MEMORIAS DE SUDÁFRICA

La afición por el 'soccer' crece

Los datos de las audiencias en Estados Unidos del Mundial de Sudáfrica superan en un 68% al de Alemania. El éxito deportivo de EE UU, clave.

El fútbol crece en Estados Unidos

La victoria de Estados Unidos ante Argelia, y el consiguiente paso a los octavos de final de la selección norteamericana, convirtieron en junio de 2010 al soccer en el deporte del momento en el país donde siempre han reinado la NBA (baloncesto), la NFL (fútbol americano) y la MLB (béisbol).

Después de infinitos intentos por hacer del fútbol un gran deporte en EE UU, con la llegada de Pelé y Beckhenbauer al Cosmos a finales de los años 70, la creación de la MLS, la organización del Mundial del 1994 y las giras de los equipos europeos por las dos costas del país, entre otras tantas iniciativas, fue la retransmisión de los partidos de LaLiga y la Premier, a mediados de la primera década de los 2000 las que realmente han permitido un crecimiento del soccer en Estados Unidos; desde que se televisan estos partidos, el balompié el segundo deporte más practicado por niños y adolescentes, sólo por detrás del béisbol.

El crecimiento de las audiencias televisivas durante el Mundial de Sudáfrica alcanzó un 68% con respecto al Mundial de Alemania celebrado cuatro años antes. El encuentro entre la selección norteamericana y Argelia fue visto por 6,1 millones de espectadores: las mejores audiencias registradas en un partido de fútbol que tuvo hasta entonces en su historia la cadena de televisión ESPN.

Barack Obama, presidente de EE UU entre 2008 y 2016, dijo antes del Mundial que acudiría a Sudáfrica a ver a la selección de su país si ésta conseguía pasar a los octavos de final. Finalmente no pudo viajar por problemas de agenda, según explicó la Casa Blanca, que aun así expresó en un comunicado que el presidente deseaba buena suerte al equipo para el partido ante Ghana.

Quien sí estuvo en aquel encuentro fue Bill Clinton, presidente entre 1992 y 2000, que cambió el recorrido de su gira por África para asistir al partido de octavos.