ATLÉTICO DE MADRID

Atlético-Mónaco, la vía de doble sentido que inauguró Falcao

Caio Henrique se une a la lista de jugadores que han pasado de un equipo al otro. El Tigre fue el primero, luego les tocó a Carrasco, Lemar, Gelson, se intentó con Sidibé...

Falcao celebra un gol con el Mónaco
ERIC GAILLARD REUTERS

Caio Henrique regresó al Atlético de sus cesiones en Brasil con ganas de buscarse un hueco en el equipo, pero se irá sin debutar en él. El lateral izquierdo se ha ido traspasado al Mónaco, un camino que en los últimos años tomaron ya otros futbolistas rojiblancos. No obstante, la ruta funciona también en el otro sentido, pues el Atleti ha fichado jugadores al equipo del Principado. Una vía directa recurrente para ambos clubes.

El primer atlético en irse al Louis II fue Falcao, en 2013, tras dos años de rojiblanco. Fue toda una sorpresa, pues el colombiano destacaba como uno de los mejores goleadores del momento y el Mónaco era un recién ascendido. Pero tenía dinero y ganas de montar un proyecto poderoso, para el que fichó, con el asesoramiento de Mendes, a James, Moutinho, Kondogbia... El Tigre se marchó, por 45 millones, como estrella del nuevo Mónaco, pero se lesionó gravemente la rodilla a los pocos meses.

En enero de 2019, Gelson se marchó cedido al Mónaco, que también quiso a Kalinic, aunque finalmente éste no se movió. El portugués había llegado el verano anterior al Atlético, pero no convenció y su salida se aceleró para que pudiera llegar Morata desde el Chelsea. El Mónaco quedó tan agradado que el 1 de julio hizo oficial el acuerdo de compra por sus derechos. El Atlético se llevó unos 30 millones de euros.

Carrasco, con la afición del Mónaco tras un partido contra el Arsenal.

También se han dado los movimientos en sentido inverso. Carrasco vive su segunda etapa en el Atlético. Esta vez llegó de China, pero la primera, en 2015, lo hizo desde el Mónaco. La entidad madrileña pagó 17,2 millones por el habilidoso extremo, entonces de 21 años. El belga dejó muy buenas tardes de fútbol en el Calderón y marcó en la final de Champions de 2016. En febrero de 2018 fue vendido al Dalian Yifang, de donde regresó a préstamo en enero. Ahora se trabaja para que se quede en el Atlético cuatro años más.

Y la última operación entre ambos clubes, hasta que se oficializó la de Caio, es la de Lemar. En 2018, recomendado por Griezmann, el Atlético realizó el fichaje más caro de su historia (hasta João Félix) al pagar 70 millones por este talentoso francés. El resultado, no obstante, no ha sido el esperado ni de lejos. Desde su brillante debut en la Supercopa de Europa, su rendimiento ha ido a menos y ahora es uno de los transferibles, aunque se ha devaluado. En aquellas negociaciones por Lemar, por cierto, el Atlético quiso ficharle al Mónaco también al lateral Sidibé. Las relaciones entre clubes son buenas y la operación Caio es otra señal.