REAL ZARAGOZA

Baraja: “Narváez se encuentra bien, es una buena noticia”

El técnico celebra que el colombiano haya superado sus molestias en el aductor o el regreso de Vuckic tras marcar cinco goles con Eslovenia: “Está cansado, pero sus actuaciones han sido muy buenas y eso le va a dar confianza”.

Baraja: “Narváez se encuentra bien, es una buena noticia”
ALFONSO REYES

Rubén Baraja ha atendido a los medios de comunicación en la rueda de prensa previa al partido del domingo contra el Málaga. El técnico considera que conseguir buenos resultados refuerza el trabajo del entrenador, pero prefiere fijarse en el cómo: “Tenemos que conseguir que nuestro modelo de juego nos dé la posibilidad de ganar partidos y que creamos mucho en lo que hacemos”. También ha asegurado que le gustaría contar con el apoyo de 30.000 aficionados en La Romareda y se ha referido a las rotaciones de cara a los cinco partidos que van a jugar en quince días: “Hay que lograr un buen rendimiento, que cuando tú cambies un jugador por otro el equipo siga siendo competitivo y no note esas modificaciones. Eso es lo que nos va a permitir tener regularidad a lo largo de la competición”.

—¿Cómo ha ido la semana?

—La semana ha ido bien en cuanto a lo que queremos buscar de cara al partido contra el Málaga y tratando de recuperar jugadores que teníamos fuera. Es importante tener a la plantilla disponible y cuantos más jugadores estén fuera de la enfermería, mejor. A falta de que James esté preparado para la semana que viene si todo va normal, sólo nos quedaría Vigaray. Eso siempre te da posibilidades de que todo el mundo tenga opción de jugar. Ha sido una semana intensa, con buen ritmo de entrenamientos y pensando en lo más importante para nosotros, que es el partido del domingo.

—¿Cómo está Narváez?

—Él se encuentra bien. Hoy ya ha hecho toda la sesión completa. Tenía unas pequeñas molestias y hemos tratado de ir con cuidado para que no tuviera ningún percance en estos dos días previos. Esperamos que mañana también entrene con normalidad y que esté disponible para el partido del domingo. Buenas noticias.

—Vuckic se ha reincorporado hoy a los entrenamientos tras marcar cinco goles con su selección. ¿Cómo está física y anímicamente?

—Ha venido muy contento por sus actuaciones, haber conseguido hacer goles y ayudar a su selección. También él necesita jugar continuo y le ha venido muy bien esta continuidad en los minutos. Después de tres partidos en una semana más el viaje, lógicamente está cansado. La sesión de hoy no tenía gran intensidad porque era momento de bajar carga y ha entrenado con normalidad y vamos a ver cómo está mañana. Esperemos que su recuperación sea buena, pero es verdad que asumir tres partidos y viajes en diez días fuera de casa concentrado, pensamos que acusará esta carga de partidos. Sus actuaciones han sido muy buenas y eso le va a dar confianza y mejora física, que es lo que todos los jugadores necesitan. Es positivo que si no ha estado con nosotros, haya podido jugar con su selección y hacerlo bien.

—¿Le crea cierto dolor de cabeza el hecho de tener disponibles para este partido a sus tres delanteros?

—No, estaría preocupado si no los tuviera. Tener alternativas arriba siempre es importante. Hemos tratado de hacer un equipo con unas características muy particulares en cuanto a las cualidades de los puntas. Cada uno puede desempeñar sus virtudes dentro de la forma de jugar que tenemos y después también tenemos dos jugadores ahí que pueden jugar en esa posición de mediapunta, como Papu y Bermejo. Eso nos da alternativas en la zona de ataque, donde realmente tienes que ser contundente y tener pegada para ganar partidos porque es importante ser sólidos y que no te hagan gol, pero también necesitas materializar las ocasiones que tengas. Sinceramente, estaría preocupado si no contara con ellos tres, o con ellos cinco, pero teniéndolos, ahora soy yo el que tengo que tratar de gestionar para sacar el mejor rendimiento de todos en función de los rivales, de los momentos de forma y del tipo de partido que busquemos para que todos se sientan importantes y aporten goles al equipo.

—Ahora que ha mencionado la figura del mediapunta, ¿se plantea un cambio al 4-2-3-1?

Nos da variantes y riqueza dentro de la plantilla. Incluso el propio Vuckic es un jugador que puede enganchar bien en la mediapunta y que tiene capacidad para jugar en zonas intermedias, girarse y generar fútbol para después ir por fuera. Bermejo y Papu son dos jugadores que entre líneas reciben bien y que tienen un buen primer control, que eso siempre te da ventaja para elegir la mejor opción. En esa alternancia, en función de lo que te vayan pidiendo los partidos, tener soluciones es importante. Tanto en Alcorcón como contra el Albacete, creo que tal como movimos para encontrar el resultado, el equipo tuvo ese ‘punch’ final que necesitábamos para sumar los tres puntos manteniendo la solidez defensiva. Es importante tener esas variantes que te puedan dar en un momento determinado cosas diferentes a las que buscas en el inicio del encuentro. Lo más complicado para un entrenador es la lectura sobre la marcha, conseguir que tu equipo empiece de una manera y luego, a través de las modificaciones que puedas hacer, mejore.

—A partir del domingo van a tener que disputar cinco partidos en quince días. ¿Va a haber rotaciones?

—Hay fases de la temporada más ajustadas en cuanto a partidos y distancia en las recuperaciones y tenemos todo eso en cuenta. Es evidente que hasta ahora hemos tratado de tener continuidad en una idea con pocos cambios en el equipo, pero a medida que la gente va asimilando mejor el trabajo, tanto los que juegan de inicio como los que tienen opciones de entrar en los segundos tiempos, te da la posibilidad de que vayamos encontrando esas soluciones o diferentes opciones que te da la plantilla para tratar de seguir siendo competitivos. Tenemos que aprovechar ese tipo de variantes para que todo el mundo pueda participar y se sienta identificado con lo que buscamos. Y, sobre todo, que eso se consiga con un buen rendimiento, que cuando tú cambies un jugador por otro, cada uno con sus características, te dé la posibilidad de que el equipo siga siendo competitivo. Es lo que vamos a tratar de buscar en estos cinco o seis partidos que vamos a jugar en quince o veinte días.

—¿Ha percibido que el ambiente que hay alrededor del equipo es mucho más favorable tras la victoria frente al Albacete y la resolución del Comité de Competición?

—Conseguir buenos resultados refuerza mucho el trabajo diario del cuerpo técnico, pero nosotros tenemos que mirar más allá del resultado. Nosotros no nos podemos quedar en los detalles, sino que tenemos que ir a una reflexión más profunda, pero es verdad que en una ciudad como ésta, en la que su afición está pendiente del Zaragoza y quiere que esté arriba, una semana como ésta te da la posibilidad de hacer un buen partido contra el Málaga y buscar esos tres puntos que te van colocando más arriba en la clasificación a pesar de llevar dos partidos menos. Es algo que ahora tendría que ser anecdótico, pero sumar puntos siempre ayuda a que el proceso sea más llevadero que cuando no tienes buenos resultados y tienes que tratar de seguir convenciendo a los jugadores.

—Adrián señaló ayer que posicionarse en la zona alta de la tabla en las primeras diez jornadas puede ayudar a mantener una regularidad a lo largo del campeonato. ¿Está de acuerdo?

—Adrián es un jugador que tiene mucha experiencia y ha vivido momentos de este tipo en otros equipos y es evidente que arrancar bien, en el sentido de que puedas ir sumando puntos y consolidarte como equipo, siempre te da esa confianza. Si van pasando las jornadas y te vas viendo en una posición buena, eso te hace crecer en autoestima y en confianza a la hora de encarar los partidos, pero debemos irnos a cómo consigues poder ganar partidos y estar arriba. Al final tenemos que conseguir que nuestro modelo de juego nos dé la posibilidad de ganar partidos y que creamos mucho en lo que hacemos. Éste es el camino, tratar de insistir en lo que queremos y en lo que trabajamos en el día a día, que ellos crean como lo están haciendo y ser el equipo que estamos mostrándonos ser, lógicamente con las mejoras que se aplican con el paso del tiempo. Y además hacerlo independientemente de que mañana pueda haber tres o cuatro cambios, que el equipo no vaya notando esas modificaciones. Eso es lo que nos va a permitir tener regularidad a lo largo de la competición.

—Hasta la fecha se están viendo muchos 1-0 en la categoría. ¿El hecho de que no haya público favorece jugar de una manera tan táctica?

—A mí me encantaría que hubiera público, que La Romareda estuviera llena y que nuestra afición estuviera apoyándonos a tope en cada partido, ya que es un público que cuando ve que su equipo se entrega, lo mete en el partido. Lo que estamos viendo en estas jornadas es un poco lo que es la Segunda División: partidos muy ajustados, muy equilibrados, muy pocas ocasiones, muy difícil ganar los partidos, equipos con un gran potencial ganando al final… Todo está muy igualado y se están decidiendo los partidos por detalles. Por eso digo que nos gustaría jugar con nuestro público, ya que si tú tienes a 30.000 personas que te empujan hasta el último momento siempre te da ese ‘punch’ para los minutos finales. Creo que el trabajo mental es muy importante porque si mantienes vivos los partidos siempre tienes la posibilidad de ganarlos, mientras que si vas a remolque siempre es más complicado. La categoría está llevando a que en la pasada jornada hubiera catorce goles, cinco partidos por 1-0 y muchos goles en los minutos finales porque con el poco tiempo de preparación física que ha habido de cara a la temporada, los equipos aún no tienen ese tono físico y en las partes finales de los partidos se están ganando y perdiendo puntos. Todo eso nos debe servir para entender que no es fácil ganar en esta categoría y por eso dije el otro día que ganar como ganamos y sumar tres puntos en casa después de mucho tiempo sin ganar en nuestro estadio y ahora tener la posibilidad de volver a jugar en La Romareda nos tiene que fortalecer a nivel mental en cuanto a que si conseguimos ser un equipo competitivo y fuerte mentalmente y que cada día vaya creciendo más en el aspecto físico y en cuanto a lo que buscamos en cada partido, lógicamente vamos a estar con más opciones de ganar puntos. Y jugar en casa, más allá de que no podamos tener a nuestra afición, siempre tiene que ser algo que nos haga sentir bien y debemos pensar que cada partido en La Romareda es muy importante para nosotros.

—¿Qué es lo que más le preocupa del Málaga?

—Es un equipo que ha tenido mucho cambio de caras dentro de la plantilla y además durante estas primeras cinco jornadas también han tenido muchas variaciones en las alineaciones y en los sistemas. Nos enfrentamos a un rival que puede jugar de cualquier manera porque en muy cambiante en sus planteamientos y en la elección de jugadores y eso nos hace centrarnos más en nosotros, en lo que debemos tratar de hacer bien para hacer el partido que necesitamos y sumar los tres puntos. Todos los rivales son difíciles y ellos son un equipo que compite bien y, salvo el partido contra el Rayo, siempre tiene opciones. Va a ser un encuentro parecido al del Albacete, frente a un rival que te va a exigir y va a ser intenso.

—¿Ha puesto énfasis esta semana en que el equipo debe dar un paso adelante en ataque?

—Estamos trabajando para eso. Somos conscientes de que generar más ocasiones te da la posibilidad de tener más opciones, pero hoy en día es muy complicado generar ocasiones. Los rivales están bien armados, tienen buenas distancias, presionan y no es fácil. El otro día la selección española tuvo muchas ocasiones frente a Ucrania y en una acción puntual perdió los tres puntos. Con eso quiero decir que es importante generar y estar cerca del gol, pero también tener tu solidez siempre te da opciones en el partido. Nosotros tenemos que mejorar en ataque y no olvidarnos de que ser fuertes atrás es muy importante en una temporada.

—Paco Flores señaló en la temporada 2002-03 que el que quisiera espectáculo que se fuera al circo. Viendo cómo es esta Segunda División, ¿hay que acostumbrase a esa afirmación?

—Hay que cuidar mucho el mensaje y más en el club en el que estamos. Nunca he ocultado que el objetivo del Real Zaragoza siempre tiene que ser competir con los mejores y que tenemos que ser ambiciosos y un equipo que piense en grande, en buscar estar arriba y pelear hasta el final por el objetivo que todos tenemos en la cabeza, pero los procesos para conseguir ese tipo de cosas a veces son complicados por la dificultad del rival y de la categoría y porque hoy en día no se gana ni con la historia ni con la camiseta. Nosotros debemos asumir que dentro de esa ambición que tenemos, hay una serie de dificultades a nivel económico que nunca deben ser un hándicap o una excusa. El mensaje siempre debe ser ambicioso y ganador y esa exigencia nos tiene que ayudar a ser mejores. Es normal que haya un debate abierto en la ciudad sobre qué podemos hacer mejor. Eso es algo natural y que el entrenador debe asumir en un lugar como éste, pero también es evidente que el equipo está haciendo cosas bien y va creciendo y que ganar en Segunda tiene mucha dificultad. Por tanto, hay que darle mucho valor al trabajo que está haciendo el equipo y debemos centrarnos en cada partido. Habrá momentos en los que el equipo encuentre superioridad para ganar con cierto margen y otros en los que será muy ajustado. Y habrá partidos en los que tendremos que conformarnos con sumar un punto y otros en los que el rival te supere. Y todo eso tendremos que llevarlo con naturalidad y tratar de ver el lado positivo, que es que tenemos una ciudad detrás que va a estar volcada con el equipo y si el equipo se esfuerza y consigue buenos resultados, estarán con nosotros. Y no se consigue, debemos estar dispuestos a la crítica y a la opinión de nuestros aficionados porque para eso tenemos detrás una gran masa social a la que respetamos y valoramos mucho. Por eso estamos en un club tan importante.