REAL MADRID

La ruta hacia la Champions 14 exige a Zidane otra proeza

El francés, líder del equipo blanco, nunca ha sido eliminado en Europa como entrenador. Ahora le espera el City y, si pasa, puede que la Juve, el Bayern...

Al Madrid le espera un camino minado hacia la 14, una misión casi imposible. Detrás de ese "casi" están la grandeza del club, el que más Champions tiene, y la de Zidane, que como entrenador nunca ha sido eliminado en Europa: tres participaciones, tres trofeos ganados. Con esas bazas y un equipo cohesionado en esta recta final de Liga van a tener que enfrentarse los blancos al temible lado del cuadro que ha dejado el sorteo, en el que se reparten 26 Champions por las 0 de la otra parte.

Centrado en rematar la Liga, la premisa del Madrid a continuación será no saltarse pasos. A Lisboa se va por Mánchester, una estación previa que bien podría convertirse en el final del trayecto. Con el desfavorable 1-2 del Bernabéu y la sanción de Ramos, la remontada no será, ni mucho menos, tarea sencilla. Ayudará a los de Zidane una circunstancia imprevista cuando se disputó la ida: la vuelta será sin público. "Hace que sea totalmente diferente, no es lo mismo sin esa tensión que te genera estar en un estadio con gente que aprieta", dijo Rodri, uno de los pilares de Guardiola, en La Futbolería de AS.

Complicado, aunque algo menos, lo tiene también la Juventus, que sería la peor noticia que se podría encontrar el Madrid al aterrizar en Portugal. La alternativa, el Lyon, cuenta con la ventaja del 1-0 de Francia, pero con el pesado hándicap de la oposición de Cristiano, máximo goleador de la competición y arropado por un Dybala estelar tras el parón y compañía. El Bicho se presentaría extramotivado y lanzado: acumula cinco jornadas marcando y con tres asistencias en la Serie A.

Superada la frontera italiana, más madera en semifinales: el rival saldría de entre Nápoles, Barcelona, Chelsea y Bayern. Los culés y los alemanes parten con un cuerpo por delante sobre napolitanos y londinenses, por lo que hay muchas opciones de un clásico, ya sea nacional o europeo. Un cruce, como en la edición de 2011, con un Barça herido, que arrastra muchas críticas y que sobrevive por los guantes de Ter Stegen y las botas de Messi, o con un Bayern al alza, en una entrega más del careo más repetido de la Champions: van 26 partidos, con 12 triunfos madridistas, 11 muniqueses y 3 empates. Los germanos cayeron ante los chicos de Zidane en la Duodécima (cuartos) y en la Decimotercera (semis).

Y, en una hipotética final, otras dos bestias. Si se cumplen las quinielas, que quizá sea demasiado suponer, al Madrid le separaría de la 14 el Atleti o el PSG. Es decir: después de la de Milán, la segunda revancha de la Décima, de nuevo en Lisboa para mayor morbo; o el desafío galáctico de los Mbappé, el gran deseo de Florentino, Neymar, Icardi, Di María... Casi nada.