BAYERN DE MÚNICH

Los cuatro del Bayern que destrozaron a Brasil y al Barça

Müller, Neuer, Boateng y Flick han vivido dos de los acontecimientos más importantes de la historia del fútbol: el 1-7 de Alemania a Brasil y el 2-8 del Bayern al Barcelona.

El 8 de julio de 2014 y el 14 de agosto de 2020, son dos fechas marcadas en las que ocurrieron dos de las grandes hecatombes y humillaciones que se recuerden en el mundo del fútbol. Por un lado, el escandaloso 1-7 que le endosó Alemania a Brasil en semifinales del que era su Mundial. Y, por otro, el más que reciente 2-8 del Bayern de Múnich al Barcelona en cuartos de final de la Champions League.

Sin embargo, lo curioso de estos dos grandes eventos deportivos es que hay cuatro figuras que estuvieron presentes en ambos. Es más, fueron directamente participes de sendas victorias: Thomas Müller, Manuel Neuer, Jerome Boateng y Hans-Dieter Flick. Los cuales, al final, terminaron proclamándose campeones del Mundo y, veremos, si también de Europa.

"Nuestra superioridad fue mayor que el del 7-1 ante Brasil", se atrevía a asegurar tras la victoria de ayer un Müller que vio puerta en ambos partidos. Es más, fue el encargado de abrir la lata de las goleadas contra Brasil y Barcelona. En Mineirao lo hizo a los once minutos. En cambio, en Lisboa fue sólo a los tres, una cita en la que repitió con un segundo tanto, el del 1-4 exactamente.

También estuvieron presentes dos de los miembros de la armada defensa de Alemania y Bayern: Neuer y Boateng. Quienes, pese a las palabras de su compañero, sí que dieron la sensación de "sufrir" algo más anoche durante los primeros 20 minutos que en el cómputo global de los 90 frente a La Canarinha, la cual ya se fue con un 0-5 abajo al descanso (por contra del 1-4 al Barça).

Y, por último, el caso llamativo y que quizás se pueda pasar por alto no es otro que el de Flick. Y es que el actual entrenador del Bayern de Múnich por aquel entonces era ayudante de Joachim Löw en Die Mannschaft . Lo fue desde la llegada del actual seleccionador alemán, en 2006, hasta, precisamente, levantar la Copa del Mundo en Brasil. Desde entonces ocupaba un cargo en la Federación Alemana, hasta que le llegó la oportunidad para sustituir a Niko Kovac. En su primera temporada (desde noviembre), ha ganado la Bundesliga, la DFB Pokal y sigue con posibilidades de conquistar la Champions League. A tiro de piedra un triplete que sería más que histórico.