CELTA 0-BARCELONA 3

1x1 del Barcelona: Messi no entiende de maldiciones

Hacía cinco años que Leo no ganaba en Balaídos y siete que no marcaba. El crack estuvo cerca de romper ambas: ganó el equipo con solvencia y rozó en varias ocasiones el gol.

Así fue la actuación de los jugadores del Barça en la victoria, cinco años después, en Balaídos, con goles de Ansu Fati, Olaza en portería propia y Sergi Roberto, y tras la expuslión de Lenglet.

Neto: Su mejor partido en el Barcelona. Seguro en los balones centrados al área, contundente en los despejes y solvente en la salida de balón con el pie. Tuvo una actuación tan soberbia que hasta por unos momentos hizo olvidar a Ter Stegen. Tuvo también un poco de fortuna, ya que el palo repelió un balón que se metía dentro, aunque parte del mérito fue de Sergi Roberto, que puso la pierna ‘in extremis’.

Sergi Roberto: Grandioso. Y no sólo por el gol, marcado en el último suspiro del partido, sino porque evitó que el Celta marcara, poniendo justo la pierna en un remate a bocajarro de Baeza. Su capacidad de trabajo y sacrificio, en una condiciones climatológicas tan adversas, fueron encomiables. Parece que la llegada de Dest le ha puesto las pilas al de Reus.

Piqué: Otro partido donde rozó la perfección. Estuvo a punto de ser expulsado con roja directa, pero afortunadamente la jugada venía de fuera de juego. Disciplinado tácticamente, resolvió todas sus acciones con sentido y acierto.

Lenglet: El francés estaba completando un partido perfecto, tanto en anticipación como en la salida de balón, cuando Del Cerro Grande decidió expulsarlo, por doble amonestación, ante la estupefacción general de Koeman y el resto de compañeros. Corría el minuto 42 y el Barcelona se quedaba con diez. La segunda amarilla tras el empujón a Denis Suárez es muy rigurosa y aún más sabiendo que el jugador arrastraba ya una amarilla, también muy discutible, tras una acción con Gabri Veiga. El central además no estará el domingo ante su ex equipo, el Sevilla, al cumplir partido de sanción.

Alba: Koeman está sabiendo sacar las mejores virtudes del lateral izquierdo. Está a un nivel sobresaliente, tanto defensiva como ofensivamente. Ahora mismo todo lo que no sea que Luis Enrique le llame a la selección sería una injusticia.

Sergio Busquets: Buen partido del de Badia, que se mueve como pez en el agua, teniendo a un jugador cubriéndole las espaldas. Supo romper las líneas gracias a sus pases de tiralíneas. Parece que está encontrando un sistema donde no sufre tanto defensivamente y se siente más arropado.

De Jong: Completísimo. Todo lo que hace tiene sentido. Lo hace tan fácil que a veces parece que esté jugando en el patio de su casa o en la plaza del pueblo. Su capacidad de dar juego, ofrecerse, combinar y romper líneas es insuperable. El holandés ha renacido con la llegada de su compatriota en el banquillo y con el nuevo sistema del doble pivote.

Coutinho: Otro que parece totalmente diferente al jugador que llegó hace dos años al Barcelona. El brasileño movió la pelota cómo y cuándo quiso, sintiéndose protagonista y dando sentido al juego ofensivo. Se entendió perfectamente con Fati y Messi.

Messi: Esta semana ha hecho definitivamente las paces con todo el barcelonismo, fuera y dentro del club. Lo hizo primero con un mensaje institucional a través del diario Sport y lo condimentó en el campo con un partido espectacular. No marcó, pero rozó el gol en varias ocasiones, con dos intentos incluso de gol olímpico. En la jugada del segundo gol, pese a que finalmente se dio a Olaza, todo el mérito es suyo, con un eslalon marca de la casa.

Ansu Fati: No tiene techo. Este chaval ha nacido para dar grandes alegrías a la afición. Marcó un gol de auténtico ‘killer’ en la primera oportunidad que tuvo franca dentro del área, utilizando la puntera como recurso. Cuando fue sustituido, Koeman le volvió a regalar una felicitación pública. Seguramente, el holandés debe respirar más tranquilo con jugadores de este nivel en el campo.

Griezmann: Participó más en el bloque alto y estuvo mucho más dinámico con el balón en los pies, pero sigue teniendo problemas evidentes de conexión con sus compañeros. Partiendo desde la derecha, tuvo momentos interesantes, pero que no pudo acabar de concretar, sobre todo tras un gran centro de De Jong, que un mal control le acabó frustrando. Fue el sacrificado por Koeman, cuando forzado por la expulsión de Lenglet, tuvo que colocar a un central en el campo.

Sustituciones

Araujo: No se complicó la vida y cuando veía que no tenía salida de balón, optaba por balonazo y punto. Tuvo un partido más que correcto, en los 50 minutos que jugó, cometiendo muy pocos errores. Será titular ante el Sevilla y este partido le servirá para coger confianza.

Pedri: El canario tiene algo diferente. Se atreve a hacer tacones y siempre mira a puerta. Sus pases al espacio son tremendamente eficaces. En los veinte minutos que jugó dio un recital de saber estar en el campo. Hay mimbres aquí.

Trincao: El portugués se puso en la banda derecha, quiso hacer muchas cosas y salió un poco acelerado, pero dio amplitud al campo y además le puso fe a la hora de defender.