JUVENTUS

Morata vuelve a ser el 'Bello di notte' en la Juvetus de Pirlo

Solucionó el debut en Champions de Pirlo sacando brillo al mejor recuerdo que dejó en la Juve: sus noches europeas. Venía de ser el mejor ante el Crotone. El apodo de Boniek, nuevamente suyo.

Danilo felicita a Morata en Kiev.
SERGEI SUPINSKY AFP

Ni el chirriante uniforme con el que la Juventus saltó al césped en Kiev ni la baja de Cristiano empañaron el estreno en la Champions de Pirlo como técnico de la Vecchia Signora. El nuevo técnico cosechó su primer triunfo, eso sí, gracias a un Morata que sacó lustre al mejor recuerdo que dejó en Turín. La Juve dio una buena imagen en Kiev, sin exuberancia todavía, pero firme. Aunque iban cayendo las ocasiones y el gol no llegaba hasta que Morata hizo gala de su oportunismo. El delantero español se fue de la Juventus en 2016 dejando sus noches europeas como mejor argumento. Morata marcó dos goles en Kiev y llegó a los nueve con la camiseta de la Juventus. En total, son 17 en 53 partidos en la máxima competición continental.

En sus dos campañas anteriores como bianconero se hizo acreedor del apodo con el que Gianni Agnelli bautizó a Boniek en los 80, 'Bello di notte', cuando el polaco solucionaba las frías noches de Copa de Europa hasta aquel título de 1985. Morata, por su parte, fue el hombre-gol de Allegri en la Champions en esas dos campañas juventinas, igualando un récord de Del Piero incluso. Llegó a hacer cinco goles seguidos en otros tantos partidos. Choques además importantes. Dos para eliminar al Real Madrid, uno en la final de la Champions con el Barça más otros dos importantes al City y al Sevilla. Morata dejó la Juve con el amargo sabor de haber marcado en aquella final de Berlín ante el Barcelona, algo que recordó ayer en las entrañas del estadio en Kiev. "Es bonito jugar con esta camiseta en la Champions, una emoción, aunque la última vez fue una decepción que aún tengo en la mente. Ahora tenemos otra posibilidad, queremos llegar hasta el final", afirmó.

Lo cierto es que Morata viene siendo el mejor argumento para una Juventus aún en obras y que se ha topado con la baja de Cristiano. Se miraba con mucha preocupación al partido de Kiev, sobre todo después del traspié frente al Crotone. Pero allí Morata hizo también de Cristiano. Marcó un gol, remató una vez a la madera y el VAR le privó del segundo por milímetros. La idea de la Juventus con Morata era la de liberar a Cristiano, un ariete que ataque el espacio a la espalda de la defensa, veloz y que limpie el frente para que el portugués opere más a su antojo. Incluso, si es necesario, que Morata parta desde un costado. Morata dejó el Atlético tras su divorcio no disimulado con Simeone. Ahora ha encontrado la complicidad de Pirlo, al que está allanando el camino con goles que dan al nuevo técnico tiempo para afinar su idea. De momento, Morata vuelve a ser el 'Bello di notte' y acumula tres goles en tres partidos.