SERIE A

Thiago Motta mejora la nota de Pirlo con "El valor del balón"

El excentrocampista del Barcelona, ya con experiencia como técnico, ha sido el mejor de la promoción en el UEFA Pro de Coverciano. Sacó un punto más que el entrenador de la Juve.

Paris Saint-Germain's Italian midfielder Thiago Motta looks on during a training session at Saint-Germain-en-Laye on the outskirts of Paris on February 9, 2018.  / AFP PHOTO / ALAIN JOCARD
ALAIN JOCARD AFP

Durante estos días se ha seguido con expectación en Italia la camada de técnicos italianos que en Coverciano buscaban laurearse con el título UEFA Pro. La principal razón era que Andrea Pirlo, el nuevo entrenador de la Juventus, buscaba licenciarse para poder oficiar sin ayudas como primer técnico. Evitar lo que se conoce en el argot que su ayudante pusiera el carnet de entrenador para que él pudiera ejercer. El técnico de la Juve lo consiguió y, además se ha llevado los aplausos por su gran tesis "El fútbol que quiero" en la que hablaba ampliamente de las influencias de Cruyff y Guardiola en su manera de entender el juego y de lo que intentará poner en práctica. Un 107 sobre 110 puntos, ganándose la admiración de muchos en una camada en la que aparecer grandes nombres del fútbol italiano como Montero, Samuel, Chivu, Bonera, Montero, Mirko Conte, Cassetti, Palombo o De Santis. Pero Pirlo no fue el mejor...

El número uno de la promoción ha sido Thiago Motta, que ha batido al Maestro por un solo punto. El excentrocampista del Barcelona y del Atlético se ha llevado todos los honores. El italo-brasileño defendió una tesis titulada "El valor del balón. Instrumento del oficio en el corazón del juego" en el que ha relatado un profundo análisis en la relación de la pelota como gran objeto de deseo del niño, el balón como instrumento social y lenguaje universal. Motta se ha detenido en factores psicológicos, llegando hasta el hecho del que quiere siempre la pelota en contraposición del jugador que se esconde. Además, Motta ha relatado su experiencia de lo más dispar, desde la propuesta de la escuela del Barcelona a la verticalidad que aprendió bajo la tutela de Gasperini o Mourinho. La idea de fútbol de Motta, ya puesta sobre el verde en equipos como el Geona, es la posesión orientada a la verticalización. El técnico aboga por "nunca esconderse en el terreno de juego, ofrecer más soluciones de pase y recuperar la posesión de inmediato".