REAL VALLADOLID

Las quejas de Bordalás levantan ampollas en el Valladolid

Al técnico azulón no le gustaron las protestas de los jugadores blanquivioletas y 'olvidó' que su portero detuvo una jugada de ataque quedándose en el suelo

Las quejas de Bordalás levantan ampollas en el Valladolid
PHOTOGENIC/MIGUEL ÁNGEL SANTOS DIARIO AS

Bordalás no estaba contento con el empate de su equipo en Zorrilla y por ello descargó culpas en los jugadores del Real Valladolid y en las protestas del penalti: "Los gritos de los jugadores, sin afición en el campo, son inusuales, y se exagera mucho todo; el árbitro pudo dejarse influenciar por las exigencias de los jugadores del Real Valladolid, que protestaron mucho cuando no había motivo para ello", algo que no ha pasado desapercibido y más viniendo de un técnico de las características del azulón, que ya justificó en un partido de Copa en Zorrilla la campaña pasada un piscinazo de uno de sus jugadores, Hugo Duro, que significó la eliminación del Pucela en octavos.

Bordalás también era el técnico del Elche en aquel playoff que jugó el Real Valladolid y que quedó eliminado en un partido que tuvo absolutamente de todo y el que las pérdidas de tiempo del conjunto ilicitano fueron constantes hasta el punto de que en la segunda mitad no se pudo jugar ni un minuto. Bordalás insistió el pasado martes "creo que debería ponerse un límite a esto", olvidando que sus propios jugadores en ese mismo choque entre Valladolid y Getafe tuvieron gestos poco deportivos.

Basta con revisar la jugada en la que el portero David Soria sale a despejar un balón fuera del área y el Real Valladolid lo recupera. El portero se queda en el suelo como si se hubiera hecho daño cuando la jugada podría haber continuado y haber llegado un gol casi a puerta vacía, pero Óscar Plano tiró la pelota fuera. Soria pudo continuar sin problemas tras recuperarse de forma milagrosa, pero el Valladolid prefirió ser deportivo y no continuar con la jugada. Este gesto de su portero fue 'olvidado' por el técnico que suele reclamar con vehemencia lo que le toca y tiene poca memoria para reconocer sus cosas o justifica que no las ha visto como también ha hecho en alguna rueda de prensa.