FC BARCELONA

¿Qué fue de Oleguer? El futbolista que sí se metió en política

Antifascista e independentista, el que fuera defensa del Barça se retiró tras su paso por el Ajax, con 31 años. Tiempo después, fue en las listas de Crida per Sabadell y la CUP.

¿Qué fue de Oleguer? El futbolista que sí se metió en política
RODOLFO MOLINA DIARIO AS

"Queremos deportistas que se dediquen a la práctica de su profesión. Si quisiéramos gente que hable de política seguramente optaríamos por patrocinar a un político", así justificó Benjamín Clarí, entonces consejero delegado de Kelme, que la marca rescindiese el contrato de patrocinio que tenía con el futbolista Oleguer Presas (Sabadell, 02/02/1980) después de que el jugador sabadellense publicase en el semanario catalán La Directa y Berria el artículo ‘Fede Ona’ —‘Buena fe’ en castellano—, en el que cuestionaba el Estado de Derecho en España por la situación del preso etarra en huelga de hambre Iñaki de Juana Chaos. Y es que aquel 7 de febrero de 2007 se armó tal revuelo que hasta el propio Joan Laporta, presidente del Barça, tuvo que reprender públicamente a Presas: "Creemos que cometió un error, pero a la vez digo que no hay que criminalizarle".

El entonces máximo dirigente azulgrana también afeó al futbolista que utilizara las "instalaciones" del club para abordar el asunto en una comparecencia realizada en el Camp Nou. Oleguer respondió a las preguntas de la prensa en la víspera de la publicación de aquel artículo. "He querido utilizar el caso de De Juana Chaos para hacer una crítica del denominado Estado de Derecho y para cuestionar la verdadera independencia del poder judicial y el poder político", explicaba el defensa catalán, que calificó su escrito como un artículo "reflexivo". Aquella tarde Presas dejó claro lo que en otras tantas ocasiones confirmaría: "Siempre hago las cosas porque me siento bien haciéndolo y tengo clara la repercusión que tengo; no voy a cambiar por el hecho de estar aquí".

¿Qué fue de Oleguer? El futbolista que sí se metió en política

Captura de televisión de la campaña de apoyo a las Selecciones catalanas, en la que participó Oleguer.

Antes de eso, el futbolista azulgrana ya se había posicionado en otras cuestiones que crearon polémica, como el no a la Constitución Europea o la reivindicación de las selecciones deportivas catalanas, e incluso había sido el centro de atención en la concentración de España en diciembre de 2005. Oleguer acudió al llamado de Luis Aragonés en medio de los rumores sobre su renuncia y justo después del intento de Esquerra Republicana per Catalunya de modificar la ley del Deporte para que se acudiera a la Selección de forma voluntaria y no obligatoria. Lo que ocurrió después, ya es historia del fútbol español y de un jugador que, años después, fue en las listas de Crida per Sabadell y de la CUP.

Oleguer, de la UDA Gramanet a titular en una final de Champions

Oleguer Presas nació hace 40 años en Sabadell, Cataluña, lugar en el que creció y que, como otras tantas circunstancias, marcaron su desarrollo como futbolista y como persona. Hijo de Mercé Renom, una reputada historiadora experta en movimientos sociales en Cataluña, el que fuera futbolista del Barça empezó jugando en los equipos de su alrededor: Lepanto, Sant Gabriel, y UDA Gramanet. Desde la Grama, con el que llegó a jugar en Segunda B, llegó al filial azulgrana. Oleguer tenía 21 años cuando fichó por el Barça B, en el que estuvo durante dos temporadas y media, hasta que dio el salto al primer equipo. El defensa sabadellense debutó en partido oficial en Liga el 12 de enero de 2003, ante el Málaga (0-0). 

Oleguer, en un entrenamiento con el Barça en la temporada de su debut, la 2002-03.

Presas no fue ningún niño prodigio del fútbol. Iba para 23 años en su primer partido con la elástica azulgrana. Sin embargo, su gran capacidad de trabajo e inteligencia para ocupar espacios en defensa provocaron que se convirtiera en un futbolista importante para Frank Rijkaard. Su participación fue creciendo poco a poco. Consciente de sus virtudes y también de sus limitaciones, jugaba junto a Carles Puyol en el centro de la defensa o como lateral, según lo requería el entrenador neerlandés.

La temporada de su debut (2002-03), el defensa catalán acabó participando en cinco encuentros. En la 2003-04, jugó 24 partidos; en la 2004-05, 44 choques; y en la 2005-06, 49, la que más partidos disputó en su carrera deportiva. Oleguer jugó 33 partidos de Liga, tres de la Copa del Rey, dos de la Supercopa de España y 11 de la Champions League. En París, el 17 de mayo de 2006, en la quinta final de la Liga de Campeones en la historia del Barça, Oleguer, aquel chico de la Grama, fue titular. Aunque no fue su mejor actuación —y acabó siendo sustituido en el 71’—, el sabadellense se coronó y levantó la segunda Copa de Europa azulgrana. En la vuelta de honor, se le pudo ver con la bandera estelada roja, la de izquierdas...

Oleguer disputa un balón ante Henry, en la final de la Champions League jugada por el Barça el 17 de mayo de 2006 ante el Arsenal.

Desalojo del bar Bemba y su marcha al Ajax

Claro que cuando Oleguer dio la vuelta de honor en el Estadio de Francia de París, en 2006, el futbolista ya se había significado políticamente en varias ocasiones. El 27 de septiembre de 2003, en el inicio de la temporada en la que acabaría siendo profesional con el Barça, la policía mandaba desalojar, por la denuncia de ruidos de los vecinos, el bar Bemba de Sabadell. El lugar, frecuentado por activistas de izquierdas, celebraba su cierre porque no le renovaban el contrato de alquiler y la noche acababa con 20 heridos y 11 jóvenes pasando la noche en el calabozo. Entre ellos, Oleguer. Las personas afectadas por las cargas en el desalojo hablaron de "brutalidad policial", mientras que los agentes defendían que un grupo reducido de jóvenes les había lanzado piedras y botellas.

Tras 15 años, en marzo de 2018, tanto Presas como los otros diez acusados de atentado y resistencia a la autoridad fueron absueltos. En la sentencia, el juez se mostró especialmente contundente con el entonces alcalde de Sabadell, el socialista Manuel Bustos, por ordenar unas cargas policiales de su grupo antidisturbios que ese mismo día se estrenó con el afán de "probar" —dice la sentencia— su funcionamiento contra un colectivo que se había mostrado pública y reiteradamente contrario a su gobierno. De hecho, el propio Oleguer, durante su carrera en el Barça cargó varias veces contra Bustos. Su primer gol con la camiseta del Barça, en abril de 2005 en La Rosaleda, se lo dedicó a David, un chico de 14 años de Sabadell que había sido detenido por pegar adhesivos con mensajes antifascistas en contra del alcalde de la ciudad. Un día después, el central del Barça hacía estas declaraciones en Catalunya Radio: "Yo creo que la violencia existe, es la violencia fascista y la violencia institucional o crispación o tensión que genera la actitud del Ayuntamiento (el cual gobernaba Bustos)".

Pancarta de la afición del Camp Nou en el Barça-Sevilla del 11/12/2005 en la que se puede leer "Oleguer, no hi vagis", "Oleguer no vayas", en referencia a la llamada de la Selección española.

Ese mismo año, 2005, Oleguer lo cerraba con otra de las grandes polémicas de su carrera: el no a la Selección española. El 12 de diciembre, ante casi un centenar de medios de comunicación, el defensa de Sabadell llegó al hotel de concentración de la Selección española a las 11:26 horas. España, a las órdenes de Luis Aragonés, celebraba una jornada de convivencia en Madrid con la vista puesta en el Mundial de Alemania 2006. El entonces 23 del Barça había participado en la campaña 'Una nación, una selección' a favor de las selecciones catalanas antes de su convocatoria, pero el Sabio de Hortaleza nunca le juzgó: "He conocido a jugadores que han defendido la camiseta de tres equipos y no ha pasado nada. No pediré la afiliación política ni religiosa de nadie. No pregunto si son independentistas ni nada. Simplemente no pregunto. En la Federación, hay unas fichas de futbolistas que pueden ser seleccionados y yo convoco". 

Valdés, Oleguer e Iniesta, llegando a la concentración de la Selección española en diciembre de 2005.

La llamada de Aragonés, sin embargo, no se repitió. Oleguer no acudió al Mundial y nunca llegó a vestir la camiseta de España. Ya en 2007, tras la publicación del artículo sobre el etarra De Juana Chaos, la situación del sabadellense en el fútbol español se hizo "irrespirable" —así lo cuenta Quique Peinado en su libro Futbolistas de Izquierdas—, y finalmente, en 2008, tras cuatro buenas temporadas en el primer equipo del Barça, Presas ficha por el Ajax. En el equipo de Ámsterdam juega tres temporadas, disputando 38, 14 y 9 partidos, respectivamente. En 2011, con sólo 31 años, cuelga las botas.

Antes de eso, el jugador catalán ya había escrito el libro Camí d’Ítaca (2006), junto con su amigo y poeta Roc Casagran, presentado ante la prensa catalana en el centro social okupado Can Vies, en el barrio de Sants; y había participado en La Patria del Gol (2007), de Daniel Gómez Amat, en el que también hablaba de fútbol y política. "Soy plenamente consciente de dónde me estoy metiendo en el momento de hacer las cosas. Me 'mojo' porque quiero y porque creo que es lo que tengo que hacer y decir, porque soy así y tengo estas ideas", afirmaba en el libro.

Oleguer, entrenando junto a Messi días antes de fichar por el Ajax en julio de 2008.

El no a España y el Oleguer más implicado

Un año después de poner punto y final a su carrera futbolística, Oleguer, tan comprometido con sus ideas como siempre, integra la lista de la CUP en las elecciones a la Generalitat en 2012. Lo hizo de forma simbólica, en última posición, pero el exdefensa azulgrana realizó campaña activa por este partido. En una entrevista en Nació Digital evita hablar de fútbol, pero en Rac1, en el programa El Mon, sí lo hace y cuenta, finalmente, lo que era un secreto a voces: dijo no a la Selección española. "Le expliqué a Luis (Aragonés) que creía que si no hay la suficiente implicación o sentimiento, es mejor que vayan otras personas. Me negué a jugar, no soy consciente de cómo fue la charla. No recuerdo los detalles, estaba nervioso", explicaba el sabadellense. Más tarde, en 2018, durante una entrevista en la revista Panenka, se mostraba más contundente: "Yo en el fútbol he intentado siempre estar comprometido y dar el 100%, y no me sentía con este compromiso para una selección nacional que no me representa de ninguna manera. Al contrario, que me genera rechazo y aversión por lo que representa".

También en 2015 Oleguer integró las listas de otra formación política, en ese caso de Crida per Sabadell (formada por Entesa per Sabadell, CUP y Moviment Popular de Sabadell). Fue el número 23, el dorsal que lucía durante su etapa en el Barça.

Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Barcelona, Presas nunca ha dejado de lado sus ideas ni su ciudad y ha seguido implicado en la vida social de Sabadell. "Estoy en política desde la base, donde siempre me ha gustado estar. Para mejorar las condiciones de la gente con las convicciones que tengo, desde el trabajo diario", explicaba en una entrevista en Catalunya Radio hace apenas un año. Además, se le ha visto apoyar el boicot a Puma promovido por atletas palestinos y secundado por otros de diferentes nacionalidades debido al patrocinio que la marca hace a la IFA (Asociación de Fútbol de Israel). "El fabricante mundial de ropa deportiva está involucrado en violaciones del derecho internacional y los derechos humanos. Puma es el principal patrocinador de la IFA, que incluye equipos en asentamientos ilegales de Israel en territorio palestino ocupado", reza el comunicado del grupo de deportistas.

Y, por supuesto, Oleguer tampoco ha dejado de lado el fútbol: mixto, autogestionado y de iniciativa popular. Así es uno de los últimos proyectos deportivos en los que ha estado implicado Oleguer. En 2019, el exdefensa del Barça fue entrenador de un grupo de niños y niñas en el antiguo cuartel de la Guardia Civil de Sabadell, entonces okupado por el colectivo 'Volem la Caserna' ('Queremos el cuartel'). "La intención no es crear futbolistas, sino personas. Queremos conducirlos para que aprendan y que ellos mismos, ante los retos, vayan evolucionando y formándose", contaba Presas en Nació Digital.

Así es la vida después de colgar las botas de Oleguer Presas, un jugador cuya carrera estuvo marcada por una frase que él mismo contaba en La Patria del Gol, y es que "el Oleguer futbolista no puede separarse del Oleguer como ser social".