BARCELONA - ESPANYOL

Setién ya fue verdugo del Espanyol en su último descenso

El técnico del Barcelona jugó los 180 minutos de la promoción de 1993, con el Racing. Y el año pasado, también en la jornada 35, los pericos lo dejaron en la cuerda floja.

Quique Setién, entrenador del Barcelona.
Jose Miguel Fernandez de Velasco AP

Se cerrará inevitablemente este miércoles un ciclo de 26 años ininterrumpidos de derbis en Primera División entre Barcelona y Espanyol. Mala noticia para el fútbol catalán, que ya perdió el año pasado al Girona, aunque podría recuperarlo en breve. Están los pericos abocados a un descenso que será matemático en caso de empate o derrota en el Camp Nou, y que tendrá un denominador común con la anterior vez que bajaron a Segunda: Quique Setién.

El actual entrenador del Barcelona, quien vivirá su primer (y, probablemente, último) derbi, ya fue uno de los verdugos del conjunto perico en su caída de la temporada 1992-93. En aquella ocasión, el Espanyol terminó antepenúltimo el campeonato regular, por lo que tuvo que disputar la hoy inexistente promoción contra el tercer clasificado en Segunda, que era el Racing de Santander.

Y Setién, que a sus 34 años era uno de los indudables referentes de la escuadra cántabra, disputó los 180 minutos de la eliminatoria que ascendió a los suyos y arrojó al infierno al Espanyol, con un solitario gol de Michel Pineda (para colmo, experico) en el encuentro de ida, en Sarrià, el 23 de junio de 1993. Una verbena de San Juan en la hoguera.

Rubi y Setién, saludándose en el Betis-Espanyol de la pasada temporada como entrenadores perico y verdiblanco, respectivamente.

Hace justo una temporada de su último choque con el Espanyol

El ahora técnico azulgrana, que como jugador también se midió con los blanquiazules vistiendo las camisetas de Atlético de Madrid y Logroñés, tampoco olvidará la última vez hasta la fecha que se cruzó con ellos ya en los banquillos. Ha pasado exactamente una temporada, ya que data de la jornada 35 del curso 2018-19. Y estaba igual o más cuestionado que ahora, entonces en el banquillo del Betis.

Aunque un gol de Zou Feddal en el minuto 94 para establecer el definitivo 1-1 ante el Espanyol le salvó de una destitución segura, puesto que esa misma semana había sido ratificado en público en el cargo, el Benito Villamarín clamó por su despido entre cánticos y silbidos. Ver para creer: aquel Betis tenía 44 puntos, los mismos que el Espanyol, que estaba dirigido por Joan Francesc Ferrer 'Rubi' y que se acabó metiendo en Europa. El resto es historia.