CASO HORARIOS

Nuevo auto: LaLiga y RFEF deberán pactar y los lunes y los viernes vuelven a estar en el aire

El Juzgado de lo Mercantil Nª2 de Madrid emplaza a Tebas y Rubiales a negociar 'de buena fe' el calendario. La Audiencia Provincial aún tiene que pronunciarse en este caso.

Nuevo auto: LaLiga y RFEF deberán pactar y los lunes y los viernes vuelven a estar en el aire
DIARIO AS DIARIO AS

El 'Caso Horarios' sigue dando que hablar. El último movimiento llega desde el Juzgado de lo Mercantil de Madrid, del cual se había demorado el fallo del juez Sánchez Magro al conflcto, que lleva alargándose más de dos temporadas en los tribunales, que enfrenta a LaLiga y la Federación. La pugna consiste en programar o no partidos de Primera y Segunda en lunes y viernes. La patronal cree que está en su derecho de poder utilizar tales días y la RFEF que son ellos los que deben autorizarlos y no están por la labor salvo acuerdo, ya que consideran que perjudica a aficionados y al fútbol no profesional. Desde el Juzgado han desestimado la demanda de la patronal en la que se solicitaba que se mantuviesen las medidas cautelares que les otorgó la Audiencia Provincial para programar partidos en dichos días. El juez les emplaza a que negocien de buena fe un acuerdo para programar los partidos. La Audiencia Provincial aún tiene que juzgar el caso.

Esta sentencia del juez Sánchez Magro llega días después de que el Consejo Superior de Deportes publicase una resolución, que puede quedar desautorizada tras este nuevo acontecimiento y si la Federación no se presta a acordar con LaLiga que se juegue los lunes y los viernes. El Consejo habilitó a LaLiga para programar partidos los viernes y lunes (20 como máximo), ya que consideran que ese día "se orientará principalmente a la reprogramacióin o recuperación de jornadas completas o partidos eventualmente aplzados o suspendidos or motivos sanitarios relacionados con la pandemia de COVID-19 u otras eventualidades". Los clubes, días antes, habían enviado una misiva al Consejo para que los habilitase. Además, Irene Lozano fijaba una franja protegida para el fútbol no profesional, ya que LaLiga no podía programar hasta las 14:00 horas de los sábados y domingos partidos. Todo eso ahora queda en el aire y en manos de Luis Rubiales.

La resolución judicial de ho lleva firmada desde el pasado 14 de octubre. Como contó AS, Sánchez Magro tenía pensando sacarla el pasado miércoles, pero decidió posponerla sabedor de que el Consejo Superior de Deportes se iba a pronunciar. LaLiga, que salía 'vencedora' del anuncio que había realizado el CSD, no realizó ningún comunicado entonces, y ha preferido esperar a esta resolución judicial.

De esta manera, los partidos en lunes y viernes quedan en el aire de nuevo, ya que hay jornadas futuras con partidos programados para ese día. No porque diga el Juez que no se pueda jugar tales día, sino porque confirma que la potestad para permitirlo recae en la Federación, que es la que se muestra contraria y lo prohíbe, como también ha hech esta temporada con los martes. De esta manera, sólo podrán ser habilitados para jugar en Primera y Segunda si LaLiga se sientan a negociar, como invita el juez Sánchez Magro. Ya sea pagando por poder utilizarlos, algo que en una Asamblea de LaLiga Tebas y los clubes se mostraron contrarios, u ofreciendo algo a cambio. Aunque la travesía judicial del 'Caso Horarios' no termina aquí, ya que la sentencia puede ser recurrdia en 20 días por LaLiga a la Audiencia Provincial, donde ya ganaron una vez, pese a que el Juez Sánchez Magro diga en su auto que aquello fue "un examen indiciario y parcial".

Comunicado del Juzgado de lo Mercantil Nº2 de Madrid

"El magistrado titular del Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Madrid ha desestimado íntegramente la solicitud de la Liga Nacional de Fútbol Profesional (LFP) para que se mantuvieran las medidas cautelares adoptadas por la Audiencia Provincial de Madrid (lo que permitiría celebrar partidos de fútbol de Primera y Segunda División al margen del calendario oficial de sábados y domingos) y emplaza a esta organización y a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) a coordinarse ‘de buena fe’ para la celebración de encuentros los viernes y los lunes, como ya estableció en la sentencia que puso fin a este procedimiento y que se hizo pública en el pasado mes de mayo.

Según se recoge en la resolución, el juez no comparte, ‘tras el examen completo de las actuaciones que llevó a cabo en la sentencia y el nuevo estudio que ha realizado ahora en relación con la solicitud de mantenimiento de las medidas cautelares por parte de LaLiga’, la decisión de la Audiencia Provincial de Madrid, ya que, a su juicio, se trata de ‘un examen indiciario y parcial’ de medidas cautelares, que no entra al fondo de ‘una cuestión jurídica compleja’.

Además, el juez insiste en que ‘la legislación deportiva estatal aplicable exige -como ya manifestó en la sentencia- una preceptiva coordinación entre LaLiga y la RFEF, de acuerdo con la jurisprudencia constitucional y del Tribunal Supremo, una cuestión que, además, en modo alguno ha sido modificada por el Real Decreto-ley 5/2015, a pesar de los continuos esfuerzos de LaLiga por realizar una interpretación que no tiene ningún sustento jurídico-normativo y que además ha avalado con sus propios actos al suscribir convenios de coordinación en los años 2010, 2014 o incluso con posterioridad a la entrada en vigor del referido Real Decreto-ley donde expresamente ha acordado con la RFEF la disputa de partidos fuera de la jornada oficial’.

‘La coordinación, obviamente -avanza la resolución- como exige la legislación y jurisprudencia trata de dar coherencia a la organización de las competiciones futbolísticas profesionales y, frente a lo que sostiene la Audiencia Provincial en el Auto de 1 de junio de 2020, esa coherencia para la disputa de partidos los viernes y los lunes, fuera del concepto de jornada oficial, exige un acuerdo entre las partes, tal y como viene aconteciendo al menos desde el año 2010 y hasta el año 2019, para que se coordine el interés del “futbol profesional” con el interés del fútbol no profesional que, según afirma la representación letrada de la RFEF, se cifra en casi un millón de licencias deportivas’.

Un acuerdo satisfactorio para todo el fútbol español

‘Por ello, -afirma el magistrado- es lógico y coherente que a través de la coordinación exigida por la Ley del Deporte, las partes alcancen el correspondiente acuerdo sobre la cuestión que nos ocupa. En definitiva, ninguna medida de presión de la RFEF hacia LaLiga se apreciaba ni se aprecia por este juzgado sino más bien todo lo contrario, predisposición a negociar desde la buena fe para alcanzar un acuerdo satisfactorio para todo el futbol español’.

Más adelante en la resolución el juez recuerda que ‘tal y como se afirmó en la sentencia del pasado 27 de mayo, debe reconocerse que ambas partes han mostrado sobradamente su capacidad para negociar y para alcanzar acuerdos. En esencia, esa necesidad de respetar el principio de coordinación en la organización de la competición debe llevar a LaLiga y a la RFEF a negociar de buena fe, con ánimo de alcanzar acuerdos y partiendo de unas posturas razonables en el más amplio sentido de la palabra’.

‘Si han de actuar en coordinación –continúa- eso implica lógicamente que no pueden actuar unilateralmente, sino que la base de su actuación debe ser el acuerdo en esas materias relativas a la organización de la competición. Si LaLiga no puede olvidarlo, menos aún la RFEF por su propia posición institucional, que debe llevarle a facilitar en la medida de lo posible el buen fin de la competición, que siendo organizada por LaLiga exige su decisiva participación. Es, sin duda, una responsabilidad de primer orden’.

‘Ya no es sólo que estas reflexiones vengan a suponer nuevamente, tal y como se realizó en el Auto de 9 de agosto y en la Sentencia de 27 de mayo, una admonición o un consejo por parte de este uzgador, sino que en realidad se trata de constatar una exigencia legal: RFEF y LaLiga deben negociar de buena fe’, concluye.

Esta resolución no es firme y contra ella cabe la interposición de recurso de apelación ante la Sección 28 de la Audiencia Provincial de Madrid, la competente en asuntos de naturaleza jurídica mercantil, en el plazo de veinte días".