FÚTBOL FEMENINO

El Atlético, con más francesas que españolas en su once

Dani González alineó a un equipo ante el Granadilla con Amanda y Aleixandri como únicas españolas. Desde el banquillo entraron dos más: Meseguer y Bernabé.

Jugadoras del Atlético de Madrid en el partido ante el Granadilla.
JAVIER GANDUL DIARIO AS

El Atlético Femenino presentó el pasado sábado ante el Granadilla (1-1, con goles de Van Dongen y Pisco) su alineación más internacional. Con sólo dos jugadoras españolas en su once de inicio (Amanda y Laia Aleixandri), el equipo rojiblanco tenía en sus filas hasta siete nacionalidades diferentes (francesa, española, brasileña, venezolana, australiana, holandesa e inglesa), añadiéndose con los cambios otros acentos como el colombiano o el italiano. En este sentido, sobresale que España no fue el país más representado en el once colchonero, sino que lo fue Francia, con la portera Pauline Peyraud-Magnin, la defensa Kazadi y la atacante Laurent. Además, las españolas contaron con tanta presencia de inicio como las inglesas, que también presentaron dos jugadoras en el once (Jade Moore y Duggan).

Sin duda, se trata de uno de los onces más plurales de la historia de este equipo, que ha visto marchar a algunas españolas de sumo peso en el equipo durante el pasado mercado invernal como Ángela Sosa (Betis) o Lola Gallardo (Olympique de Lyon). Tampoco han ayudado las sensibles bajas de cara a este inicio de temporada: la extremeña Menayo, a la que le ha apartado de la titularidad en el lateral diestro una grave lesión de rodilla por la que ha tenido que ser operada, o la centrocampista balear Virginia Torrecilla, baja de larga duración por un tumor cerebral.

De este modo, el Atlético representa una auténtica Torre de Babel en todas y cada una de sus líneas. La portería fue ocupada por Peyraud-Magnin y, en la defensa, nos encontramos con Kazadi (Francia), Aleixandri (España), Van Dongen (Países Bajos) y Kylie Strom (Estados Unidos), entrando ante del descanso, en el minuto 39 la italiana Alia Guagni para ocupar el lateral zurdo en sustitución de Kazadi. Si proseguimos por la sala de máquinas aparecen representantes de Inglaterra (Jade Moore) o España (Amanda Sampedro). Mientras, en perfiles atacantes se hallan cuatro nacionalidades diferentes: Duggan (Inglaterra), Laurent (Francia); Deyna Castellanos (Venezuela) y Ludmila (Brasil).

Los cambios dieron un aire español al equipo, con la entrada de la canterana y defensa madrileña, Alejandra Bernabé, y la internacional española, Silvia Meseguer, que dieron relevo a la inglesa, Jade Moore, y a la joya venezolana, Deyna Castellanos, en la recta final del partido. Una presencia española que se vio reducida tras la salida de Amanda Sampedro, que fue sustituida por la australiana Chidiac en el 81'.

La plantilla rojiblanca, con 13 nacionalidades diferentes

Con trece idiomas distintos en su plantilla, el nuevo Atlético se mantiene como uno de los equipos con más extranjeras de la Primera Iberdrola. El acento español (6) y el francés (4) son los más predominantes del vestuario. Como representantes de España tenemos a dos de los pesos pesados del vestuario, como la histórica capitana Amanda Sampedro o Silvia Meseguer. A estas se suman españolas como Carmen Menayo, Laia Aleixandri, Majarín o Virginia Torrecilla. Ninguna de las españolas ha llegado como fichaje este verano, siendo la última de ellas la más novata del equipo, en el que afronta su segunda temporada.

La balear, que fue operada hace unos meses de un tumor cerebral, es baja por el momento para el conjunto de Dani González. Sí que encontramos nuevas caras entre las francesas que integran la plantilla rojiblanca, siendo fichajes tres de las cuatro representantes del país galo: Kazadi, Laurent y Preyraud. A ellas se suma la defensa Tounkara, que ya lleva varias temporadas como rojiblanca. A la nacionalidad francesa le sigue la inglesa, que se convierte en la tercera más presente, con la delantera Duggan, también en su segundo año como rojiblanca, y la recién fichada Jade Moore.

El resto del equipo se reparte por alrededor del mundo, concretamente en tres continentes: Europa, Oceanía y América, con un mayor número de jugadoras comunitarias que de extracomunitarias. Con sello europeo tenemos a la portera Lindahl (Suecia), la defensa Guagni (Italia) y Turid Knaak (Alemania), las tres recién llegadas durante este periodo estival. Desde el otro lado del océano se suman hasta cinco futbolistas: Ludmila (Brasil), Charlyn (México), Deyna Castellanos (Venezuela), Leicy Santos (Colombia) y Kylie Strom (Estados Unidos). Por su parte, la única representante de Oceanía es Chidiac, de nacionalidad australiana.

En el partido de la final a ocho de la Champions que se disputó el pasado 21 de agosto ante el Barça (derrota 0-1), el Atlético ya evidenció su gran multinacionalidad. Y es que Dani González alineó de inicio a jugadoras de ocho nacionalidades diferentes. La alineación fue la siguiente: Lindhal (Suecia); Guagni (Italia), Tounkara (Francia), Van Dongen (Holanda), Menayo (España), Strom (Estados Unidos); Amanda Sampedro (España), Moore (Inglaterra); Knaak (Alemania), Duggan (Inglaterra) y Sosa (España). Además, entraron desde el banquillo Chidiac (Australia), Laurent (Francia) y Anita Marcos (España), sumando una nacionalidad diferente más. En este sentido, cabe destacar que tras el encuentro europeo, el conjunto madrileño sufrió la dolorosa marcha de Ángela Sosa. La mediocentro sevillana, que ha sido su valor más seguro en los últimos años, puso rumbo al Betis, sumando un problema más a un Atlético que no deja de acumular infortunios...