ENTREVISTA A BERNARDO CRUZ

Bernardo Cruz: “Todos somos conscientes de lo que significa representar al Córdoba CF”

El central del Córdoba atiende a AS en su vuelta al club de su vida, donde se formó, siendo uno de los capitanes y con las ideas muy claras.

Bernardo Cruz Córdoba CF Segunda B Entrevista

Hablar de Bernardo Cruz (Córdoba, 1993) es hablar de cordobesismo, de amor a unos colores, y de responsabilidad y compromiso con una institución. Tras pasar por todos los escalafones de las categorías inferiores y llegar hasta Primera División, el defensa se marchó para seguir creciendo. Racing de Santander, Sevilla Atlético, Lugo, Granada, Alcorcón y Numancia han visto a Bernardo defender su camiseta, pero nada es suficiente cuando el club de tu corazón vuelve a llamarte: “Cuando dos personas se quieren es todo muy fácil”.

El central cordobés atiende a AS con la cabeza muy amueblada, ya no es el niño que corría por los campos de la Ciudad Deportiva y soñaba con jugar con el primer equipo. Bernardo Cruz es una realidad, es uno de los cuatro capitanes del club, y tiene muy claro dónde está, qué representa, y cómo transmitírselo a sus compañeros y a su afición. Sobre el campo, la verdad.

En primer lugar, ¿cómo estáis tú y el equipo en lo anímico y en lo físico después de la victoria del domingo y de la semana de entrenamientos?

Físicamente el equipo está bien. Hoy (por el viernes) ha sido sesión de recuperación y puesta a punto para el domingo. Anímicamente después de ganar siempre se está en un estado alegre para mejorar las cosas que no se hicieron tan bien en el partido, y después de una victoria corregir las cosas siempre es mucho más fácil.

Antes de hablar del partido del Lorca, ¿cómo fue volver a El Arcángel como local? ¿Qué se te pasaba por la cabeza cuando sonaba el himno?

Cuando sonaba el himno estaba mentalmente preparado para competir. Es verdad que antes, en el trayecto, las cocheras, me recuerda a muchas situaciones vividas aquí, muchos recuerdos muy bonitos, y sí es cierto que en el vestuario estaba un poco inquieto. Se me venían a la cabeza muchos amigos, familiares que me han visto crecer, y estaba inquieto.

¿Y cómo fue jugar ante 800 espectadores acostumbrados a un estadio lleno de miles de personas?

Es la nueva normalidad a la que nos tenemos que ir adaptando. Es una pena que no puedan entrar todos nuestros socios. Tenemos mucho respeto a las autoridades sanitarias, porque están velando por la seguridad de todos los españoles en la situación de pandemia que estamos viviendo. Pero yo no entiendo, con todo el respeto y siendo lo más objetivo posible, que permitan un evento taurino seis días antes con un aforo de 3.000 personas, y en un evento deportivo con muchísimo más espacio de aforo nos permitan solo dar entrada a 800 personas. Hay una serie de incongruencias que no se entienden. Hay otros estadios más chicos, como el del domingo, y como no hay un patrón asignado desconcierta un poco jugar ante tan pocas personas en un estadio como el nuestro, con lo importante que es la afición para el equipo, lo que empujan. Incluso siendo 800 pasamos momentos delicados porque no hay rival fácil y a todos los respetamos y nos ayudaron cuando lo necesitábamos. Pues si en lugar de 800 son los 6.000 que tenemos alentándonos, imagínate.

Vamos con el partido contra el Lorca, ¿qué valoración haces del encuentro?

Hago una valoración positiva porque sumas tres puntos en casa en un formato de competición muy comprimido. Se generaron ocasiones de gol, el grupo estuvo serio, el rival tuvo mayor porcentaje de balón pero sin sensación de peligro. Las ocasiones reales las tuvo el Córdoba, entonces la lectura del partido es muy positiva.

¿Qué ocurre tras el gol de Piovaccari? ¿Es posible que bajéis un poco el ritmo y el Lorca poco a poco empiece a tomar el control?

Sabíamos que el Lorca plantea ese tipo de partidos teniendo el protagonismo del balón. Yo prefiero que ellos tengan el protagonismo de balón y nosotros las ocasiones de gol como así fue. Estuvimos cuatro veces delante del portero y con buenas sensaciones de fluidez de juego cuando teníamos que salir en transición hacia ellos. Se puede trabajar tener más continuidad de balón, más posesión, hacer posesiones más largas para cansar más al rival, y en la parcela defensiva mantener la concentración porque en cualquier jugada aislada te pueden empatar, y ahí es donde tenemos que mejorar. En ser todavía más fiables.

¿Qué es lo que más os costaba a la hora de mantener la posesión de balón? ¿Encontrasteis dificultades para conectar sobre todo con Javi Flores, Miguel de las Cuevas y Moutinho?

La presión que hacían tampoco era muy intensa arriba. El planteamiento del partido era para ganar. No siempre hay que hacer lo que el espectador o el espectáculo del fútbol requiere. Y hay veces que hay que intentar saltar líneas y jugar más directo para intentar coger la segunda jugada en campo rival, y otras intentar salir en juego y en creación. Hay momentos del partido en los que el futbolista es el que decide. Puede haber situaciones de riesgo en los que no hay que proponer tanto.

¿Cómo puede cambiar el planteamiento de cara al partido contra el Yeclano?

Las dimensiones del campo son las que van a determinar el planteamiento del partido. Ya lo estamos estudiando y preparando.

¿Qué has notado en tu regreso a Segunda B? ¿Has notado el salto en cuanto a dificultad del rival?

Ya jugué en Segunda B en otras ocasiones y conozco la Segunda B cómo es. Cada partido es diferente y tenemos que adaptarnos a cada situación que nos vayamos encontrando durante los partidos. Muchísimo respeto a todos los rivales más allá de la categoría y del que esté enfrente. Nosotros ponemos el 90% del foco en nosotros mismos, en trabajar como equipo, ser un equipo férreo, intenso sin balón y aguerrido. El 90% de lo que suceda debe depender de nosotros, respetando al rival, pero sabemos que si estamos bien como bloque estamos cerca de ganar.

Es cierto que tenéis dos ocasiones claras con Miguel de las Cuevas. Como capitán y persona importante del vestuario, ¿se le dice algo a Miguel por los fallos o a Becerra por ejemplo por la suplencia tras ser titular el año pasado? ¿Se deja más a la autogestión de cada jugador?

Somos un grupo, y como en cualquier deporte colectivo lo que prima es el colectivo. Las individualidades, cuando falla un jugador lo hace todo el equipo, y cuando acierta también. Miguel de las Cuevas e Isaac Becerra son dos jugadores de muchísima experiencia, con un comportamiento ejemplar y ejemplos día a día por la predisposición y carácter que imprimen al equipo. No tenemos ninguna duda de que ambos nos van a ayudar durante todo el año. Son demarcaciones diferentes, pero son importantes dentro y fuera del campo.

Primera victoria, primeros tres puntos para el objetivo del ascenso, ¿entiendes las críticas en las que se pide más de lo visto con el Lorca?

Toda opinión es respetable. Todo espectador tiene sus perspectivas y por supuesto que es respetable. Nosotros somos los primeros que nos exigimos en el día a día y hacemos autocrítica después de cada partido para mejorar lo que no haya salido bien. Era el partido después de muchísimo tiempo sin competir. Había compañeros que llevaban siete u ocho meses sin competir. La pretemporada es como quien dice, pretemporada, para ir cogiendo sensaciones, pero la competición es totalmente diferente. Hay situaciones mejorables, es entendible, el contexto que estamos viviendo así lo requiere. Pero por supuesto que se respetan las críticas de los aficionados porque son un estímulo más.

Hablemos también un poco de ti y tu regreso al Córdoba, ¿qué club te has encontrado? Porque no tiene nada que ver al Córdoba que dejaste…

Un club totalmente saneado a nivel de infraestructuras y personal. Da gusto venir a sitios así cuando las cosas están bien hechas y no hay nada raro.

¿Cómo y cuándo se empieza a gestionar tu vuelta? ¿Te ofreces tú o te llaman ellos?

Cuando dos personas se quieren es todo muy fácil. No recuerdo exactamente cuándo comenzó, pero cuando las dos partes están por la labor de llegar a un entendimiento y a formar parte de un proyecto, por mi parte todo lo que venga del Córdoba es imposible planteártelo de otra manera cuando las cosas están muy bien hechas, con un grupo inversor y una institución deportiva muy bien creada. Agradecido por haber contado conmigo para este proyecto.

¿Qué proyecto te presentan? ¿Llegas a hablar antes de firmar con algún componente de la plantilla?

Se tiene una reunión, se plantean los escenarios del proyecto, que las cosas se están haciendo bien y serias, cosas reales, y yo encantado de venir a mi casa a ayudar a mi gente cuando me necesitan igual que yo los necesito a ellos.

¿Qué significa para ti ser uno de los capitanes del Córdoba?

Para mí supone muchísimo respeto a la entidad. Lo afronto con muchísima ilusión ser uno de los capitanes. He podido tener esa faceta en las categorías inferiores, y representar a la plantilla siendo uno de los capitanes supone mucho respeto y mucha ilusión por la entidad en la que estoy.

¿Qué ambiente has encontrado? ¿Conocías a alguno ya personalmente?

Sí, nos conocíamos de jugar en categorías superiores. A Javi Flores lo conocía de aquí de Córdoba. Es verdad que no había coincidido con ningún jugador casi hasta la llegada de Alain Oyarzun el último día de mercado. La acogida ha sido fabulosa. Me he encontrado un grupo de jugadores que ya estaban de antes que nos han hecho mucho más fácil la acogida a todos los nuevos y eso es de agradecer. Aunque yo esté de regreso, cuando llegas a un sitio y la gente que ya lleva un tiempo nos facilita las cosas, así se generan los buenos grupos.

Tú que entiendes el cordobesismo a la perfección, ¿cómo se lo transmites a tus compañeros? ¿Habláis de eso en el vestuario, de lo que es el club, de la afición?

Todos somos conscientes del club en el que estamos, de la afición que tenemos, del proyecto que es, y lo que significa representar a Córdoba y al Córdoba Club de Fútbol. El ejemplo es el día a día. Las palabras se las lleva el viento y los hechos son los que valen.

Además tú has sido de los afortunados ha tocado el cielo en Las Tendillas y no de cualquier forma, ascendiendo a Primera. ¿Qué recuerdas de aquel momento? ¿Se repetirá a final de temporada?

De aquello ha pasado ya tiempo. Del pasado no se puede vivir. Ahora mismo lo más cercano que mi mente tiene es el Yeclano, porque para llegar a Las Tendillas el corto plazo es lo que manda. Allí no se llega solo. Lo más cercano es el Yeclano, y después el siguiente. Ojalá lleguemos lo más lejos posible y volvamos a ese escenario con muchas cosas que celebrar.

Por último, ¿qué mensaje con la mano en el corazón mandas a los aficionados después de todo lo que se ha vivido los últimos años?

Que sigan como hasta ahora. Cuando los hemos necesitado han estado ahí. En un momento de situación muy complicada de la entidad han respondido con creces. Ojalá pronto los podamos ver en El Arcángel y disfrutemos todos juntos.