Las Palmas

Se le multiplican los deberes a Luis Helguera

Con la permanencia matemática en el bolsillo, Las Palmas debe empezar a resolver flecos pendientes. La continuidad de Pepe Mel, primer enigma por resolver.

Se le multiplican los deberes a Luis Helguera
CARLOS DIAZ-RECIO DIARIO AS

A falta de dos partidos, la Unión Deportiva certificó el pasado fin de semana su permanencia matemática en Segunda División. Le separan ya siete puntos del descenso y cuatro de los playoff, lo que alimenta la esperanza de maquillar una insulsa temporada amarilla. Con el aval numérico. en ese sentido se dirigen todos los mensajes lanzados por el club. Mientras, los despachos, con la salvación conseguida, comienzan a volcar esfuerzos en el curso que viene.

Tiene mucho trabajo por delante Luis Helguera, quien deberá recomponer un proyecto viciado, acaso empezarlo de cero, en cualquier caso heredada la ruina generada en los despachos por Rocco Maiorino, ex director deportivo, y Toni Otero, es secretario técnico, ambos al dictado del presidente y propietario, Miguel Ángel Ramírez. La principal labor que le espera a Helguera es la de renovar a Pepe Mel, cuyo contrato expiraba el 30 de junio pasado, con esas semanas de gracia por este disparatado final de temporada.

En las últimas semanas, se cuentan por muchas las veces que el propio Mel ha confirmado que, de momento, ni siquiera hay negociación. “A lo mejor es a mí a quien no le interesa el proyecto de la temporada que viene. De momento, no me han llamado. Los tiempos los marca el club”, dijo hace dos semanas el entrenador madrileño. Tampoco se cortó el sábado tras ganarle al Mirandés (1-0): “A día de hoy es difícil (que siga). Yo quiero escuchar a la Las Palmas. Para mí lo importante es el proyecto deportivo del club. No puedo hablar de una noticia que ni yo la sé".

La UD, al menos públicamente, no se ha pronunciado al respecto. “Mel será el entrenador la próxima temporada. Es un hombre de club, entiende nuestra filosofía. Sus números son de destitución, pero confiamos en su trabajo. Luis Helguera ve correcta su continuidad”, dijo Ramírez hace unos meses. De momento, nada se sabe. La única certeza es que Mel estará el día 21 con su familia en Sevilla, como él mismo dijo el sábado. El tiempo apremia y Las Palmas prepara, para ayer, tanto es el tiempo que se la echado encima, una oferta a la baja. Otra más, pues el verano pasado Mel ya se vio ‘obligado’ a percibir un salario menor que el firmado cuando aterrizó en el club en la primavera de 2019. De cualquier manera, se espera tener la decisión definitiva, en uno u otro sentido, antes de que el entrenador se traslada dentro de una semana a la capital andaluza.

Rubén Castro.

Otro frente abierto que se le avecina a Helguera es el de la continuidad de Rubén Castro, que hace dos años firmó con Las Palmas por dos temporadas más una opcional, que el club podría proceder a ejecutar en breve. Sus números, de momento, avalan su continuidad. Futbolista fetiche para pepe Mel, el curso pasado marcó 15 goles y en este, por ahora, 11 en 22 partidos (1.650 minutos). Ya ha superado a Viera, que marcó 10 tantos antes de marcharse en diciembre, como pichichi de la UD esta temporada.

La permanencia de Mel también parece decisiva en el posible futuro amarillo de futbolistas como Narváez o Varela, cedidos respectivamente por el Betis y el Leganés, que llegaron cedidos, con la venia del entrenador madrileño, hasta el final de la siguiente temporada.

No se descartan rescisiones como las de Tana, con el consiguiente agujero en el bolsillo, y nuevos vínculos contractuales a la baja, como los del verano pasado. Dos años seguidos, la ruina que no cesa, ahora los ingresos más que mermados por culpa de la COVID-19. Helguera tiene deberes de sobra.