REAL MADRID

Indignación en el Madrid con los nuevos horarios de LaLiga

El hecho de que el Barça vaya a disponer para la jornada 34 casi el doble de descanso que el Madrid, ha irritado al club, que ha hecho llegar a la patronal su malestar.

Mientras que en Barcelona lloran amargamente la pérdida del liderato agarrándose a la excusa fácil del VAR, en el seno del Real Madrid existe una irritación indisimulable tras conocerse este lunes la nueva y sorprendente ubicación de las jornadas 33 y 34, en las que claramente el equipo de Zidane sale muy perjudicado respecto a los de Setién. Después de que en las primeras cinco jornadas se decidiese de manera arbitraria que siempre jugase el Barça un día antes que el actual líder, con la presión añadida que suponía empezar casi siempre los partidos a cinco puntos de los azulgrana, han visto que en la sexta jornada liguera después del regreso otra vez es el Barça el que jugará antes que el Madrid. Lo harán en el Camp Nou el martes día 30, mientras que los blancos tendrán que esperar 48 horas más para medirse en el Di Stéfano al Getafe de Bordalás. Pero eso no es lo más sorprendente, sino el hecho de que los partidos del siguiente fin de semana, correspondientes a la jornada 34, permiten a la tropa de Setién tener casi el doble de descanso respecto de los madridistas.

Pese a jugar el Barça el martes en el Camp Nou el decisivo encuentro ante el Atleti del Cholo Simeone, el horario decidido por LaLiga le ofrece tener nada menos que cinco días de descanso para la difícil salida a Vila-Real contra el equipo de Calleja (domingo 5, 22:00 horas). Nada menos que 118 horas pasarán entre la finalización del partido con el Atleti y el inicio del encuentro con los castellonenses. Eso contrasta clamorosamente, y ahí es donde radica la indignación del club blanco, con el hecho de que el vigente líder sólo dispondrá de 62 horas de descanso (¡la mitad que el Barça!) entre la finalización del choque del Di Stéfano con el Getafe y el inicio del partidazo de San Mamés ante el Athletic, que se disputará el domingo 5 a las 14:00 horas.

En las oficinas del Bernabéu escama mucho que para la salida más complicada que en teoría le queda a los hombres de Zidane se haya determinado que dispongan de la mitad de descanso que el rival con el que se juega el título. “La verdad es que no se cortan. Ya es llamativo que las seis primeras jornadas después del parón les hayan hecho jugar a ellos antes para meternos presión. Pero con este horario de Bilbao están claramente intentando que tengamos menos posibilidades de competir en las mismas condiciones que ellos”, argumentan apesadumbrados en la entidad madridista. Por ello, le han trasladado a LaLiga ese malestar y confían en que al menos modifiquen o bien el horario del Madrid-Getafe (se podría jugar perfectamente el miércoles día 1), o en lograr que el partido de Bilbao sea el del último turno y no el del mediodía. Aquí no hay VAR, pero es evidente que habría que acudir a él para explicar una toma de decisiones tan desconcertante sobre algo que debería ser tan sencillo como elaborar un calendario ecuánime y equilibrado para todos los equipos.