PORTUGALETE

Urko Vera: "Con Bielsa pasé la peor situación de mi vida profesional"

El veterano delantero, que ha estado en 17 clubes, regresa a casa de la mano del Portugalete, en Segunda B. Llegó a cubrir etapas en Corea, Rumanía e Inglaterra. Fue apartado de las sesiones por El Loco.

0
Urko Vera: "Con Bielsa pasé la peor situación de mi vida profesional"
PORTUGALETE

El término 'trotamundos del fútbol' es uno de los topicazos más sobados en el periodismo deportivo, Pero ¿a qué expresión agarrarse con Urko Vera para ser lo más fiel posible? Pues a esa, no se puede rebuscar otra mejor. Doce años después, ha iniciado la segunda etapa en el Portugalete, y es un reclamo muy mediático para el entrañable club vizcaíno. No es el único en el que ha repetido. Desde que empezó en el Santutxu, suma 17 clubes. Ahí queda eso. "¡He cambiado mucho de novia!", se ríe. A sus 33 primaveras, ha dicho basta de hacer maletas. "¡Ya me gustaría tener diez años menos, era el momento de volver a casa!", agregó en Radio Bilbao Y es lo que ha hecho: plegar velas.

Su constante búsqueda de minutos y de mejora le han llevado a no echar raíces en ningún lado. Su salida del Athletic fue muy triste, pero ese paso por la casa que tanto ama le abrió muchas puertas. Ascendió con el Eibar y Osasuna, se fue a Corea, Rumanía (a ese Cluj con el que se vio las caras el equipo de Bilbao en la Intertoto) e Inglaterra... "Fue una pena, porque no me dio tiempo de asentarme en el Athletic y fue el cambio más drástico, del Lemona a todo un Athletic. Una lástima porque no me dio tiempo para saber si era válido para el equipo de mi vida. Pero saco lo positivo, soy agradecido y pienso que si el Athletic no me da esa oportunidad igual no habría hecho la carrera que tengo, que es muy buena y me siento muy afortunado con todas las experiencias que he vivido. Me habría encantado hacer una carrera como Susaeta de más de veinte años en el Athletic, pero una vez que no puedes, es bonito conocer otras culturas", dispone con generosidad.

Aunque ha estado en casi 20 equipos, siempre deja al margen el Athletic, porque está en otra dimensión para él. Y de los 'terrenales', destaca lo feliz que fue en el Hércules y el Mirandés, y los dos ascensos, claro. En Ipurua dio el salto a la élite en 2014 y repitió en El Sadar dos años más tarde. En Anduva consiguió hacer su temporada con el mayor número de goles (17 en Segunda y 3 en la Copa del Rey), convirtiéndose, además, en el máximo anotador histórico del club en la categoría de plata. Es de los que recomiendan probar experiencias fuera, aunque admite que la experiencia en Corea fue muy dura. "Parece que te cambian de planeta cuando vas a Asia. No es que estuviera mal, pero en Rumanía e Inglaterra me encontré mejor", remarca.  

Es curioso: cuando uno viaja tanto siempre se expone a tener una etapa amarga. Pero a él le llegó en casa, en el club que tanto ama, por culpa de un entrenador. "Fue un choque muy grande de ilusión. La situación en la que nos metió fue fea, mi peor situación en el fútbol por el trato que nos dio. Bielsa no se portó nada bien, pero hay que sacar lo positivo, te hace más fuerte y cuando vas al próximo club te tomas las cosas con más empeño. Traté de sacar lo positivo: eres joven y lo tomas como un aviso, de que te tienes que dejarte la vida para que no se dé algo así otra vez". Tenía 23 años y fue apartado de los entrenamientos por el técnico argentino, en un grupo en el que también estaban Koikili, Ocio, Ustaritz, De Cerio, Vélez, Balenziaga, Zubiaurre y Cerrajeria. La AFE se llevó las manos a la cabeza y el club habló con El Loco, que mostró cierto arrepentimiento,  más cosmético que otra cosa. Ocio fue el último en ser marginado y todos hicieron grupo para pasar el trago amargo. "Lo intentamos llevar a lo mejor posible".

Su resumen como león es ligero: una temporada, cinco partidos (Sporting, Mallorca, Getafe.  Villarreal y Levante) y un solo gol. Con Caparrós. Al menos nadie le puede quitar ese tanto que marcó al Getafe, aunque tiene su anécdota, ya que muchos se lo daban a un Iraizoz que subió a la desesperada en un córner. "Me lo querían robar", se desternilla. Yo no le veía que estaba detrás y el otro llega, me llevó por delante. Sin su empujón, igual no lo meto, me dio potencia ... tuve la espalda hecha un Cristo una semana. Coloqué la cabeza para pegarla al poste y Gorka me metió un viaje que no me metió en la portería de milagro", se monda.

Su primera salida fue a Alicante, y le costó mucho adaptarse. Hasta Navidades apenas vio puerta. Tan sólo tres de los 13 goles con los que acabó. Pero en la segunda vuelta parecía Cristiano. "Ya sabía lo que es estar fuera de casa", concluye. Y ahora empieza a cerrar el círculo en el Portu. "Había estado en Guijuelo, me iba acercando a casa -lanza con su gracejo característico-. La cría empieza la ikastola. Llevo diez años dando vueltas y tenía ganas de volver. Lo que me transmitió el Portugalete me gustó mucho". Ha firmado dos años, aunque tenía opciones de ir a China. Eso sí, el hecho de volver a su tierra no significa "que venga de jubileta". Va a pisar una Segunda B muy diferente, por culpa del coronavirus. "Nos inciden mucho en el tema de ser responsables. desde el 8 de marzo llevaba sin entrenar con compañeros. Si ahora das positivo y tienes que estar aislado diez días, será todo muy complicado".

Hay 102 equipos en la categoría de bronce, dividida en cinco grupos y cada uno tiene dos subgrupos. Los de la margen izquierda han caído en el complicado. Santander y Laredo serán esta vez los viajes más largos que haga el trotamundos de Vera. Una hora y media como mucho. También están Real Unión y Sanse. Y Arenas, Bilbao Athletic, Barakaldo, Amorebieta, Leioa y Alavés B. Es casi como una Tercera División en cuanto a desplazamientos. A La Florida en teoría van a poder entrar mil privilegiados, "vamos a necesitar a la gente, aunque la prioridad es la seguridad de todo el mundo". Para empezar, seguir con los PCR y jugar amistosos a partir del miércoles de la semana próxima. Sabe que a sus 33 años será un poco el guía de todos. "Todos los éxitos que he tenido en mi carrera ha sido por priorizar el compromiso y la unión entre todos. Por mucho que seas mayor, te puede dar consejos un chico de 20, de todas las cosas se aprende. Si tengo que usar los galones será para transmitir que si queremos éxitos, hay que sacrificarse".