MEMORIAS DE SUDÁFRICA

La noche de los Boateng: hermanos... pero enemigos

Jerome y Kevin Prince se enfrentaron en el Alemania-Ghana de Johannesburgo pese a ser hermanos y compartir padre. Su relación no es buena, se notó en el saludo.

La noche de los Boateng: hermanos... pero enemigos
PATRIK STOLLARZ AFP/Getty Images

Un modesto exfutbolista ghanés llamado Prince llegó a Alemania para jugar en el Reinickerdorfer, de categoría regional. Corrían los años 80. De su relación con Christina, su primera mujer, nació su hijo Kevin Prince, en 1987. Un año más tarde, fruto de su relación con otra mujer, Nina, nació el segundo de sus vástagos, Jerome. Nadie podía imaginar entonces que ambos, Kevin Prince y Jerome, serían protagonistas dos décadas después en Johannesburgo y con el fútbol como trasfondo.

Pero así fue. En el estadio Soccer City los dos hermanos se midieron entre sí con dos selecciones diferentes: Kevin Prince con Ghana, el país de su padre; Jerome con Alemania, el de su madre. Una circunstancia tan increíble que los focos se centraron en ellos antes, durante y después de su enfrentamiento. La situación fue tensa, con un saludo muy frío en los preámbulos del choque, y todo tiene una explicación. Pese a compartir padre, los dos hermanos no han tenido nunca una buena relación.

Además de los líos familiares, hubo detalles que deterioraron aún más la relación entre ambos. Uno tuvo que ver con la lesión de Michael Ballack, el gran emblema del fútbol alemán en la primera década de este siglo. En un partido de la Copa inglesa, apenas unos meses antes de la cita mundialista en Sudáfrica, Kevin Prince lesionó de gravedad al capitán de la selección germana y le dejó fuera del Mundial. Aquel Portsmouth-Chelsea fue seguido por Jerome, que nunca entendió la violencia de la entrada y así se lo llegó a decir a su hermano. A Kevin Prince no le gustó que su propio hermano le reprochara públicamente por ello, lo que le convirtió inmediatamente en enemigo público número uno en Alemania.

Diferente elección

Antes de ello ya había decidido jugar con Ghana y no con Alemania, tirando mucho más por el arraigo de su padre que por el de su madre. Todo lo contrario que Jerome, que optó por Alemania al considerarlo el país que le había dado todo en su carrera, además de que tanto él como su madre nacieron allí.

El partido concluyó 1-0 a favor de Alemania con un solitario gol de Özil. Antes del final, Jerome fue sustituido quizá para evitar otra foto al término del choque como la del principio. Una foto histórica. Un ingrato saludo entre hermanos...