LEGANÉS

Arnáiz reclama su estrella

El extremo del Leganés confirmó su línea ascendente con un golazo ante el Zaragoza. El club y Martí le dan galones de jugador franquicia tras dos años sin continuidad.

Leganés | Arnáiz reclama su estrella
PEPE ANDRES DIARIO AS

José Arnáiz brilla. Le ha costado, porque su periplo en Leganés ha sido de todo, menos sencillo. Pero sí, José Arnáiz brilla. El delantero talaverano marcó ayer el gol de la victoria frente al Zaragoza. No fue un gol cualquiera. Primero, por la estética. Un latigazo seco previo control analgésico de un córner nevado (qué forma de bajarla) que se coló por la escuadra. Delicatesen rotunda. Pero también fue un gol relevante porque es el primero que Arnáiz marca en competición oficial con la zamarra blanquiazul.

Más de dos años y medio después de llegar a Butarque, el ‘10’ se estrenaba a lo grande. Éxito que no es un suceso aislado en su rendimiento reciente. Arnáiz viene mejorando progresivamente desde que José Luis Martí decidió hacer de él un titular fijo en el once blanquiazul. En el arranque de Liga no jugó por una lesión inoportuna que lo alejó del césped. Tampoco ayudaron aquellos días los amagos de ofertas que le rondaban. ¿Valladolid? No. Osasuna.

Los cantos de Primera

Los navarros fueron, en el tramo final del mercado, el conjunto que más apretó por él. Pero el Leganés lo declaró intransferible y, aunque el chaval dudó por aquello de su buen paso reciente por Pamplona y jugar en Primera, finalmente no hubo opción de venta. Arnáiz se quedó y lo hizo para ser importante.

El discurso de Martí ya lo venía anticipando desde hacía tiempo. “José es un jugador importante para nosotros”, confesó en alguna entrevista del inicio de temporada, cuando los rumores arreciaban y el club insistían en que no había forma de venderlo. Que se quedaba.

De menos a más

El verbo del mallorquín se hizo carne en Castellón. Allí Arnáiz jugó por primera vez de titular en este curso y empezó a orillar a Javier Avilés, al que ha cogido el relevo como el extremo desequilibrante del Lega. Cierto es que en Castalia Arnáiz no brilló, pero sí lo hizo ante el Girona y Logroñés. En ambos partidos, sobre todo el primero, rondó el gol, desbordó con frecuencia y generó peligro constante. Le quedaba la guinda del acierto. Ayer completó su obra. Y de qué manera.

“Estoy muy contento por el gol. Es el primero que hago con el Leganés. Poco a poco voy demostrando el jugador que soy. Es verdad que aún no estoy al nivel que estaba antes de llegar aquí, pero bueno… pero con confianza y minutos llegaré a ser el jugador que era”, deseó ayer tras el partido posando su mirada en 2018.

Un camino complicado

En aquel verano el Leganés lo fichó previo pago de cinco millones de euros por el 50% de sus derechos al FC Barcelona. En esos términos, Arnáiz se convertía (aún lo es) en el fichaje más caro de la historia del club. Le precedía la fama que había tejido en Valladolid y que disparó en el Camp Nou, cuando deslumbró no solo en el filial, sino también en el primer equipo. Valverde lo usó en cinco partidos (cuatro de Copa, uno de Liga) y marcó tres goles. Prometía, pero se rompió.

Aterrizó en Butarque lesionado por una pubalgia que lo secó en febrero y que (tras recaída) no le permitió estar disponible hasta noviembre. Esa temporada apenas jugó. Tampoco la siguiente, la pasada campaña, en la que acabó cedido a Osasuna para que ganara en Pamplona la fe que parecía haber extraviado en Leganés.

El préstamo funcionó (14 partidos, dos goles), pero Osasuna se negó a pagar los 4,5 millones de euros que aparecían como opción de compra en el contrato. Arnáiz regresó al sur de la capital en una categoría inferior. A cambio, el Leganés le ofreció galones de estrella. Los mismos que ahora él reclama con su fútbol… siempre que el físico lo respete.

Ayer se marchó en el 63’ aquejado de unos problemas en el cuádriceps. “No he notado que sea un golpe como para romperme, pero creo que ha sido cosa de que se ha ido cargando. El cambio es por precaución”, avisó el propio Arnáiz. “Estaba tocado. Veremos qué tiene”, tranquilizó también Martí sobre uno de sus futbolistas referencia.