MEMORIAS DE SUDÁFRICA | DIARIO DE LA ROJA

España hace historia

Lo hizo en la Euro 2008 y ahora tocaba superar la maldición de cuartos en un Mundial. España lo logró en un partido muy sufrido ante Paraguay.

El balón de aquel Mundial se llamaba Jabulani. En el lenguaje isizulú, Jabulani significa "celebrar", según unas versiones. Y "sé feliz", según otras. El dichoso Jabulani no quería entrar aquel 2 julio en la portería de Paraguay y se estrelló en el poste en el suave remate de Pedrito. El rechace lo enganchó Villa y su tiro también dio en el mismo palo, pero con dulzura, dio en el otro palo y entró. Todo un país se alzó en un grito. Villa materializó aquella noche el sueño de varias generaciones de españoles.

La maldición de cuartos se había superado en la Eurocopa 2008 con los penaltis ante Italia con Casillas y Cesc de héroes, pero había que superarla en los mundiales. España hizo historia y por primera vez se metió en las semifinales de un Mundial. Aquellos jabatos jugaban por y para la gloria. Y no fallaron. No jugaron bien, pero ganaron. En la vida nada es fácil y las cosas que se consiguen con sufrimiento, se aprecian mucho más. Ganando a Paraguay ya habían hecho historia, pero querían pasar a la posteridad del fútbol. Sólo quedaban dos peldaños. No sería fácil. Toda España soñaba despierta.

A algunos les sorprendió el planteamiento de Paraguay, que nos presionó arriba, estilo Bielsa. Pero los scout Paco Jiménez y Antonio Fernández se lo habían advertido a Del Bosque y Toni Grande y estaba previsto. Aún así costó sacudirnos el agobio paraguayo. Los guaranís no tenían prisa. Perdían tiempo. Buscaban los penaltis. Pero no llegaron a la tanda. Por primera vez en un Mundial se fallaron dos penaltis en un partido. Paradón de Iker. ¡Grandioso el capitán de La Roja! Y grandioso Pepe Reina que le indicó por donde iba a tirar Cardozo. Justo Villar le adivinó el penalti que tiró Xabi Alonso. Y luego Casillas volvió a aparecer a los pies de Santa Cruz para hacer otro paradón.

Del Bosque se mostró muy contento por el triunfo y por haber logrado algo que nunca había conseguido la Selección: "Llegar a semifinales de un Mundial es buenísimo para el fútbol español, algo fantástico. Pero no es un hecho aislado. Esta generación viene consiguiendo éxitos en los últimos años, ha cuajado por la suma de varios factores y quizás estemos en el mejor momento del fútbol en España. Esperemos que sea una buena propaganda del fútbol para los niños y los jóvenes".

El seleccionador explicó el cambio de Cesc por Torres: "El rival nos estaba impidiendo el control del partido y la posesión de la pelota, y necesitaba un jugador como Cesc que diera control. Luego entró Pedro, porque buscaba más profundidad". España hizo historia aquel 3 de julio de 2010, pero Del Bosque era ambicioso: "No nos conformamos, queremos más. Lo mejor está por llegar. La Selección está bien y esta victoria nos va a llenar de moral. Pero no hay tiempo para muchas celebraciones porque el miércoles nos espera Alemania". En semifinales. Alemania. Casi nada.