FUENLABRADA

Sandoval: "Por suerte, todavía podemos mejorar más"

El entrenador del Fuenlabrada abre las puertas del entrenamiento para analizar con AS la situación de su equipo, su trayectoria y la pesadilla de A Coruña.

Sandoval: "Por suerte, todavía podemos mejorar más"
JAVIER GANDUL DIARIO AS

El entrenador madrileño (Humanes, 02-05-1968) dirige a un Fuenlabrada invicto y con grandes sensaciones. Sin embargo, el técnico del equipo revelación en Segunda pide "prudencia".

En el Fuenlabrada ya ni se acuerdan de la pesadilla que fue el viaje a A Coruña para enfrentarse al Depor en la última jornada de la temporada anterior. El artífice de este olvido es su técnico, Sandoval, que ha sabido darle continuidad al gran final de la campaña anterior situando al equipo actualmente en zona de playoff.

El equipo ha empezado como un tiro, ¿cuáles son los motivos?

Creo que todos los que conformamos el Fuenlabrada hemos sabido encajar a la perfección y eso ha generado unas sinergias muy positivas. De esta manera, hemos podido darle continuidad a lo del año pasado. Si a eso le sumas la llegada de jugadores 100% implicados con la idea de este club, la mezcla te sale de estrella Michelín. Si tienes futbolistas convencidos y dispuestos a defender la idea del club, es más fácil.

Habrá malos momentos.

Por supuesto y, de hecho, nosotros trabajamos más ahí, pero es que puede haber dudas incluso ahora cuando todo va genial. Si vemos que algo falla, todo el cuerpo técnico se pone a trabajar en ello. Somos verdaderos inconformistas. Esto se transmite a los jugadores de una manera cercana que facilita, primero, la comprensión y, segundo, que nos compren el mensaje.  Marcamos unos pocos retos que los jugadores pueden y deben llegar a ellos.

Sin embargo, esos retos semanales pueden generar un cierto estrés en el jugador.

Claro. Por eso, nosotros nos marcamos objetivos en periodos de cinco partidos. Vemos cómo son esos cinco partidos, contra quién nos enfrentamos y el estado del equipo. Con todo, fijamos las metas para esa 'minietapa' y luego ya evaluamos objetivos. Además, tenemos claro que habrá fases en que vendrán las vacas flacas y los errores, pero eso es normal y lo asumimos. Sin embargo, es obligatorio que esos puntos que se pierden se recuperen con trabajo y esfuerzo.

"No queremos que exista un Fuenlabrada A y un Fuenlabrada B"

Sandoval

¿Generan así un Fuenlabrada más competitivo?

Evidentemente. Así podemos tener a los 23 futbolistas enchufados cada semana con pequeños objetivos. No queremos un Fuenlabrada A y un Fuenlabrada B. Todos, desde el que ha disputado todos los minutos hasta el que no ha debutado, van a sentirse parte fundamental a la hora de conseguir las metas. Apoyo, pero también exigencia. Hay dos frases muy manidas en el mundo del fútbol que es cierto que se cumplen en el Fuenlabrada: "Preferimos la valentía de intentarlo a la cobardía de no hacerlo" y "Un minuto de calidad vale el doble que noventa de pasearse por el verde".

Entonces, es clave la cercanía con el jugador en la forma de trabajar del Fuenlabrada.

Nosotros dedicamos mucho tiempo a hablar con el futbolista. A comunicarnos con ellos y a ver en qué cosas se pueden mejorar en relación del anterior partido. Sin embargo, he aprendido que no sirve de nada cargar las culpas de una derrota o un empate sobre nadie. Eso hace más mal que bien al futbolista. Hay que dejar que el futbolista respire. Evidentemente, analizamos el partido anterior, pero dejamos pasar dos días y siempre en clave de qué se puede mejorar para el siguiente duelo. Soy de los que creen que el estado de ánimo influye en el rendimiento del futbolista. Hay que permitir el error en el jugador para que así sienta confianza y ganas de atreverse. Eso es lo que nosotros queremos construir en esta plantilla: jugadores valientes.

¿Es igual en el cuerpo técnico?

Sí, sí. Yo quiero que todo el mundo, un entrenador, un fisio o el jardinero, se atreva si es para mejorar el Fuenlabrada. Por ejemplo, los que conformamos el cuerpo técnico tenemos una reunión antes de cada entrenamiento en la que valoramos lo que se ha hecho y lo que se va a hacer. Se debate y no hay una verdad absoluta. La voz cantante la tiene Sandoval, pero detrás hay un respaldo total porque ha sido una decisión grupal. Toda esta forma de trabajar se instauró en el tiempo de la pandemia. Es de las pocas cosas buenas que sacamos.

"La plantilla está tan comprometida como el año del ascenso a Segunda"

Sandoval

Se ha calificado usted como un "inconformista", ¿qué pega le pondría a un equipo que va invicto?

Por suerte, tenemos mucho margen de mejora, eso es lo mejor que nos podría pasar. Nosotros no hemos alcanzado nuestro tope para saber que, a partir de aquí, todo será igual o decaerá. No nos gustó cómo reaccionó el equipo en la segunda parte ante el Castellón, por ejemplo. Evidentemente, se lo comunicamos a nuestros jugadores y todos, ellos incluidos ya que están 100% implicados, buscamos la mejora. Decir esto con los resultados que tenemos es muy fácil porque el jugador está motivado al ver la tabla y quiere más y más. Cuando estás abajo, es más complicado. Por ello, debemos aprovechar el momento.

Parte de la afición parece que tampoco se conforma con solo la permanencia.

No seré yo quien le quite la ilusión a la afición que no hay nada más bueno para un club que tener a la afición enganchada, pero debemos ser prudentes.

¿No se os pega nada de esa ilusión por el ascenso?

Por la experiencia que tengo en esta categoría, tengo claro que nadie asciende ni desciende en el primer mes. El halago debilita y la prudencia debe ser lo primero. Sin embargo, estoy ilusionado con la imagen que ha dado el equipo. El objetivo es mantener la categoría y ayudar al club a establecerse en el fútbol profesional. A partir de ahí, todo puede pasar y que tengan claro los aficionados que este equipo va a luchar hasta el final por el ascenso, el playoff o el ascenso directo. La campaña pasada da fe a mis palabras. Este equipo está tan comprometido como el de hace tres años, el del ascenso a Segunda.

"Nos ganamos un año más en Segunda sobre el terreno de juego"

Sandoval

Si se mantiene esta dinámica, quién sabe...

Ojalá, pero eso sería casi imposible. Pocos equipos han acabado las ligas invictos... Lo que está claro es que la marcha del equipo es más que positiva y que si nos mantenemos así podremos pensar en cosas grandes por mayo. Sin embargo, a corto plazo, me gustaría que llegáramos a diciembre con 25 puntos o más.

Vienen semanas muy apretadas y con muchos enfrentamientos, a priori, complicados.

Esta es la parte de la temporada, con las jornadas sábado-martes, donde se ve el verdadero nivel de cada equipo y hasta dónde pueden llegar. Nosotros confiamos en nuestro trabajo y en los jugadores, pero no quiero que, si pinchamos, el equipo coja una depresión. Yo prefiero sensaciones a resultados. Vamos a tener mucho carrete de aquí a final de temporada. Esta categoría es como correr una maratón: llevamos cinco kilómetros muy buenos, pero restan 37.

Por ello, se verán muchas caras del Fuenlabrada.

Queremos un equipo camaleónico, que pueda ajustarse al partido y al rival sin verse muy dañado. Vamos a tener el ADN del Fuenlabrada, fútbol directo y competitivo, pero con variaciones que es lo que queremos.

¿Qué ha sido más importante para ello: el ya tener usted una pretemporada con el club o la llegada de determinados perfiles?

Ambas por igual. La dirección deportiva, que ha realizado un trabajo excepcional este verano, me ha dado las herramientas en forma de jugadores tops y mi cuerpo técnico y yo las estamos amoldando para nuestro fútbol. De momento, marcha bien la cosa aunque no podemos perder, como nos pasó esta última jornada o contra Las Palmas, nuestra capacidad de defender jugadas a balón parado o de cerrar partidos.

¿Se está viendo perjudicado el nivel defensivo por esa mejora ofensiva?

Digamos que hay momentos en que quizás nos confundamos, pero debemos llegar a ese punto dónde ambas facetas estén potenciadas por igual.

Míchel, entrenador del Huesca, dijo en una entrevista en lo referido a usted: "Ya es hora de que vean en Sandoval a un entrenador de proyecto y no de situaciones de emergencia". ¿Usted se sintió así?

Sí, es una situación que he tenido en mi carrera. Parecía ser que nadie se acordaba que yo dirigí al Rayo en un ascenso y firmamos una gran temporada en Primera después. Solo existía para sacar a los equipos de determinadas situaciones. Sin embargo, esa experiencia que he tenido como entrenador me ha servido para madurar mucho y no solo en la faceta deportiva. Me he dado cuenta de que lo que importa es el día a día, el ruido de fuera hay que silenciarlo y eso se lo quiero transmitir al jugador. Tan importante son los minutos finales como los minutos iniciales.

Sin embargo, ¿usted ha sentido la confianza del Fuenlabrada desde el primer minuto?

Esta temporada, con la confianza que el club me ha transmitido desde el minuto uno, hemos podido realizar nuestro trabajo y los resultados están siendo positivos.

¿Esta confianza no la ha sentido así en otros equipos?

Exacto. En el Córdoba, después de salvar al equipo, no continué porque no tenían esa confianza en mí y luego me tuvieron que avisar de Segundas.

"Parecía que se olvidaban de que yo ascendí con el Rayo a Primera División"

Sandoval

El final de la campaña pasada fue una pesadilla para ustedes, ¿cómo se vivió desde dentro?

Fue muy duro, pero siempre digo lo mismo y lo digo convencido: "Entró un equipo a ese hotel y salió una familia". Hubo un gran número de momentos que siempre quedaran en la memoria de los que estuvimos en ese hotel. Me acuerdo del día que recibimos las fotos y las imágenes del estadio Fernando Torres lleno de pancartas de ánimo. Esa jornada se vivió algo muy bonito porque todo lo que pasamos se olvidó por unos instantes y, vamos, hasta los que tenían síntomas pensaban en disputar el partido. Otro fue el día que Chico volvió del hospital, los aplausos desde los balcones y en la puerta de cada habitación evidenció que no éramos una plantilla sino una familia.

¿Y el día a día, cómo era?

Una locura que sólo pudimos sacar adelante con trabajo y paciencia. Al final de cada día, presidente, director deportivo, cuerpo técnico y prensa hacíamos un resumen de lo que había acontecido ese día y de cómo íbamos a trabajar al día siguiente. Los futbolistas también hacían una tabla de ejercicios de la que daban parte por la noche. La comunicación era por grupo de Whatsapp o por videoconferencias. Si no hubiéramos trabajado juntos, no lo sacamos adelante.

Por último, ¿cree que se intentó hacer al Fuenlabrada culpable de los errores de otros?

Sí. Se pensaron que al ser este un club pequeño se podía hacer lo que quisieran por guerras externas de la gente de arriba, pero lo que se ha hecho al final es justicia. Aunque con cierta tardanza, todo el mundo del fútbol nos apoyó ante la injusticia que se intentó cometer y eso me hace muy feliz. Nos ganamos con creces jugar otra temporada más en Segunda División.