantuvo la portería a cero. A esto hay que añadir la solidez que están mostrando Cala, Marcos Mauro y Fali. Este último lleva dos partidos seguidos en el once, tras la lesión del argentino, y se ha mostrado inquebrantable.

Nuevo esquema de juego

El esquema preferido por Álvaro Cervera de un tiempo a esta parte ha sido el 4-2-3-1, con una fuerte predilección por las salidas al contragolpe por bandas, aprovechando la velocidad de los extremos. Sin embargo, a raíz del ascenso a Primera, unido a la llegada de Negredo, el entrenador decidió cambiar el esquema a un 4-4-2, con "Negredo fijando defensas y Lozano corriendo", como argumentó el propio entrenador en la previa del partido de Villarreal. Esto aporta un nuevo dinamismo al ataque, con un Lozano más liberado de sus antiguas funciones. Y lo cierto es que la fórmula ha dado sus frutos y ambos jugadores han desarrollado una química inesperada en tan pocas jornadas. Contra el Real Madrid, Negredo asistió y Lozano anotó el gol del triunfo.

Versatilidad de Álex Fernández

Si hay algo que ha quedado claro en las últimas temporadas, es que Álex Fernández juega bien independientemente del sitio en el que le ponga Álvaro Cervera. Acostumbrado a desenvolverse en el doble pivote o como mediapunta, con el cambio de sistema el entrenador ha empezado a colocar al madrileño en la banda izquierda del ataque gaditano. Esto es un decir, porque a pesar de empezar en esa demarcación, sigue apareciendo por el centro del campo para crear juego. El centrocampista, máximo goleador del equipo durante la pasada temporada con 13 goles, es insustituible.

Mapa de calor de Álex Fernández, contra el Villarreal.

Números fuera de casa

Nueve de los once puntos han llegado en los partidos lejos de Carranza. El Cádiz es el segundo mejor visitante de la categoría (el primero es el Real Madrid, que suma diez con un partido más). Los de Cervera han ganado en el campo de dos de los equipos más grandes de España (Real Madrid y Athletic) y en el campo del Huesca. La única pega, y donde se debe mejorar, es en los partidos de casa. Los amarillos echan en falta a su afición y es que desde que llegara la pandemia, tan sólo han ganado un partido de los diez que han disputado en su feudo.