REAL MADRID - ALAVÉS

Alavés, cuna de madridistas

Pacheco, Marcos Llorente, Theo Hernández, Rubén Sobrino, Kiko Femenía, Burgui y Joselu han vestido ambas camisetas en la era moderna.

Marcos Llorente, durante su etapa en el Alavés hace tres temporadas, en la que llegaron a la final de Copa.
PAULINO ORIBE DIARIO AS

EI tránsito de madridistas en Vitoria y viceversa ha sido algo continuo a lo largo de la historia de ambas entidades. Empezando por el gran Javier Berasaluce, que conquistó cinco Copas de Europa en la década de los 50 (1956,1957,1958, 1959 y 1960). Antes debutó como portero del Alavés en 1951.

Otro referente del madridismo, Pancho Puskas, debutó como entrenador en la entidad vitoriana en 1966. Figura legendaria mundial, Cañoncito Pum, llegó a entrenar a 13 clubes distintos durante 27 temporadas, siendo su mayor logro un subcampeonato de la Copa de Europa de 1971 con el Panathinaikos, frente al Ajax de Cruyff.

Últimamente también ha habido caminos de ida y vuelta entre ambas entidades: Pacheco, ahora lesionado por una microrrotura cerca de la pelvis, se formó en la Fábrica e hizo muy buenas migas, por ejemplo, con Casillas. Cuando parecía que iba a desembarcar cedido en Vitoria, llegó pero traspasado.

Ahí están Óscar Téllez, Manolo Canabal, Marcos Llorente, Theo Hernández, Rubén Sobrino, Kiko Femenía, Burgui y, últimamente, Joselu. Este último, el alemán de Silleda, está siendo, junto a Lucas, la única alternativa ofensiva del conjunto albiazul. Entre los dos llevan ya 21 goles en este curso.

La relación entre ambas entidades ha sido siempre fluida pero, en los últimos años, con más razón. La relación entre Florentino Pérez y Josean Querejeta es estrecha. De hecho, el actual presidente del Real Madrid llegó a interesarse por los servicios del máximo accionista del Alavés para contratarlo y encargarse de la parcela deportiva de la sección de baloncesto.

Querejeta, campeón de Europa como jugador con el Madrid, es el gurú del Baskonia. Dio el salto a los despachos en 1988 y, desde 2011, también es el propietario del Alavés por encargo de la Diputación de Álava, que buscaba un referente para reflotar el proyecto. Florentino, que huye de bastantes comidas de directivas, no falla a ninguna en Vitoria. Los almuerzos suelen ser en el Zaldiaran, que regenta Gonzalo Antón, presidente en la época gloriosa del club