REAL MADRID

Zidane exige a la plantilla que vuelva la presión adelantada

Ante el Cádiz, los blancos recuperaron el balón siete veces en terreno gaditano; el centro del campo sólo robó la posesión en cuatro ocasiones: tres de Kroos más una de Casemiro.

Álex Fernández protege el balón ante la llegada de Vinicius.
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

El domingo, un día después de caer ante el Cádiz, Zidane y los jugadores se volvieron a ver las caras. El técnico pidió a sus jugadores “más intensidad”, más garra, demostrar su carácter en las dos citas próximas que les marca el calendario: el primer partido de Champions de la campaña 20-21 (miércoles 21, ante el Shakhtar ucraniano a partir de las 18:55 horas) y, sobre todo, el Clásico (sábado 24, 16:00 horas). Les estaba pidiendo que volviera la presión adelantada. Y razón no le falta al técnico francés: ante el Cádiz, los blancos sólo recuperaron siete balones en el terreno del conjunto gaditano. De esas siete recuperaciones, apenas tres fueron en la primera parte… todas a cargo del mismo jugador: Toni Kroos. Las otras cuatro, en la segunda mitad, tuvieron cuatro protagonistas diferentes: Marcelo, Casemiro, Militao y Benzema. Es decir, sólo cuatro recuperaciones por parte de centrocampistas blancos. Un dato que ha preocupado, y preocupa, al entrenador blanco. Zidane es consciente de que la mentalidad de los jugadores varía en función del rival al que se van a enfrentar, pero lo que no perdona es la falta de desidia y de compromiso. Siempre va a defender a sus jugadores, pero a su vez, quiere que ellos no le defrauden en el terreno de juego. Y ante el Cádiz hubo jugadores que no dieron su mejor versión...

Las siete recuperaciones del Real Madrid ante el Cádiz en terreno rival.

Las siete recuperaciones del Real Madrid ante el Cádiz en terreno rival.

No hay que irse muy lejos en los partidos de Liga del Madrid para ver lo que pide el entrenador francés: sin ir más lejos, ante el Levante, el último rival antes de medirse al Cádiz, los blancos recuperaron 17 balones en terreno levantinista (se le pueden añadir otros cinco que rozan la línea del centro del campo, alcanzando los 22 balones robados). Los de Zidane recuperaron la posesión del balón ocho veces en la primera parte: más que en todo el encuentro frente al Cádiz… Cuestión de intensidad. Lo mismo ocurrió ante el Betis, otro partido en el que había que meter la pierna: los blancos recuperaron el esférico en terreno rival en 10 ocasiones, aunque hay que significar que en ese encuentro, los blancos recuperaron la pelota 24 veces en el bloque del centro del campo…

Desde que Zidane se hizo cargo de la primera plantilla del Madrid en enero de 2016, el sistema de presión alta ha sido uno de sus puntos clave para su entramado tanto ofensivo como defensivo. Para el entrenador blanco, llevarla bien significa un alto grado de implicación por parte de sus jugadores. El pasado sábado, ante el Cádiz, hubo jugadores (el técnico habló en general, sin señalar a ningún jugador en concreto), que pensaron que con sólo la camiseta se ganaba el encuentro. Nada más lejos de la realidad: el Cádiz le robó la misma cantidad de balones, siete, a los blancos en terreno madridista… Esta semana, clave para los intereses madridistas, Zidane exige a sus jugadores más intensidad. Más presión alta. “Creo mucho en la presión, cuanto más arriba recuperemos el balón mejor. Cuando no tenemos el balón nos toca recuperarlo: de esa manera jugamos once contra once”, explicó en una de sus primeras conferencias de prensa. La intensidad a la hora de recuperar el balón es trabajo colectivo para el beneficio del grupo. Y para Zidane, el trabajo no se negocia.