CHAMPIONS LEAGUE

Champions League 2020/2021: ¿en qué estadios habrá público en las gradas?

La UEFA permite un máximo del 30% de capacidad y prohíbe la presencia de la afición visitante. Todo ello dependiente de los límites de cada país.

Champions League 2020/2021: ¿en qué estadios habrá público en las gradas?
MICHAEL DALDER REUTERS

En pleno mes de marzo, con la pandemia en plena efervercencia, el Liverpool abría las puertas de Anfield tanto a su afición como a la del Atleti. Esa vuelta de octavos, cargada de polémica por la decisión y de alegría rojiblanca por el resultado final, es el último vestigio de público en las gradas en partidos de la máxima competición continental. Siete meses después, pasada la atípica fase final de Lisboa que coronó al Bayern de Múnich en agosto, cierto número de aficionados podrán volver a escuchar el himno desde el interior de los estadios y no desde sus casas. La prueba de fuego fue la final de Supercopa de Europa entre el Bayern y el Sevilla, donde unas 15.000 personas la presenciaron en el Puskas Arena de Budapest.

La UEFA aprueba el retorno del público, con limitaciones anti COVID, claro está, y sujeto a las medidas propias del país en cuestión. El organismo permite un máximo del 30% del aforo del estadio, ocupado todo él por los aficionados locales, al prohibir la presencia de la visitante. Aunque, como deslizábamos, la decisión final irá de la mano de las limitaciones existentes en cada lugar. Así, paises como España e Inglaterra, en los que no se permite el acceso de público a los estadios, difieren de la situación de Bélgica, por ejemplo, donde alrededor de un 30% de la capacidad está permitida desde el 14 de septiembre. Vamos con un resumen de la situación explicada por países.

España (Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid y Sevilla)

En nuestro país no se autorizará la vuelta del público, al menos de momento. La alta tasa de contagio hizo intervenir al CSD e ir contra la decisión de la UEFA. "no se puede pensar en abrir los estadios al público mientras no haya una vacuna o un tratamiento eficaz contra el coronavirus", defiende Irene Lozano.

Inglaterra (Liverpool, Manchester City, Manchester United y Chelsea)

Las autoridades británicas esperaban, en un principio, comenzar su desescalada futbolística el 1 de octubre, pero el repunte contagios hizo dar marcha atrás a la decisión, sin nueva fecha en el horizonte, como bien anunció el Primer Ministro: "Tenemos que reconocer que la expansión del virus afecta a la posibilidad de poner en marcha de nuevo nuestros negocios y eventos deportivos (...) No podremos hacerlo desde el 1 de octubre". Por tanto, sin aficionados en las gradas inglesas, hasta nueva orden.

Alemania (Bayern de Múnich, Borussia Dortmund, Borussia M'Gladbach y RB Leipzig)

En Alemania tenemos un caso particular, ya que el número de asistentes depende de la tasa de contagio en el lugar en cuestión, la cual no puede superar los 35 afectados por cada 100.000 habitantes. Si se cumple esa premisa, el aforo máximo permitido por el Gobierno germano es del 20%. Sin ir más lejos, en el último partido del Leipzig en casa, ante el Schalke 04, 8.500 espectadores asistieron al Red Bull Arena. Mientras que el alcalde de Múnich prohibió la asistencia al Allianz poco antes del estreno de la Bundesliga. El Signal Iduna Park hospedó a 11.500 gargantas en la última jornada y en el Borussia-Park de Mönchengladbach se superaron las 10.000 ante el Unión Berlín de hace tres semanas.

Italia (Juventus, Inter de Milan, Lazio y Atalanta)

En el país transalpino tomaron la decisión de permitir hasta 1.000 aficionados, todo supeditado a la zona en cuestión. De momento, en San Siro, un millar de personas presenciaron el último derbi entre Inter y Milan. Misma cantidad que asistió al Gewiss Stadium de Bérgamo. En Roma y Turín, de momento, no se han abierto las puertas.

Francia (PSG, Olympique de Marsella y Rennes)

La Ligue 1 fue la primera en abrir sus puertas, con los 5.000 aficionados que asistieron al Girondins-Nantes del 21 de agosto. A pesar del reborte vivido en el país vecino, los estadios han seguido contando con aficionados y hasta el 30 de octubre, el máximo de 5.000 seguirá vigente. Un sí global en los estadios franceses.

Rusia (Zenit San Petersburgo, Lokomotiv de Moscú y Krasnodar)

El último partido local del Zenit en su Gazprom Arena recibió a 21.231 aficionados de los 70.000 totales que tienen cabida, alrededor del 30%, aforo máximo permitido tanto en San Petersburgo, como en Moscú, como en Krasnodar. Al igual que en Francia, los estadios rusos abrirán sus puertas.

Resto de ligas

Apartado más breve dedicado al resto de campeonatos, los cuales, aparte d elos dos ucranianos, no cuentan con más de un equipo en la presente Champions League.

  • Ucrania (Shahktar Donetsk y Dinamo de Kiev): Por el momento, la presencia de espectadores está prohibida.
  • Portugal (Oporto): en los estadios de nuestros compañeros de península tampoco habrá aficionados, hasta nueva orden.
  • Austria (Red Bull Salzburgo): 3.000 espectadores son el máximo permitido por el gobierno austriaco y la cantidad que lleva asistiendo al Red Bull Arena desde que se tomó la decisión de apertura de puertas.
  • Grecia (Olympiacos): en Grecia no se permite la entrada de la afición.
  • Holanda (Ajax): el país tulipán era de los más avanzados en lo que a recuperación de la pandemia respecta y permitía hasta un 40% de aforo. Sin embargo, a finales de septiembre dieron marcha atrás ante la oleada de contagios y prohiben el público en los eventos deportivos desde entonces.
  • Dinamarca (Midjylland): según la normativa vigente, el Midjylland no puede acoger más de 300 aficionados en su estadio.
  • Bélgica (Brujas): como decíamos, la Jupiter League lleva recibiendo público desde septiembre y permite alrededor del 30% de aforo, unos 9.000 aficionados para el Jan Breydel de Brujas.
  • Hungría (Ferencvaros): en el último partido en el Groupama Arena se congregaron casi 9.000 espectadores de los casi 24.000 que completan el aforo. Hungría fue el primer país en abrir las puertas.
  • Turquía (Basaksehir): en Turquía, las puertas siguen cerradas.