DEPORTIVO

La portería se vuelve a cruzar en el camino de Richard Barral

El Deportivo está sin entrenador de porteros y con Dani Giménez, de 37 años, como único meta. La portería fue el gran déficit de la anterior etapa de Barral.

Dani Giménez, en un entrenamiento del Deportivo.
Jesús Sancho (Sanchofoto)

El Deportivo regresa mañana lunes a los entrenamientos con la incertidumbre de no saber todavía si la próxima temporada competirá en Segunda o Segunda B. Una de las grandes dificultades pasa por saber qué plantilla tendrá que confeccionar la secretaría técnica en función de la categoría, un problema que se agrava en el caso de la portería. El Depor se encuentra a día de hoy sin entrenador de porteros tras la renuncia hace diez días de Yvan Castillo. El puesto iba a ser ocupado por Manu Sotelo, un regreso que llegó a asegurar Fernando Vázquez hace meses, pero que no será posible ya que la semana pasada firmó por el Brentford de la Championship.

Si en el apartado técnico hay un vacío, en la actual plantilla no están las cosas mucho mejor. Dani Giménez, que acaba de cumplir 37 años, es el único portero del primer plantel de cara al futuro. El meta gallego lo ha jugado todo en las dos últimas temporadas estableciendo un récord en la historia del club, pero en varias ocasiones lo hizo limitado por unos problemas de pubis que no le abandonan. De hecho, en el famoso partido del ‘paripé’ ante el Fuenlabrada, no jugó por este motivo y el cedido Jovanovic debutó ocupando su puesto. El otro guardameta que tenía contrato con el club, Francis Uzoho, fue traspasado al Apoel el pasado 17 de julio.

La edad de Dani Giménez y sus problemas físicos obligarán a Richard Barral a tomar importantes decisiones sobre la portería. Todo un reto para el asesor deportivo, que en su anterior etapa en club, toda en Primera, tuvo su talón de Aquiles en los guardametas. En la campaña 2014-15 la meta estuvo bien cubierta por Fabricio, con un Lux de garantías en la recámara. Los problemas comenzaron la temporada siguiente con la lesión del canario en pretemporada y la posterior del argentino. Ese año hubo ya dos fichajes, Pletikosa y Manu, cuya participación y rendimiento fue realmente preocupante.

La crisis fue a más y las dos temporadas siguientes la portería blanquiazul pasó de problema a esperpento. Así, desfilaron bajo palos otros seis metas más, la mayoría de ellos con protagonismo más que escaso y errores que ocuparon muchos minutos de los telediarios. El que más jugó fue Rubén (28), seguido de Tyton (13), Pantilimon (6), Francis (2), Koval (2) y Roef (1). El Depor, del que ya había salido Barral en enero, descendió en 2018. Ya en Segunda, tomó el mando de la secretaría técnica Carmelo del Pozo y logró recuperar la seguridad perdida en la portería. El segoviano llevó a cabo una revolución total en la que Francis, que se fue cedido, fue el único vestigio del pasado. Se apostó por Dani Giménez, que ha jugado en estos dos años 87 partidos consecutivos de Liga, y un segundo meta cedido. Ortolá fue el elegido en la 2018-19 y en esta campaña lo hizo Koke Vegas hasta enero y posteriormente Jovanovic, ya de nuevo con Barral al mando.