ESTADOS UNIDOS

Crece el desembarco de Estados Unidos en Europa

Con el debut de Konrad de la Fuente en el Barcelona y Weston McKennie en la Juventus, son cada vez más los jóvenes prospectos estadounidenses en jugar en grandes clubes de Europa.

Crece el desembarco de Estados Unidos en Europa
US SOCCER

El país donde el término fútbol no se utiliza para referirse precisamente al deporte que creemos, sino más bien al que nosotros conocemos como fútbol americano; o, por contra, en el que se le llama 'soccer', está empezando a recoger sus primeros frutos del exhaustivo trabajo de desarrollo que han llevado a cabo. Cada vez son más los jóvenes futbolistas de Estados Unidos en cruzar el charco a una temprana edad para enrolarse en las mejores canteras de Europa.

El sábado 12 de septiembre, Konrad de la Fuente hizo historia. A sus 19 años de edad, se convirtió en el primer estadounidense en jugar con el primer equipo del Barcelona. Y que, para más inri, renovó hasta 2022 con una cláusula de 50 millones (con posibilidades de subir a 100 en función de objetivos). Un día más tarde, el 13 de septiembre, Weston McKennie hizo lo propio con la Juventus, equipo que le fichó este mismo verano desde el Schalke 04 de la Bundesliga, y que estará a los mandos de, nada más y nada menos, que un erudito del fútbol como es Andrea Pirlo.

No obstante, para conseguir este sueño, antes se han tenido que dar unos pasos de forma minuciosa para lograr ese desarrollo que antes apenas existía. Todo esto comienza, como no, con la fundación de la propia Major League Soccer (MLS), la liga de fútbol profesional de Estados Unidos, en 1993, aunque no arrancó hasta 1996. De ahí, y su crecimiento exponencial año a año, también hay que sumarle mérito sobre todo a raíz de la inversión de las franquicias en sus Academias mediante los conocidos como contratos de 'Homegrown-Player', una de las reglas de la liga que permite a cada equipo firmar contratos a sus jugadores de la cantera para el primer equipo.

Christian Pulisic, precursor en el desembarco

Por ello, es a través de ellas el cómo Estados Unidos está exportando más talento que nunca. Christian Pulisic, actual número 10 del Chelsea y ex del Borussia Dortmund, llegó al club alemán con apenas 16 años después de despuntar en el ya extinto Programa de Desarrollo de la 'US Soccer'. Ya en la cantera amarilla dio sus pasos de madurez futbolística para terminar debutando con el primer equipo con 17.

Christian Pulisic hereda y lucirá el nº10 del Chelsea esta temporada.

Y es que, precisamente, Alemania es el país más seleccionado por estos jóvenes para seguir desarrollando sus carreras en Europa. Gran parte de culpa la tiene, como no, el trabajo de scouting de dichos clubes alemanes, poniendo cada vez más ojos en Estados Unidos. Sin ir más lejos, Weston McKennie, debutante hace unos días con la Juventus, llegó al Viejo Continente desde la Academia de FC Dallas. El texano, tras foguearse en la cantera de la franquicia de su estado natal, rechazó el contrato con el primer equipo para emigrar y firmar con el Schalke 04 con la mayoría de edad recién cumplida.

Justo de esa misma cantera salió Chris Richards, central de sólo 17 años que ya ha llegado a debutar con el Bayern de Múnich. Es uno de los defensas más prometedores de Estados Unidos. Además, comparte vestuario con la revelación Alphonso Davies, que, pese a ser canadiense, cabe reseñar que también emergió de la cantera de los Vancouver Whitecaps. Siguiendo con el filial y Academia de Dallas, puntualizar otra transacción, la de Reggie Cannon, lateral derecho internacional que, en su caso, fichó por el Boavista portugués este mismo mercado estival.

También en la Bundesliga, aterrizó un prometedor Tyler Adams. El polivalente futbolista de 21 años llegó mediante la fórmula Red Bull. Es decir, criado y formado en los New York Red Bulls de la MLS, dio el salto al hermano mayor, el RB Leipzig. Casualmente, fue el jugador que marcó el gol de la clasificación de los 'Toros Rojos' para semifinales contra el Atlético de Madrid en la ya pasada edición de la Champions League. Y Josh Sargent, la gran esperanza en la ofensiva 'yankee'. Delantero de 20 años que milita en el Werder Bremen y que siguió los pasos de Pulisic en el Programa de Desarrollo para llegar hasta a Alemania.

O, como obviar a uno de los nombres más sonados para reforzar el flanco derecho de la zaga del Barcelona, como es Sergiño Dest. Su caso es particular, ya que nació y se crió en los Países Bajos, pero, pese a ello, se decantó por representar a los Estados Unidos, ya que posee la doble nacionalidad por su padre. Además, siempre ha ido convocado con las categorías inferiores estadounidenses. Se forjó en el Almere City hasta firmar por el Ajax, equipo en el que se encuentra -y mantiene, de momento- después de su explosión futbolística en el pasado curso, convirtiéndose en uno de los mejores laterales de Europa.

En esta lista también se encuentran dos hijos de prestigiosos futbolistas. Por un lado, Timothy Weah, descendiente del mítico George Weah, único africano en ganar el Balón de Oro. También delantero (aunque puede caer por banda), está en el Lille tras su irrupción inicial en el PSG y sumar una breve cesión en el Celtic. Y, por el otro, Giovanni Reyna, vástago de Claudio Reyna (ex de Manchester City y Bayer Leverkusen, entre otros), criado en la Academia de New York City, emigró hace un año, con sólo 16, a Alemania para fichar por el Borussia Dortmund, equipo con el que ya ha jugado 19 partidos y marcado dos goles.

Otras figuras que también hay que seguir de cerca son las de Antonee Robinson (Fulham); Sebastián Soto (Norwich City, cedido al SC Telstar); Uly Llanez (Wolfsburgo, cedido al Heerenveen); Álex Méndez (Ajax); Richard Ledezma y Chris Gloster (PSV)... La mayoría de ellos y los ya mencionados más arriba forman parte de la generación más talentosa de Estados Unidos. Además, gran parte estuvo presente en el Mundial Sub-20 de Polonia en 2019, en el que llegaron a cuartos de final. Brenden Aaronson y Mark McKenzie (Philadelphia), Paxton Pomykal (Dallas), Gianluca Busio (Kansas City) o James Sands (New York City), son otros de los nombres que más pronto que tarde pueden sumarse a la experiencia de Europa.

(BL-R) Chris Durkin, Konrad De La Fuente, Tim Weah, Aboubacar Keita, Chris Richards, goalkeeper Brady Scott, (FL-R) Paxton Pomykal, Alex Mendez, Sergiño Dest, Chris Gloster, Sebastian Soto during the FIFA U-20 World Cup Poland 2019 group D match between USA U20 and Nigeria U20 at Bielsko-Biala Stadium on May 27, 2019 in Bielsko-Biala, Poland.

La inversión en las Academias fue uno de los grandes impulsos, ya que, hasta entonces, gran parte del talento joven se le solía fiar al MLS SuperDraft, mediante la selección de jugadores procedentes de las Universidades que competían en la NCAA Soccer. De ahí han salido figuras como las de Clint Dempsey, Taylor Twellman, Tim Howard, Carlos Bocanegra, Jozy Altidore, Michael Bradley... Leyendas y futbolistas importantes en la selección nacional de Estados Unidos. O los más recientes Cristian Roldán (Seattle), Miles Robinson (Atlanta), Mason Toye (Minnesota), etc. Incluso el inglés Jack Harrison, primer goleador del Leeds United en su regreso a la Premier League.

Unas buenas noticias y dosis de esperanzas con vistas al próximo Mundial de Qatar en 2022, pero, sobre todo, al del propio Estados Unidos junto a México y Canadá que organizan en 2026. Todo esto después del gran fracaso que supuso que el combinado nacional de las barras y estrellas se quedase fuera de la última Copa del Mundo de Rusia en 2018, cuando perdieron dramáticamente en la última jornada en su visita a Trinidad y Tobago. Por ello, esa acción-reacción impulsada por una gran hornada de jóvenes futbolistas, que cada vez son más en los grandes clubes de Europa, es motivo de seguimiento y de tener en cuenta de cara a los siguientes eventos. El soccer ya está aquí, y ha llegado para quedarse.