REAL MADRID

Camavinga es el hombre

Sus actuaciones de esta temporada (con el Rennes y la selección francesa) han cargado de razones a Zidane y Juni Calafat, que recomendaron su fichaje.

La progresión de Camavinga es imparable, uno de los casos más sorprendentes vividos en el fútbol moderno, sólo comparable a la reciente irrupción de Mbappé. El joven de 17 años está cargando de razones a los que defienden su fichaje en el Real Madrid, principalmente Zidane y el jefe de scouting, Juni Calafat. Éste último, como informó en exclusiva AS, fue el encargado de establecer los primeros contactos con el futbolista el pasado verano. Camavinga se convirtió, primero, en el jugador más joven de los nacidos en 2002 en debutar en una de las cinco grandes Ligas. Tenía sólo 16 añitos. Luego, en el más joven de la historia en marcar en la 'Ligue 1'… Pero hay más.

Esos récords domésticos ya se le quedan cortos al centrocampista. Camavinga también brilla con la selección campeona del mundo de la mano de Deschamps, que ha apostado decididamente por él. El 8 de septiembre se convirtió en el jugador más joven en vestir la camiseta de Les Bleus con 17 años y 9 meses. Y fue el miércoles, en el partido ante Ucrania, cuando puso la guinda: tercer futbolista más precoz en ser titular con Francia, tras Julien Verbrugghe, que lo fue con 16 años y 10 meses en 1906 y Maurice Gastiger, que jugó de inicio con 17 años y 4 meses en 1914; y segundo más joven en marcar sólo después del registro que logró el propio Maurice Gastiger en 1914. El de Camavinga ante Ucrania fue un golazo, un escorzo inteligentísimo para marcar de media chilena estando de espaldas a la portería.

Es lógico que en el Madrid estén siguiendo muy de cerca las evoluciones del medio que fue una petición expresa de Zidane. Sin embargo, la crisis financiera existente en el club, afectado por la caída de los ingresos que ha provocado el coronavirus, hizo imposible que ni siquiera el Madrid planteara su fichaje este verano. Una auténtica decepción para el joven futbolista, que ya había dejado claro al Madrid, a través de su agente Mousa Sissoko (el mismo que lleva los asuntos del barcelonista Dembelé) que hubiera estado encantado de vestir de blanco…

Cuando supo Sissokó que el Madrid no iba a fichar a nadie este verano trasladó un mensaje al Madrid: Mi jugador no va a renovar, al menos de momento, pero no podemos asegurar que esté disponible para el Madrid el próximo verano”. Era un aviso a navegantes. Quizá una oportunidad perdida. Hay otros grandes de Europa detrás del jugador revelación, los más importantes, Juve y PSG, y los más destacados de la Premier. En el Madrid ahora empiezan a tener el convencimiento de que Camavinga es el hombre, el refuerzo ideal para el centro del campo, pero también es evidente, que conforme pasen los meses y con el escaparate añadido de la Champions, será más difícil ficharle.

En el verano de 2021, además, el Madrid tiene que acometer otra operación estratégica fundamental, el fichaje de Mbappé. Y existe la incertidumbre de si los ingresos seguirán cayendo, más aún mientras en España no pueda entrar gente a los estadios. Camavinga termina contrato en 2022 y el Rennes está intentando con todas sus fuerzas renovarle. De momento, el jugador emplazó esa posibilidad al próximo mes de enero. El nuevo director deportivo del club del noroeste de Francia, Florian Maurice, dijo nada más llegar que “cualquier equipo que quiera a Camavinga deberá pagar 80 millones”. Que le pusieran precio, sobre todo uno tan elevado, sentó muy mal al entorno del futbolista, que en el pasado mercado estimaba que podría salir por 50-60 millones… El próximo verano estará en último año de contrato, el momento ideal para salir a buen precio… salvo que su explosión sea definitiva en el fútbol mundial. Todo es una incógnita en su caso.