ESPANYOL

Solo cuatro de los 12 fichajes del curso son titulares con Rufete

Cabrera, Embarba, RdT y Bernardo, el 33% de los fichajes, juegan con el director deportivo, también responsable de la confección de la plantilla.

Matías Vargas y Fernando Calero, en un entrenamiento.
GORKA LEIZA

En dos partidos y con toda la plantilla disponible (salvo Sébastian Corchia, baja debido a sus problemas físicos, quien ya ha regresado a Sevilla al finalizar su cesión), Francisco Rufete, director de Fútbol Profesional hasta hace unas semanas, ahora director general y entrenador, solamente ha utilizado de titular a cuatro fichajes de los que él realizó, junto con la secretaría técnica y la dirección deportiva anterior. Una señal de la incoherencia en la confección de una plantilla que no le ha dado resultados al Espanyol.

Lo más hilarante son los fichajes del pasado verano. Solamente Bernardo Espinosa ha sido titular en los dos partidos jugados ante Real Madrid y Real Sociedad, un central que dado tantas vueltas como un satélite este curso. Primero, denostado por David Gallego, quien no lo utilizó. Luego, capitán general con Pablo Machín, el líbero de su 3-5-2. Con Abelardo Fernández y ahora con Rufete ha mantenido la titularidad.

Los otros jugadores que son fijos con el director deportivo y entrenador son los tres fichajes de invierno que él comandó y por los que el club pagó 40 millones. Rául de Tomás, Leandro Cabrera y Adrián Embarba, intocables para el alicantino, que además ha preferido alinear a canteranos como Víctor Gómez o Nico Melamed que a jugadores que llegaron este curso con inversiones millonarias.

Andrés Prieto y Oier Olazábal siguen a la sombra de Diego López. Jonathan Calleri no tiene cabida en el ‘once’ después de sumar solo un gol en LaLiga, mientras que Matías Vargas y Fernando Calero, por quienes el club pagó 18,5 millones, tampoco actúan. Lo mismo ocurre con Ander Iturraspe, jugador que en su día pidió también David Gallego. Y otro de los grandes fracasos del curso es Facundo Ferryera, fichado en enero de 2019 para ser el sustituto de Borja Iglesias. Un gol le contempla.

El disparate del curso se resume en esta situación actual. Uno de los responsables de configurar la plantilla de la temporada hace las veces de entrenador y solo alinea a cuatro de sus 12 fichajes.