REAL MADRID

Camavinga espera al Real Madrid

El medio ha parado su renovación con el Rennes y eso da opciones al Real Madrid para el verano de 2021. El jugador tiene contrato hasta 2022.

Eduardo Camavinga (17 años) ha parado en seco su renovación con el Rennes, lo que da claras opciones al Madrid para intentar su fichaje en el verano de 2021. En la estrategia de la entidad blanca no está previsto hacer ninguna incorporación en este periodo estival. Eso ponía muy en peligro su incorporación.

Según ha podido saber este periódico, la clasificación del Rennes para jugar la próxima Champions ha sido vital para que Camavinga tome la decisión de esperar un año más en Francia. De no haber sido así, el futbolista estaba por la labor de aceptar alguna de las importantes ofertas que tenía sobre la mesa para salir este mismo verano, fundamentalmente las del Bayern y el PSG. En este nuevo escenario, esperando para salir al verano de 2021, cuando sólo le quede un año de contrato, podrá obtener un mejor contrato pues el traspaso se abaratará.

Cuenta a AS una fuente cercana al jugador que éste estaba disgustado con el hecho de que el Rennes no haya dado importancia a su caso y que no le haya ofrecido la renovación hasta hace sólo unas fechas. Los puestos de la alta dirección deportiva acaban de cambiar (Nicolas Holveck para la presidencia y Florian Maurice para la dirección deportiva) y los primeros pasos han sido en falso. Lo peor, cuando nada más llegar le tasaron en 80 millones de euros públicamente. Ahora, Mousa Sissoko, el representante del futbolista, calcula que si finalmente no renueva saldría en 2021 por 40 millones.

Camavinga no es el que más cobra en el Rennes. Ha trascendido que su sueldo ronda los 2,1 millones de euros brutos. Por delante están jugadores con menos peso en el juego como Niang o Grenier (ambos cobran 3,3 millones según las cifras aparecidas en la prensa) o Nzonzi (que llega a los 5M€). Para el Madrid no sería ningún problema meterlo en un escalón intermedio de su masa salarial y que suponga un aumento sustancial para él.

Para Camavinga aguantar esta temporada en el Rennes ha sido la solución perfecta, pero todo estaba supeditado a que el equipo jugara la Champions para no cortar su progresión. Tiene un gran vínculo sentimental con el Rennes, no sólo con su dueño, el magnate François Pinault, la mayor fortuna de Francia de la que es ojito derecho, sino también con el técnico Stephan (hijo del segundo de Deschamps), que lo entrenó en las inferiores y apostó fuerte por él cuando le hizo debutar con el primer equipo. "Me quedo aquí esta temporada", ha dicho recientemente Camavinga en Telefoot. "¿Los rumores? Francamente, eso no me molesta en absoluto. Es fútbol, hay que prepararse. En el fútbol hay rumores, cosas verdaderas, cosas falsas. No deberías prestarle demasiada atención. ¿Mi decisión sobre mi futuro? Simplemente, soy de Rennes. Me quedan años de contrato y estoy feliz de ser del Rennes hoy". Mañana, tocará a su puerta el Madrid.