ATLÉTICO DE MADRID

Carrasco, otro cedido con rédito

El Atlético se hará con el belga después de que su cesión invernal mejorase al equipo. Morata, Torres o Tiago, casos similares. Courtois y Diego no pudieron quedarse.

Tiago, Diego, Fernando Torres, Morata y Carrasco.
AS

El Atlético se quedará con Carrasco después de recuperar la mejor versión del belga tras el parón por la crisis sanitaria del coronavirus. El jugador de 26 años había regresado al club en enero como cedido por el Dalian chino, al que se marchó en 2018 desde el propio Atlético, y su buen hacer ha llevado a negociar su continuidad donde está cerca su fichaje por las próximas cuatro temporadas. Un formato para reforzar el equipo al que se podría volver a acudir en este complicado mercado. 

El de Carrasco no es el primer caso en los últimos años en el que el buen nivel mostrado por el jugador durante su cesión lleva al Atlético a hacerse definitivamente con sus servicios. El anterior está muy reciente, el de un Álvaro Morata que firmó exactamente un año antes que el belga, también acabando el mercado invernal pero de 2019 para reforzar el ataque colchonero. A préstamo por el Chelsea durante un año y medio, el ariete hizo seis goles en sus primeros meses en el club y esta temporada ha sido el máximo anotador de la plantilla con 16 tantos, algo que llevó al Atlético a confirmar en el verano del año pasado que ejercería su opción de compra para un traspaso global de unos 55 millones

Pero sin duda la llegada más especial a partir de una cesión fue la de Fernando Torres. Procedente del Milan y a cambio de la cesión de Cerci, el Niño regresó a casa en enero del año 2015 para acabar quedándose al finalizar su contrato con el equipo italiano. Disputaría sus últimas tres temporadas y media en Europa en el club de sus sueños, anotando 38 goles durante segunda etapa y levantando su primer título de rojiblanco, la Europa League de 2018. Finalmente pondría rumbo a Japón antes de su retirada tras tres temporadas consecutivas superando la barrera de los 10 goles, cifras que por entonces se le dieron menos relevancia por el nivel de Torres durante toda su carrera, pero que por ejemplo esta temporada solo ha superado Morata.  

Courtois y Diego no pudieron quedarse

Dos jugadores con gran rendimiento durante sus respectivas cesiones pero que no pudieron continuar en el club fueron Thibaut Courtois y Diego Ribas. Los dos firmaron por primera vez como atléticos en la temporada 2011-12, la que se acabaría convirtiendo en el desembarco de Simeone en el Atleti. En el caso del belga, el Chelsea se adelantó al equipo rojiblanco para hacerse con sus servicios desde el Genk, pero le dejaría a préstamo ya que Cech le cerraba las puertas del equipo inglés. Con solo 19 años, dejó claro que tenía un gran futuro por delante y en su primera temporada alzó la Europa League disputando todo el torneo. El Atlético pediría ampliar su cesión la siguiente temporada, donde siguió mejorando y fue clave para acabar en la tercera plaza y especialmente para levantar la Copa del Rey en el Santiago Bernabéu contra el Real Madrid, su actual equipo, con una gran actuación en la final. En el verano de 2013 el mismo proceso, otra cesión conseguida para el año mágico del título de Liga con Courtois levantando su segundo Zamora consecutivo. Las semifinales de Champions contra el Chelsea, su equipo en propiedad, cerraron las puertas a una cuarta cesión y el equipo inglés se negó en rotundo a traspasar al portero, que disputó 154 partidos como rojiblanco.

Thibaut Courtois celebra el título de Copa del Rey en el Santiago Bernabéu contra el Real Madrid.

En el caso de Diego, su llegada se produjo cedido por el Wolfsburgo para convertirse en el canalizador de los ataques rojiblancos, con Falcao en punta y Arda Turan como gran socio y dejó un primer año brillante. Disputó 43 partidos, 3.197 minutos y anotó seis goles, el último de ellos en la final de la Europa League contra el Athletic. El mediapunta desarrolló todo su talento, lo que sirvió para que el Atlético quisiera comprarle, pero también para que el Wolfsburgo ordenase su vuelta. Sin embargo en el club alemán no encontraría esa zona de confort y volvería a llegar cedido al Atleti en enero de 2014, en una segunda etapa con mucho menos protagonismo pero el premio gordo en forma de título de Liga. Su gol al Barcelona desde 30 metros es historia rojiblanca en Champions, un tanto fundamental para superar los cuartos y acabar alcanzando la final de Lisboa. Pocos jugadores de semejante talento han pasado por el Atlético. 

Tiago, el líder del centro del campo

Retrocediendo más en el tiempo, aparece la figura colosal de Tiago. No había sido importante en las dos temporadas y media que llevaba en la Juventus y el Atlético consiguió su cesión en enero de 2010. En el equipo rojiblanco comenzó a hacerse un sitio en el centro del campo gracias a su talento y saber estar siempre bien colocado. Al año siguiente el Atleti volvería a conseguir su cesión, así hasta que Tiago finalizó su contrato con el equipo bianconero y firmó como colchonero siendo agente libre. 228 partidos y una Liga, una Copa del Rey, una Europa League (en la de 2010 no pudo ser inscrito), dos Supercopas de Europa y una Supercopa de España están en su palmarés. Más allá de títulos, su forma de distribuir juego desde el pivote le sitúan como uno de los grandes centrocampistas del club en el siglo XXI. Tras colgar las botas en el Atlético en 2017 pasó al cuerpo técnico del Cholo y esta temporada dirigirá al Vitoria de Guimaraes portugués. Quizás en un futuro pueda tomar las riendas del equipo. 

Cedidos con menos éxito

Durante la etapa de Simeone en el club ha sido habitual reforzarse a través de jugadores cedidos, algo que podría volver a pasar este verano, donde las dificultades económicas obligan a aprovechar cualquier oportunidad de mercado. No todos tuvieron el protagonismo de los cinco jugadores citados anteriormente. Cani llegó a la par que Torres cedido por el Villarreal para acabar participando en seis partidos. El Principito Sosa sí tuvo protagonismo y con sus saques de esquina fue determinante para acabar consiguiendo el título de Liga en 2014 cedido por el Metalist ucraniano. Firmado a la par que la segunda etapa de Diego, acabó disputando 24 partidos en medio año, con minutos importantes en la última jornada liguera en el Camp Nou y participación en la final de Champions. Un año después está el caso de Ansaldi, firmado en julio de 2014 para cubrir junto a Siqueira la baja de Filipe. Cedido por el Zenit ruso, empezó bien, pero fue perdiendo protagonismo con el paso de los partidos.