RAYO VALLECANO

Embarba cierra el curso como máximo asistente de Segunda

El extremo del Espanyol dejó el Rayo el 23 de enero y lo hizo con once asistencias a sus espaldas. Ningún jugador de la categoría de plata ha logrado igualar esos registros.

Embarba, en un partido con el Rayo.
INMA FLORES DIARIO AS

Hay registros por los que parece no pasar el tiempo. Se mantienen perennes. Adrián Embarba se convirtió en el máximo asistente de Segunda vistiendo la Franja, pero fichó por el Espanyol en el mercado invernal —se oficializó la operación y se presentó el 23 de enero—, abandonando la categoría. Pues bien, seis meses después, el extremo cierra el curso manteniendo su corona ya que ningún otro jugador ha conseguido igualar sus registros.

Embarba se mantiene como el máximo asistente de Segunda, después de servir once goles a sus compañeros del Rayo: cuatro en jugada y siete a balón parado. Unas cifras que no han podido alcanzar David Ferreiro (Huesca), Merquelanz (Mirandés) y Saúl Berjón (Oviedo), quienes se han quedado con nueve asistencias. Además, estos jugadores han necesitado más partidos para llegar hasta ahí y ninguno de ellos se acerca al promedio del exfranjirrojo (0,48 asistencias por encuentro).

Adrián ha continuado desarrollando uno de sus puntos fuertes en Primera y con la camiseta blanquiazul ha conseguido cuatro asistencias —dos en jugada y dos a balón parado—. El podio de la máxima categoría lo forman Messi (Barça), con 21; Mikel Oyarzabal (Real Sociedad), con once y Cazorla (Villarreal), con nueve. Eso sí, si en el caso de Embarba sumásemos las de Rayo y Espanyol podría colgarse la medalla de plata con un total de 15.

Pichichi del Rayo junto a Villar y Mario

El extremo anotó siete goles con la elástica franjirroja, los mismos con los que terminan el curso Juan Villar y Mario Suárez. Llama la atención que tanto Embarba como Villar hayan conseguido estos registros sólo en una parte de la temporada, puesto que el primero se marchó en el mercado invernal y el segundo llegó a Vallecas a finales de febrero, por la baja de Ulloa. Mario, por su parte, ha explotado su maestría en los lanzamientos de penalti: cinco de sus siete dianas llegaron desde los once metros.