FÚTBOL

¿Qué fue de Rafa Márquez? El defensa cinco veces mundialista

El exfutbolista mexicano vivió su etapa más exitosa en el Barcelona (2003-10) y jugó su último partido en el Mundial de Rusia 2018.

¿Qué fue de Rafa Márquez? El defensa cinco veces mundialista
Alexander Hassenstein Getty Images

Poco más de dos años han pasado desde que Rafael Márquez Álvarez (13/02/1979, Zamora, Michoacán, México) colgara las botas tras la disputa del Mundial de Rusia 2018. En tierras rusas, el Káiser de Michoacán dejó su nombre escrito en la historia: entró en el selecto grupo de futbolistas que han jugado en cinco Copas del Mundo diferentes. Márquez comparte este récord con el alemán Lothar Matthaus y el también mexicano Antonio Tota Carbajal (Buffon fue convocado en Francia 1998, pero no tuvo minutos). Eso sí, el exzaguero del Barça es el único que ha ejercido la capitanía en todas ellas.

Emblema del fútbol mexicano, Rafa Márquez jugó en el Atlas, el Mónaco, el Barcelona, el New York Red Bulls, el Club León y el Hellas Verona. En el primer equipo mexicano disputó sus últimas temporadas antes de retirarse. Como tantos otros futbolistas históricos, el de Michoacán también ha dado el salto a los banquillos: este mismo verano regresó a España y se encuentra entrenando al Cadete de la RSD Alcalá. Márquez completará así sus prácticas para el título de entrenador UEFA Pro. El primer héroe del fútbol mexicano en el siglo XXI todavía tiene mucho que aportar.

Del Atlas de Guadalajara a Europa

Zamora es una ciudad situada en el Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo, uno de los treinta y dos estados que forman México. Allí nació y creció Rafa Márquez, en un lugar conocido por el cultivo de la zarzamora y la fresa y que fue nombrada así por los descubridores en honor a la ciudad española. Sin embargo, su primer equipo profesional fue el Atlas de Guadalajara, en el estado vecino de Jalisco. Con la zamarra rojinegra debutó en la Primera División de México el 19 de octubre de 1996 y se afianzó en el once inicial en la temporada 1997-98. Entonces jugó 39 partidos y en la siguiente, la 1998-99, firmó una actuación tan destacada que le llegó la oportunidad de dar el salto a Europa.

“Era tan ignorante en ese tiempo que me preguntaban si quería ir a Mónaco y no sabía dónde estaba ese lugar. Me explicaron que era Francia pero sin ser de Francia. Sólo pregunté si era Europa, me dijeron sí y luego dije '¡claro que voy!'”, explicaba Márquez en una entrevista para el periodista argentino-estadounidense Andrés Cantor. Así, en la campaña 1999-00 el defensa mexicano cruzó el charco para subirse al lujoso barco del Mónaco. Con la Rouge et Blanc jugó durante cuatro temporadas, sumando más de un centenar de partidos, marcando cinco goles y siendo pieza clave de un equipo que ganó la Liga, la Copa de la Liga y la Supercopa de Francia.

Rafa Márquez posa con la camiseta del Mónaco el 10 de agosto de 1999.

Durante el verano de 2003, gracias a su extraordinario rendimiento, Márquez —cuentan las crónicas deportivas de la época— tenía a media Europa detrás, pero él se decidió por un club que iniciaba un proyecto de cero, con presidente y entrenador nuevos: el Barcelona.

Rafa Márquez fue el segundo fichaje de Joan Laporta

Y es que en el verano de 2003 el Barcelona encaraba un proceso electoral que es recordado por ser el que mayor número de candidatos presidenciales ha tenido, con un total de seis. Entre los Lluís Bassat, Jaume Llauradó, Josep Martínez-Rovira, Josep Maria Minguella y Jordi Majó se coló un joven abogado, que tenía por cliente —y amigo— a Johan Cruyff, y que prometió dar los mejores años de su vida al Barcelona: Joan Laporta. Con un proyecto joven que tenía como objetivo renovar la plantilla azulgrana y el propio club, Laporta ganó las elecciones e inauguró el verano de fichajes con la llegada del portero turco Rüstü Recber. Aunque esta incorporación tuvo un gran impacto mediático en Turquía y Alemania, no ilusionó demasiado a la afición azulgrana, que sí que vivió con mayor emoción la llegada de uno de los mejores centrales de Europa: el Káiser de Michoacán.

Rafa Márquez, segundo fichaje de Joan Laporta, fue presentado como nuevo jugador del Barça el 9 de julio de 2003 en una rueda de prensa en la que estuvieron presentes el propio presidente culé, el técnico Frank Rijkaard y el director deportivo Txiki Begiristain. "La opción de Márquez es la que más garantiza la salida de la pelota controlada. Necesitábamos a un jugador de estas características, porque todo ha de empezar en la defensa”, apuntaba Begiristain sobre el defensa mexicano que por aquel entonces tenía 24 años y ya era capitán de su selección, con la que había sido internacional en 35 ocasiones.

Presentación de Rafa Márquez con el Barcelona el 9 de julio de 2003. El mexicano, junto a Rijkaard, Joan Laporta y Txiki Begiristain.

Aquel verano también llegaron al Barça Ronaldinho, Quaresma, Luis García, Mario y Gio van Bronckhorst, a los que en el mercado de invierno se sumó Edgar Davids. En la primera temporada de Rafa Márquez como azulgrana no llegaron los títulos, pero poco a poco Rijkaard iba perfilando un equipo campeón. En él, por supuesto, también estaban los Carles Puyol, Xavi Hernández, Víctor Valdés o Andrés Iniesta, que formaban parte de una plantilla que en la 2004-05 fue reforzada con los fichajes de Samuel Eto’o, Deco, Edmilson, Giuly, Belleti... Les recordarán porque, entonces sí, llegaron los títulos.

Márquez, que ya era todo un icono en su país, jugó durante siete temporadas en el Barcelona, sobrepasando en todas ellas los 30 partidos por campaña. Era un fijo. La pareja perfecta de Puyol. Comandando un equipo repleto de estrellas junto a Tiburón Puyol en defensa, el central mexicano acabó ganando cuatro Ligas, tres Supercopas de España, una Copa del Rey, una Supercopa de Europa, un Mundial de Clubes y, lo más importante, dos Champions League.

Rafa Márquez levanta una de las dos Champions que ganó con el Barcelona.

Y es que Rafa Márquez formó parte de dos de los mejores Barça de la historia, el de Rijkaard y el de Pep Guardiola, ya con Messi como punta de lanza. A las órdenes del entrenador catalán, el Káiser de Michoacán completó el sextete y dejó escrito su nombre en la historia del fútbol. No sería la única vez.

Adiós, Barça; hola, New York Red Bulls

El primer futbolista mexicano que vistió la camiseta del Barcelona dijo adiós al club azulgrana en julio de 2010, tras rescindir el contrato que le unía a la entidad hasta 2012. "Esto no un adiós, sino un hasta siempre, aquí he vivido los mejores momentos de mi carrera futbolística. Seré culé hasta la muerte”, afirmó Márquez en su despedida, justo antes de abandonar España con rumbo a Estados Unidos. En la MLS, Márquez jugó con la camiseta de los New York Red Bulls desde 2010 hasta 2012. Después, en diciembre de 2012, fichó por el León de su país. Con los panzas verdes se proclama campeón de la Liga MX, convirtiéndose así en el primer mexicano que ganaba tres torneos en tres países diferentes: Mónaco (Francia), Barcelona (España) y León (México). Otra vez el Káiser de Michoacán dejaba escrito su nombre en la historia.

Rafa Márquez, que en agosto de 2014 todavía tenía gasolina para rato, decidió regresar a Europa ese verano. Su destino fue el Hellas Verona de la Serie A. En el equipo italiano disputó casi cuarenta partidos antes de volver al primer equipo de su vida profesional: el Atlas. Dieciséis años después de su marcha, en 2015, el de Michoacán regresaba al club que le vio nacer como estrella. Con la elástica rojinegra jugó tres temporadas más, hasta que en la 2017-18 anunció que se retiraría al finalizar la campaña. El 29 de abril de 2018, en Pachuca, Márquez disputó su último partido como jugador de clubes.

No fue el último de su carrera como futbolista porque el central de Zamora iba a volver escribir su nombre en el escalón más alto de la historia del fútbol antes de colgar las botas de forma definitiva.

Rafa Márquez, un jugador de época para México

Cuando alguien piensa en la Tricolor hay tres o cuatro jugadores que le vienen a la mente: Hugo Sánchez, Antonio Carbajal, Cuauhtémoc Blanco, y, por supuesto, Rafa Márquez. Considerado el primer héroe del fútbol mexicano en el siglo XXI, el Káiser de Michoacán disputó 149 partidos con México, marcando 18 goles y ganando una Copa FIFA Confederaciones, una CONCACAF y dos Copas de Oro. Su nombre siempre estará entre los más grandes de la historia gracias a su participación en cinco Mundiales: Corea y Japón 2002, Alemania 2006, Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018.

Y es que, después de que Márquez anunciara su retirada en el Atlas, el seleccionador mexicano Juan Carlos Osorio le convocó para acudir a la Copa del Mundo de Rusia. Allí, concretamente en el Luzhniki Stadium de Moscú, hizo historia al saltar al terreno de juego, con 39 años, en la victoria de México ante Alemania el 17 de junio de 2018.

Rafa Márquez jugó el 17 de junio de 2018 en la victoria de México ante Alemania en Rusia 2018, sumando así cinco participaciones en Mundiales.

Tras este histórico récord, que comparte con su compatriota Carbajal y con el legendario Matthäus, el Káiser de Michoacán colgó las botas. Ahora se encuentra emprendiendo un nuevo camino en los banquillos.

El siempre elegante Rafa Márquez —dentro y fuera de los terrenos de juego— ha regresado a España este mismo verano y se encuentra entrenando al Cadete A de la RSD Alcalá. De esta forma, completará las prácticas que necesita para obtener el título de entrenador UEFA Pro. Con que le vaya la mitad de bien que como jugador, hay técnico para rato...