SEGUNDA B

Restricciones para la Segunda B gallega: máximo 300 aficionados

La Xunta establece desde este jueves el nivel 2 de alerta sanitaria para toda Galicia y reduce el aforo en eventos deportivos al aire libre.

Las gradas semivacías de Riazor en el Deportivo Salamanca
Jesus Sancho (Sanchofoto) Diario as

Los equipos gallegos de Segunda B ya saben que tendrán que restringir todavía más el acceso de público a sus estadios. La Xunta de Galicia está preocupada por la evolución de la pandemia y desde este jueves elevará a nivel 2 la alerta sanitaria en la comunidad. Entre otras cosas, esto supone que el aforo para los eventos deportivos, que ya se había reducido a 1.000 personas salvo casos excepcionales, bajará todavía más, permitiendo un máximo de 300 aficionados.

La medida afecta directamente al Compostela - Deportivo que se celebra el próximo domingo en el Vero Boquete. La capital de Galicia es, además, una de las zonas más afectadas por el coronavirus y pasará directamente al nivel 3, por lo que desde el jueves ya ni se permitirán las reuniones entre personas no convivientes. El Pontevedra, que tenía previsto superar el millar de seguidores en las gradas de Pasarón para el estreno en casa ante Unionistas, también tendrá que replantearse el acceso de público. Lo mismo para el derbi entre Celta B y Racing de Ferrol en Barreiro.

Riazor, pendiente de la evolución de la pandemia

García Comesaña, conselleiro de Sanidade, apuntó que estas medidas estarán vigentes durante los próximos 14 días. A nivel organizativo, esto supone un alivio para el Deportivo, que afronta dos jornadas fuera de casa y no volverá a Riazor hasta el próximo 7-8 de noviembre. Dependiendo de la evolución de la pandemia es posible que el límite de aforo se amplíe para entonces, aunque parece difícil que vaya a poder contar de nuevo con 3.000 abonados en las gradas como ante el Salamanca.