INGLATERRA

El coronavirus pone en peligro el futuro de 800 jugadores

La crisis financiera obliga a los futbolistas en paro a tener que aceptar rebajas salariales y a realizar pruebas masivas. Joe Hart o Stewart Downing, entre los afectados.

0
Joe Hart y Stewart Downing.

2020 quedará marcado en negro en los libros de historia a causa de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 y el mundo del fútbol no es ajeno a ella. Las cancelaciones y suspensiones de eventos han sido una constante inevitable como respuesta a la pandemia y, una vez que la 'nueva' normalidad ha hecho acto de presencia, el mercado laboral se presenta complicado para los futbolistas. Un estudio realizado en el Daily Mail señala que al menos 800 jugadores a lo largo y ancho de las ligas británicas se encuentran sin contrato o están cerca de hacerlo y su futuro está rodeado de interrogantes.

Joe Hart (su contrato con el Burnley ya expiró), Stewart Downing o Kyle Naughton (sus contratos con Blackburn y Swansea están a punto de finalizar) son sólo algunos de los nombres que tendrán que afrontar un verano cargado de incertidumbres. Un verano en el que las llamadas telefónicas y el envío de vídeos con highlights de sus representados de agentes a clubes guionizarán el devenir del mercado de fichajes. Para tratar de agilizar la búsqueda de oportunidades, infinidad de equipos, principalmente en Championship (segunda división inglesa), abrirán sus pretemporadas con pruebas masivas en las que los jugadores que se encuentren sin contrato puedan ganarse un puesto para la próxima temporada.

Futuro incierto: paro, reducciones salariales...

"Es un desastre", desliza un agente el Daily Mail. "Hay muchos agentes libres, pero no hay espacio para todos ellos. Los jugadores se verán obligados a empezar de nuevo, incluso algunos se verán obligados a dejarlo", sentencia. Asimismo, entre los afortunados que consigan seguir ligados al mundo del fútbol, habrá muchos que tengan que afrontar una reducción salarial importante, debida a la eterna lucha entre la oferta y la demanda que tanto se está viendo, y se verá, potenciada por la crisis sanitaria.

La versión digital del citado medio se hace eco de una información que ejemplifica la poco halagüeña tesitura que se cierne sobre estos más de 800 jugadores. Un jugador de la Premier League que ganaba casi 3.000 euros semanales ha recibido una oferta de menos de 800 euros a la semana procedente de un equipo de League One. Esa parece ser la opción a la que agarrarse para muchos jugadores si quieren comenzar la temporada 2020-21 formando parte de algún plantel, la de aceptar una importante reducción salarial. Freddi Akehurst, voz autorizada que ha estado operando con la Premier League y la Championship inglesa durante cerca de 15 años lo tiene claro: "Los jugadores y los agentes necesitan idear un sistema que les lleve a evaluar si deben aceptar un contrato o no y ello requiere pensar con calma por parte del agente. Los clubes utilizarán el Covid para marcar el ritmo de las negociaciones". Tiempos complicados para el fútbol modesto, y no tan modesto.