BETIS-ESPANYOL

Joaquín ante Diego: 14 años de rivalidad para los 'abuelos'

Tras la retirada de Aduriz, son los más veteranos de LaLiga. Se midieron por primera vez en 2006 y en 2015 incluso la Fiorentina del bético le ganó al Milán del perico.

Joaquín observa el penalti parado por Diego López.
GORKA LEIZA

El 18 de enero de 2006, el Real Madrid le ganó al Betis en el Villamarín (0-1) en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey. Antonio Cassano fue el autor del tanto de la victoria. Pasó inadvertido que el meta del equipo blanco fuese Diego López, quien a sus 25 años daba sus primeros pasos en la élite, y en el bando bético jugase Joaquín Sánchez, quien ya era un superclase a sus 25 años (internacional y acumulaba más de 160 partidos en Primera y 26 goles). 14 años y cinco meses después, ambos siguen en la brecha y son, tras la retirada de Aritz Aduriz, los más veteranos del campeonato.

Mientras la presencia esta noche en el Villamarín de Diego López es segura, no ocurre lo mismo con la de Joaquín, que está entre algodones. El gaditano es más que duda, y aunque finalmente ambos no puedan volver a verse las caras, su rivalidad ofrece capítulos pintorescos, como el que dirimieron ambos cuando defendían las camisetas de la Fiorentina y el Milán en la temporada 2014-15.

Bajo una lluvia torrencial, Diego López y Joaquín llevaron su duelo a Florencia. El portero gallego fue titular de un Milán decadente, que acabaría esta temporada en décima posición. Después de una primera parte insulsa, en el segundo tiempo el partido se animó con la entrada de Joaquín, creador de las mejores ocasiones de una Fiore que peleaba por los puestos Champions. El Milán, eso sí, se adelantó primero por medio de Destro. Todo era plácido para Diego López, salvo algún susto a balón parado, hasta que Joaquín, quien ya había avisado con dos remates imprecisos, armó la gorda.

Primero, con un centro milimétrico desde el costado derecho para que rematar a gol Gonzalo Rodríguez. Era el minuto 83. Y, seis minutos después, cuando el encuentro agonizaba, el propio internacional español remató de cabeza y a la escuadra un centro desde la izquierda. Diego López no pudo hacer nada para evitar una derrota que ayudó a que aquella Fiorentina fuera cuarta del campeonato.

En el cómputo global, para esperanza del Espanyol, Diego López sale ganando de manera exagerada. Se han visto las caras en un terreno de juego 14 veces, y el gallego ha ganado ocho de ellas, ha empatado cuatro y solamente ha perdido dos. Prolongar la estadística de victorias le daría vida al Espanyol.