INTER 2 - GETAFE 0

1x1 del Getafe: crueldad para Molina y un digno Getafe

El alicantino falló un penalti que pudo ser el empate en el mejor momento azulón. La calidad venció. Bordalás pasó del cerrojazo al ataque total.

Soria: fue salvador en varias ocasiones antes del gol de Lukaku. Mostró experiencia y seguridad en casi todas las acciones. Muy concentrado.

Damián: implicado y sin errores. No brilló, pero tampoco se le vio superado en ningún momento. En ataque apareció sin ser determinante.

Djené: sufrió mucho con la calidad de Lautaro en el primer tiempo con espacios. Se defendió bien y falló en el despeje del segundo gol interista.

Etxeita: le faltó contundencia en el gol de Lukaku, aunque es difícil tenerla ante el belga. No quiso complicarse en ningún momento. Superado.

Olivera: muy bien en el primer tiempo sin conceder y llegando con peligro. Se apagó un poco con el tiempo, pero su partido fue notable.

Nyom: no dio el nivel para un partido de esta envergadura. Trabajó en defensa sin sacar nada positivo de medio campo hacia adelante.

Arambarri: muy incómodo en el sistema de tres medios centros. Necesita más recorrido y libertad de avanzar. Mejoró al final hasta ser sustituido.

Timor: golpeó muy bien los libres indirectos sin encontrar buenos resultados. En el resto no participó demasiado ni en la presión ni en la creación.

Maksimovic: tuvo una buena oportunidad de salida y estuvo cómodo en su posición de segunda punta en la primera media hora, pero le faltó contundencia.

Cucurella: no llegó a tener ninguna oportunidad clara. Momentos de buen fútbol y muchos más de buen trabajo.

Mata: demasiado solo arriba en un sistema que no le beneficia nada. Salvó un gol y le salvaron otro. Mucho esfuerzo como siempre.

Ángel: su entrada cambió el partido durante quince minutos. Calidad y movilidad para meter miedo. Se fue apagando.

Jason: salió con ganas y realizó un par de buenas acciones. Al final, como el resto del equipo, se vino abajo.

Jorge Molina: falló un penalti que pudo suponer el empate. Muy duro.

Portillo: no llegó a aparecer.