ESPANYOL

Nico es el sexto del filial que debuta este curso en Primera

Ya lo había hecho en la Europa League en agosto con apenas 18 años. En LaLiga, antes que él lo hicieron Víctor Gómez, Pipa, Campuzano, Lozano y el fugaz Soni.

Melamed ve el error de Wu Lei tras su pase.
TONI RODRIGUEZ

El castillo del Espanyol, que ya estaba tambaleando, se hizo añicos en Sevilla. Mientras el descenso es ya una realidad prácticamente tangible, existió al menos una buena noticia entre el verde del Villamarín. Nico Melamed debutó en Primera. Es el sexto jugador del filial que lo hace en LaLiga en el peor curso de la historia del club. La mayoría de ellos tendrán la temporada que viene, si se consuma el descenso, un papel relevante en Segunda. Son Pipa, Campuzano, Víctor Gómez, Soni y Lozano.

Melamed, nacido en Castelldefels en 2001 aunque de madre argentina, jugó apenas nueve minutos y tocó cuatro balones con 1-0. Tres de ellos, siempre mirando hacia portería, no fueron exitosos, pero uno valió para que Wu Lei tuviera la ocasión más clara del encuentro. Un gran desmarque del barcelonés, un buen control y un pase milimétrico al pie derecho del delantero chino, que solamente tenía que empujarla. Incomprensiblemente, falló.

El centrocampista, un mediapunta que puede jugar en los costados pero donde más brilla es liberado por detrás del delantero, acumula siete goles en los 27 encuentros que ha jugado con el filial. Los que siguen su trayectoria en el filial le definen como un jugador que comparten fisonomía con Óscar Melendo y nivel técnico, pero su juego es más vertical, veloz y tiene más gol. “Se mueve bien entre líneas, siempre va hacia portería, es potente y tiene gol. Va al espacio y en carrera, y es muy inteligente. Es de los mejores jugadores españoles nacidos en 2001”, cuentan desde Sant Adrià.

El pasado noviembre, el mediapunta renovó hasta 2023. Su cláusula es de ocho millones pero se amplia de manera automática si juega un número determinado de partidos con el primer equipo. El jugador, que nació en Castelldefels pero que empezó a jugar en las máximas categorías en Cornellà, fichó por el Espanyol con 12 años (Infantil B). Carles Martínez, ahora en el Barcelona, fue quien lo trajo junto con el departamento de captación perico.

“Es un chico introvertido, muy familiar, muy competitivo y buen compañero. Todos lo quieren y es muy perico”, comentan desde la cantera. Melamed ha vivido en la residencia del club y antes de salir al campo besó el escudo. Es internacional Sub-19 y Argentina (tiene la doble nacionalidad) le mira de reojo. El jugador ya había debutado con David Gallego en agosto en la previa de la Europa League, y menos de un año después también ha disfrutado de su estreno liguero. El Espanyol se cae en picado pero descubre en Primera a Nico, un valor de futuro, ojeado por grandes clubes.