AMISTOSO | SUIZA 1 - CROACIA 2

Pasalic brilla en un partido en el que Modric jugó 15 minutos

Croacia ganó a Suiza tras remontar un encuentro que comenzó perdiendo. Pasalic y Brekalo le dieron la vuelta al tanto de Gavranovic.

Crónica del Suiza-Croacia: gol de Pasalic.
FABRICE COFFRINI AFP

Viendo el cartel, el Suiza-Croacia era uno de los mejores partidos que se podían ver este miércoles en Europa. Dos equipos de nivel, clasificados para la Eurocopa y con grandes nombres en sus selecciones, sobre todo por la parte croata. El problema de los amistosos, y más postpandémicos, es que los seleccionadores tienden a rotar a sus jugadores de cara a los partidos oficiales. Dalic, técnico del conjunto balcánico, no escatimó en cambios en su once habitual y dejó en el banquillo a Modric, Perisic, Lovren y Brozovic, nada menos, cuatro de los indiscutibles en Rusia 2018, cuando Croacia fue subcampeona del Mundo. Suiza pusó más carne en el asador con un equipo más similar al que utilizaría Petkovic en un partido importante y eso se notó en la primera media hora de juego.

La superioridad de Suiza en los primeros compases se hizo notar con ocasiones que Xhaka y Rodríguez no supieron aprovechar pero sí Gavranovic, que con un cabezazo perfecto remató abajo y pegado al poste un centro del propio Xhaka. Tras el gol, los suizos levantaron el pie del acelerador y Brekalo, tras un pase de Bradaric desde la izquierda, hizo el empate poco antes del descanso con un remate de primeras de '9' puro, posicionando su cuerpo para rematar con la zurda al palo corto. Croacia se marchó al vestuario con mucho más premio del que merecían sus primeros 45 minutos.

Dalic movió el banquillo en la segunda parte y dio entrada a Brozovic. No mejoró el juego de Croacia pero sí fue un equipo más rocoso. El partido se trabó en el medio y entre tanto alboroto en el centro del campo, Budimir y Pasalic se equivocaron e hicieron una jugada vertical. El primero corrió al espacio y esperó a que el del Atalanta llegara desde atrás para servirle un balón más que apetitoso y que el mediapunta supo convertir en una delicatessem, con un toque sútil, para hacer su primer tanto como internacional. Ya con el marcador a favor, entraron Modric y Perisic para controlar un partido que Croacia ganó con más oficio que brillantez.